Empresas y finanzas

Leif Johansson: "AstraZeneca ha dejado de invertir en Reino Unido por causa del Brexit"

  • Entrevista a Leif Johansson, presidente de la farmacéutica AstraZeneca
Leif Johansson, presidente de la farmacéutica AstraZeneca. Bloomberg.
París

El presidente no ejecutivo de la farmacéutica británica AstraZeneca, el sueco Leif Johansson, advierte de que el riesgo de escasez de medicamentos tanto en Reino Unido como en el resto de Europa si se produce un Brexit duro.

El Parlamento británico emitirá pronto su dictamen sobre el Brexit. ¿Le preocupa como acabe el proceso?

Debemos respetar las decisiones democráticas que se han tomado. Los británicos han decidido que quieren abandonar la Unión Europea. Mi deber como ejecutivo es asegurarme de que mi empresa se adapte y obtenga lo mejor de ella. Estoy seguro de que podremos conseguir un Reino Unido fuera de la UE. Ahora, la incertidumbre actual es obviamente negativa, y nos gustaría saber rápidamente cómo terminará todo esto.

AstraZeneca ha empezado a adaptarse, lo que indica que dejará de invertir en el Reino Unido...

Sí, en la parte industrial, hasta que podamos verlo con más claridad. Las razones son obvias. Si no hay un acuerdo de libre comercio, el Brexit causará un choque. Sería totalmente contraproducente invertir ahora a través del Canal de la Mancha.

Cuando el horizonte se despeje, revisaremos nuestra decisión. Pero, mientras tanto, nos adaptamos. Estamos reponiendo nuestras reservas de medicamentos y reasignando nuestros recursos a nuestras instalaciones en Suecia o Francia, principalmente.

¿Existe el riesgo de que haya escasez de medicamentos en el Reino Unido en caso de un Brexit duro, como algunos afirman en el Reino Unido?

En el caso de un Brexit duro, existe el riesgo de que los pacientes de ambos lados del Canal no tengan acceso a todos los medicamentos que necesitan. Porque no todas las certificaciones habrían sido entregadas a tiempo. Esta es una de las razones por las que paso mucho tiempo reuniéndome con líderes políticos.

Para explicarles este riesgo y esta situación. Decirles lo que puede pasar. No podrán decir después de eso que no han sido notificados. La falta de medicación puede ser una consecuencia inesperada del Brexit. Y nadie quiere eso.

En concreto, ¿qué está haciendo AstraZeneca para evitar esta situación?

Estamos duplicando el control de calidad y las pruebas realizadas en el Reino Unido en Suecia. Hemos ampliado nuestras acciones en caso de un "escenario de colapso". Por último, para algunos medicamentos producidos en el Reino Unido, como Zoladex, que se prescriben para el cáncer de próstata y de mama, los hemos incluido en una lista especial para que puedan importarse incluso si hay bloqueo en las fronteras.

¿Debería Europa disponer de un mecanismo para protegerse mejor contra las empresas extranjeras que toman el control de sus firmas?

Es un tema muy delicado. Sobre el papel, por supuesto, no hay duda de ello cuando se trata de la seguridad nacional. Pero el problema es que a menudo vemos una mezcla de géneros. Y que la tentación del proteccionismo prevalece sobre el deseo de proteger los intereses vitales.

Pero, ¿no es este tipo de razonamiento el que ha llevado a la virtual desaparición de la industria europea de las telecomunicaciones, mientras que nosotros llevamos mucho tiempo a la vanguardia en este campo?

En primer lugar, es consecuencia del tamaño comparativo de los mercados. Huawei se beneficia del tamaño del mercado chino, cuando nuestros campeones luchaban entre ellos para alcanzar una masa crítica. Sin embargo, no creo que esté todo dicho. La llegada del 5G volverá a barajar las cartas y creo que los europeos tienen buenas posibilidades de ganar esta batalla.

¿No existe el riesgo de que ocurra lo mismo en la industria automotriz?

Hace cinco años, habría dicho que sí. Pero entonces llegó Tesla. Y la aparición de este nuevo actor ha obligado a los grandes fabricantes europeos a cuestionar su estrategia en el sector eléctrico. Ahora están preparados para afrontar esta revolución, que alterará todos los equilibrios del sector, una vez que se hayan respondido dos preguntas: la capacidad de la batería y la seguridad de los vehículos autónomos.

¿Cómo está cambiando la revolución tecnológica a la industria farmacéutica?

El big data ha cambiado todo en nuestra industria. Reduce significativamente los costos de desarrollo de nuevos medicamentos. Gracias a la nube, se pueden almacenar y analizar cantidades considerables de datos. El tratamiento de enfermedades cardiovasculares o de ciertas enfermedades crónicas, como la diabetes, será el principal beneficiario de esta revolución.

Por lo tanto, soy muy consciente de que algunas personas están preocupadas por la protección de los datos personales. Pero están equivocados. Los datos de salud pueden ser anonimizados sin perder su valor para los laboratorios. La telemedicina va a ser el futuro.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.