España

¿Qué debemos saber de la Ley de Crédito al Consumo?

Dentro del mercado de préstamos personales se encuentran los préstamos al consumo que si bien son prácticamente lo mismo, tienen una regulación especial: la Ley 7/1995, de 23 de marzo, del Crédito al Consumo.

Esta ley regula todo aquel préstamo, crédito o medio equivalente de financiación por un importe entre los 150 euros y 20.000 euros que esté destinado a satisfacer cualquier necesidad personal al margen de la activad profesional o empresarial del solicitante.

No obstante la Ley excluye aquellos préstamos en los que se pacte que el consumidor devolverá el crédito en un único plazo inferior a tres meses o bien en un período inferior a 12 meses.

Derechos y deberes

Esta normativa tiene como objetivo esclarecer y regular los derechos y obligaciones tanto del prestamista como del prestatario, por ello toca una gran cantidad de puntos siendo los principales el ámbito de aplicación y exclusiones del mismo, carácter de las normas, sanciones administrativas, contenido de los contratos, penalización por omisión de cláusulas obligatorias, modificación del coste total del crédito, cobro indebido, derechos ejercitables en los contratos de crédito y la acción de cesación del crédito.

En las siguientes líneas explicamos los puntos más relevantes de esta Ley de una manera simplificada con el objetivo de conocer los derechos más relevantes que tiene quien desea contratar un crédito o préstamo.

La Ley de Crédito al Consumo

La Ley estipula que el contrato de crédito ha de contener además de las condiciones esenciales del mismo, la tasa anual equivalente y los casos en que ésta podrá modificarse (en los casos en que la TAE no pueda indicarse, deberá constar como mínimo el tipo de interés nominal anual, los gastos aplicables a partir del momento en el que se celebre el contrato y las condiciones en las que éstas pueden modificarse); el número y periodicidad de cuotas de devolución así como el importe de las mismas.

Cuando sea posible también se ha de indicar el importe total de los pagos; una relación de los elementos que componen el coste total del crédito exceptuando aquellos relativos al incumplimiento de las obligaciones contractuales e indicando cuales se incluyen en el cálculo de la TAE. Por otro lado también habrá de constar la necesidad de contratación de un seguro de amortización del préstamo por fallecimiento, invalidez, enfermedad o desempleo del titular.

En relación a lo anterior quien emite el préstamo (prestamista) tiene la obligación de ofrecer al consumidor una oferta vinculante antes de la celebración del contrato. Este documento tendrá que contener todas las condiciones del crédito y tendrá una vigencia de al menos 10 días hábiles desde su entrega, salvo que se pacte otra cosa.

En lo que se refiere al coste total del crédito la Ley dice que no podrá ser modificado si perjudica al prestatario a no ser que haya sido acordado mutuamente y esté formalizado por escrito. Por otro lado, salvo los casos que se haya convenido un tipo de interés de referencia publicado oficialmente por el Ministerio de Economía y Hacienda o por el Banco de España, las modificaciones en el coste habrán de ser avisadas individualmente en el plazo que se fije en el contrato.

El consumidor tiene derecho a cancelar anticipadamente el préstamo, de forma total o parcial. A tales efectos el prestatario (quien recibe el préstamo) podrá verse obligado a pagar una comisión por cancelación anticipada que no podrá superar en ningún caso el 3,00%  del capital reembolsado anticipadamente. Es decir, la entidad emisora del préstamo no podrá exigir en ningún momento los intereses no devengados por el préstamo.

Cosas adicionales a tener en cuenta

Aunque se sepa de la existencia de una Ley que respalda las operaciones a crédito que se realicen, es importante recordar que al contratar un préstamo al consumo se está dando una garantía personal (de ahí a que también reciban el nombre de préstamos personales), con la que se garantiza al prestamista que ante casos de impago se responderán con todos los bienes presentes y futuros.

Por ello es importante que aunque exista esta Ley que regula la gran parte de los préstamos personales, antes de contratar uno, se hallen por cuenta propia el importe, plazo y cuota mensual más conveniente, para evitar posibles problemas futuros a la hora de pagar. En Internet, se puede encontrar herramientas gratuitas para hacer los cálculos anteriores, como por ejemplo un simulador de préstamos.

comentariosforum2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Sidonio
A Favor
En Contra

¿Qué tontería es esta? La reciente Ley del 16 de Junio de 2.011: http://www.derecho.com/l/boe/ley-16-2011-contratos-credito-consumo/ deroga la anterior Ley de Crédito al Consumo de 1.995.

Sin embargo, aquí citan la Ley derrogada en lugar de citar

la nueva.

Puntuación 7
#1
Usuario validado en elEconomista.es
Loquehayqueoir
A Favor
En Contra

Ciertamente Sidonio.

Penosa la información, por indocumentada.

Ley 16/2011 de 24 de Junio

DISPOSICIÓN DEROGATORIA.

Quedan derogadas las siguientes disposiciones:

La Ley 7/1995, de 23 de marzo, de Crédito al Consumo.

Cuantas normas de igual o inferior rango se opongan a esta Ley.

Puntuación 0
#2