Empresas y finanzas

Artá, el fondo de los March, capta 300 millones para firmas medianas

Artá Capital, la gestora de capital riesgo de la familia March, ha levantado 300 millones de euros para su segundo vehículo de inversión, tal y como ha podido saber elEconomista. El cierre definitivo de este fondo se espera para finales de este año, con un tamaño objetivo superior a 350 millones de euros.

Al igual que el vehículo anterior, la base inversora de este fondo está compuesta al 50 por ciento por Corporación Financiera Alba (el brazo inversor de los March), mientras que el 50 por ciento restante se reparte entre inversores institucionales y oficinas familiares.

En cuanto a la estrategia de la firma, el segundo fondo de Artá Capital se centrará en compañías de tamaño mediano de España y Portugal, con un perfil claramente familiar que busquen un socio financiero de cara a hacer crecer el negocio con adquisiciones o inversiones, así como permitir la salida de un accionista.

La firma de capital privado, dirigida por Ramón Carné y Nicolás Jiménez-Ugarte, ha realizado ocho adquisiciones desde que levantó su anterior vehículo en el año 2008, con una cantidad cercana a los 350 millones de euros (más de la mitad aportados por Corporación Financiera Alba).

La última operación que cerró esta gestora se remonta al año pasado, cuando adquirió In Store Media Group, compañía especializada en la explotación publicitaria. También conserva en el portfolio Ros Roca Environment, dedicada a los equipos de limpieza y recogida de basuras; Mecalux, fabricante de sistemas de almacenaje; Flex, especializada en el diseño y comercialización de colchones; Panasa, dentro del negocio del pan, bollería y pastelería congeladas; y EnCampus, residencias universitarias.

En el capítulo de las desinversiones, Artá Capital vendió el pasado año dos de sus participadas más conocidas: Pepe Jeans, centrada en el negocio textil, y Ocibar, dedicada a la explotación de puertos deportivos.

Con todo, este año se está convirtiendo en uno de los más activos en captación de recursos para nuevos fondos (el denominado fund-raising) y, hasta la fecha, se han logrado levantar más de 1.700 millones de euros para el negocio del capital privado. Los últimos en cerrar compromisos han sido Incus, N+1, Abac, MCH y Realza.

No obstante, fuentes del sector apuntan que esta tendencia se mantendrá gracias a las inyecciones de dinero público del Instituto de Crédito Oficial (ICO). La semana pasada este organismo lanzó la séptima convocatoria del Fond-ICO Global, por la que repartirá 240 millones de euros entre nueve gestoras para que levanten fondos de capital privado para invertir en España.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin