España

La crisis económica llena en España las clases de idiomas

La crisis económica ha llevado en España a muchos desempleados a volver a clase para aprender idiomas, sobre todo inglés, con tal de mejorar su formación y tener más oportunidades de encontrar trabajo, provocando un 'boom' en las academias de lenguas.

Con un desempleo en España del 21% de la población activa, el mayor de Europa, muchos parados se lanzan a estudiar idiomas.

"Cuanta más crisis hay, la gente más deseo tiene de formarse para encontrar un buen trabajo", explica Antonio Murillo, de 37 años, director de expansión de la red de academias English Connection, la mayor del país.

English Connection prevé abrir 20 nuevas sedes y llegar a 36 este año y a 100 en cinco años.

Otras academias privadas también están creciendo, así como las estancias en el extranjero durante un corto período para practicar un idioma.

Unos 150.000 españoles viajaron al extranjero para ello, sobre todo para practicar inglés el año pasado, frente a los 105.000 de 2006, antes de la crisis, según la Asociación Española de Promotores de Cursos en el Extranjero (ASEPROCE).

El conocimiento del inglés no ha sido el punto fuerte de los trabajadores españoles.

"El pasado de inglés en España es muy corto, no tiene medio siglo. En los años 70 nadie escuchaba inglés", explica Cornelia Hubner, directora de idiomas de la escuela de negocios Esade de Barcelona (noreste).

Casi uno de cada dos españoles (46,6%) no habla un idioma extranjero, lo que sitúa a España en cuarto lugar por detrás de Rumania, Hungría y Portugal en falta de conocimiento de lenguas.

Un 'handicap' que viene de lejos

Ni el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ni el líder de la oposición, Mariano Rajoy, hablan inglés, aunque este último dijo recientemente que lo estudia tres horas a la semana y lo practica cuando viaja.

Parte del problema es que la mayoría de los adultos españoles fueron educados durante la dictadura de Francisco Franco, en un período en que el país luchaba por recuperarse de una guerra civil y además estaba aislado.

La mayoría de los filmes extranjeros de televisión y cine se doblan al español.

Y mientras la importancia de los idiomas en la educación pública aumentó desde la muerte de Franco, en 1975, el número de horas dedicadas a ello era bajo hasta hace poco.

Si quiere trabajar debe hablar idiomas

Pero las empresas españolas se han globalizado en los últimos años, lo que lleva a buscar trabajadores que hablen idiomas, requisito necesario en el 58% de las ofertas de empleo para recién licenciados y el 65% para ejecutivos de nivel medio, según la empresa de trabajo temporal Randstad.

"Todo el mundo lo pide, incluso para puestos de nivel de entrada", apunta Javier Ruiz Medrano, de 43 años, quien asiste a una clase en English Connection en la localidad de Móstoles, cerca de Madrid.

Mejorar la competitividad

El gobierno español quiere impulsar la enseñanza de idiomas como parte de su proyecto de aumento de la competitividad de la economía española.

Zapatero dijo el mes pasado en una entrevista difundida en YouTube que los españoles tienen un problema "evidente" con el inglés, pero que el gobierno lleva a cabo una "implementación masiva" de su enseñanza.

En la región de Madrid, una de cada tres escuelas públicas primarias son bilingües y ofrecen entre el 30% y el 50% de sus clases en inglés u otro idioma extranjero. El objetivo es que la proporción aumente a uno de cada tres colegios en 2015.

Según las últimas cifras disponibles, el 98% de los alumnos de primaria estudiaron un idioma extranjero en 2008, el nivel más alto en la Unión Europea (UE) después de Luxemburgo, Suecia e Italia, según Eurostat, la oficina europea de estadísticas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud