Empresas y finanzas

La era de la comunicación inteligente: claves de un concepto militar que cambiará la empresa

Después de casi 4 años dedicado a la investigación y desarrollo de nuevos sistemas de gestión de información y noticias, me gustaría introducir de forma fácil y amena lo que posiblemente cambie los cimientos de la comunicación moderna... ¿Qué es la comunicación inteligente?

La comunicación inteligente fusiona diferentes tecnologías, entre muchas, podríamos incluir a la inteligencia artificial, a la tecnología de boots, al bigdata y a la gelocalización como parte fundamental del concepto de comunicación inteligente. Su fin, captar, analizar y optimizar la comunicación de la información.

Concepto heredado del sector militar, las plataformas de comunicación inteligente funcionan como un gran cerebro capaz de encontrar información, analizarla, modificarla, tratarla y encontrar un cliente (receptor) que estén interesado en esa información, y todo ello de una forma automática (sin que el humano intervenga) o semiautomática (modelo mixto). Esto no es nada nuevo, Google, Facebook y muchas otras plataformas llevan años haciendo algo parecido. Pero bien es cierto, que el concepto ha dado un salto exponencial en los últimos años.

Inteligencia artificial

Ahora la inteligencia artificial es capaz de conectarse a una o varias fuentes de información, de noticias o de bases de datos, encontrar una información, analizarla, redactar un artículo o una noticia, encontrar parámetros de coincidencia con clientes o usuarios de su base de datos (geolocalización, vinculaciones personales, comerciales, etc..) y comunicar dicha información, solo a los usuarios potencialmente interesados en dicha noticia o comunicado.

A diferencia de procesos programados para tareas concretas, como búsqueda de información en bases de datos y acciones por personalización de usuarios, la comunicación inteligente aprende de sus propios procesos. Las ventajas de la comunicación inteligente para las empresas son enormes, realmente es la nueva era de informar y ser informado, ya sea de una noticia, de un comunicado del ayuntamiento de tu ciudad o de una oferta comercial del gym de tu barrio.

El sector que posiblemente se vea más afectado por este tipo de tecnologías es el sector de la prensa, pero la mayoría de sectores pueden beneficiarse de la comunicación inteligente y optimizar sus sistemas de captación y gestión de información. La banca, los partidos políticos, las smart cities, las empresas de servicios, empresas de distribución, grandes cadenas de supermercados, etc..

Todos, o al menos los que ya tenemos una cierta edad, nos acordamos de la película Juegos de Guerra y de su ordenador WOPR que controlaba el arsenal nuclear de EEUU. WORP solo era un ordenador de película, hoy en día la seguridad de muchos países se basa en virus informáticos instalados en ordenadores por todo el mundo, en software de rastreo y en inteligencia artificial capaz de analizar enormes volúmenes de información para sacar conclusiones. La base de la comunicación inteligente es esa, ya sea para conocer y controlar a tu competencia, para gestionar grandes volúmenes de información y noticias o para optimizar tus sistemas de ventas.

Las claves de la comunicación inteligente

Las fuentes: Hacer un estudio de posibles fuentes, donde nuestros sistemas se conectarán. Bases de datos, medios de comunicación, opendata, redes sociales, instalaciones (IoT), etc.

Las reglas: Mejor dicho, el protocolo que debe realizar nuestro software cuando encuentra algo que nos interesa.

Ejemplo: Nuestros sistema encuentra una noticia interesante y el protocolo de actuación es, intentar geolocalizar la noticia, podemos encontrar la localización de la noticia en el propio texto de la noticia, o sino, en el titular, en el nombre de la foto o en la propia foto con tecnología de reconocimiento de imagen.

El segundo paso de nuestro protocolo es reescribir la noticia para evitar el copyright y encontrar una foto que esté libre de derechos. El siguiente paso sería guardar y comunicar a los usuarios de nuestra base de datos que tengan una vinculación con dicha geolocalización, saber si la abren, si la leen, etc.. y todo ello sin que ningún humano haya intervenido.

En este ejemplo, entran en juego dos importantes conceptos, la credibilidad del medio de donde extraemos la información o noticia y la calidad de la geolocalización que conseguimos, nacional (país), municipal (ciudad) o hyperlocal (calle), todo ello lo analizará y categorizará nuestro sistema, aprendiendo de todas las fuentes a las que se conecte.

Podríamos hacer ejemplos de comunicación inteligente para la política, para instituciones (ayuntamientos, hacienda, seguridad social, etc..), incluso para personas en materias de reputación y contramedidas de comunicación. En definitiva la nueva era de la comunicación ha empezado a ser inteligente.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0