Empresas y finanzas

El EEG mejora el diagnóstico del autismo y su gravedad

Por Megan Brooks

NUEVA YORK (Reuters Health) - Determinar la velocidad con laque el cerebro responde a las imágenes y los sonidos con unelectroencefalograma (EEG) es un método objetivo para clasificara los niños en el espectro autista y hasta permitiríadiagnosticar la enfermedad más tempranamente, según asegura unequipo de la Escuela de Medicina Albert Einstein de YeshivaUniversity, Bronx, Nueva York.

Los CDC estiman que uno de cada 68 niños estadounidensespadece un trastorno del espectro autista (TEA). Los síntomasvarían ampliamente en el espectro autista, desde problemas levesde comunicación e interacción hasta el deterioro cognitivoprofundo.

"Uno de los desafíos del autismo es conocer cómo se deberíaclasificar a los pacientes en subgrupos y hasta cuáles seríanesos subgrupos. Esto limita nuestro conocimiento del trastorno ycómo tratarlo", dijo a través de un comunicado de prensa laautora principal, doctora Sophie Molholm, de los departamentosde neurociencias y pediatría de Albert Einstein.

En Journal of Autism and Developmental Disabilities, suequipo publica cómo determinó que el procesamiento sensorialvaría entre los TEA. Su estudio incluyó a 43 niños de entre 6 y17 años con TEA. Se los expuso a un tono auditivo simple, a unaimagen (círculo rojo) o a un tono combinado con una imagen;tenían que presionar un botón lo más rápido posible luego de oírel tono, ver la imagen o ver y oír ambos estímulos combinados.

Para obtener un resultado continuo del EEG, losinvestigadores utilizaron 70 electrodos en el cuero cabelludo.Eso permitió determinar la velocidad de procesamiento de losestímulos de cada participante.

El equipo detectó una correlación sólida entre la velocidadcon la que cada niño procesaba las señales auditivas y lagravedad de los síntomas: a mayor demora, mayor gravedad.

"Esto coincide con los estudios que demuestran que, en laspersonas con TEA, la microarquitectura del centro auditivo delcerebro varía con respecto de la de los niños con desarrollonormal", dijo Molholm.

El equipo detectó también una correlación significativa,pero más débil, entre la velocidad de procesamiento de señalescombinadas y la gravedad de los TEA. El estudio respalda "lacreciente evidencia" de que la capacidad de los niños autistasde combinar la información auditiva y visual está "rota", indicóMolholm en un podcast de Einstein. "Y cuanto más dañada está esacapacidad, más graves son los síntomas autistas".

Para la experta, este estudio es "un primer paso paradesarrollar un biomarcador de la gravedad del autismo. Este usodel EEG también serviría para evaluar objetivamente laefectividad de las terapias para los TEA", además de favorecersu detección más temprana.

Actualmente, menos del 15 por ciento de los casos sediagnostica antes de los 4 años de edad. "Aún no podemosutilizar estas herramientas para diagnosticar el autismo, peroese es el objetivo", finalizó Molholm.

El Instituto Nacional de Salud Mental financió el estudio.Los autores no poseen conflictos de interés.

FUENTE: http://bit.ly/Y2Ii1y

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin