Empresas y finanzas

Estos son los documentos de la reforma energética de Bruselas: habrá cambios en la retribución a las renovables

Una profunda reforma: cambios en el sistema de retribución de las energías renovables, mecanismos de cooperación entre Estados, servicios de apoyo para la demanda y una revisión de los pagos por capacidad que reciben principalmente las centrales de ciclo combinado. La Comisión Europea ya tiene lista la reforma energética, que aprobará este martes. Descargue aquí el documento de trabajo de Bruselas (en inglés .pdf)

En resumen, un paquete de medidas para paliar el complicado momento que atraviesan tanto las eléctricas tradicionales como las renovables y para hacer frente a un reto: el aumento de la competitividad de la industria.

Bruselas considera que el actual sistema de primas (feed in tariff) no ha funcionado correctamente y propone dinamitarlo. En varios documentos de trabajo, a los que ha tenido acceso elEconomista Energía, la Comisión Europea plantea que se adopte un sistema de subastas de capacidad, que se reduzcan gradualmente las primas de las energías verdes, se limiten los plazos de subvención a un máximo de 15 años y se reduzca o elimine la llamada prioridad de despacho, es decir, la facultad que les permite vender antes que otra tecnología su producción en el mercado mayorista.

Menor apoyo a la generación

En su informe, los servicios técnicos de la Comisión aseguran que los múltiples fallos de mercado que se están produciendo en Europa se deben a que el nivel óptimo de energía renovable no se ha alcanzado con los ajustes del mercado. Documento: Respuesta a la consulta pública sobre la adecuación de la generación (en inglés .pdf)

La intención de la Unión Europea es rebajar el nivel de apoyo a la generación eléctrica ya que, sólo en 2011, se destinaron 60.000 millones de euros en ayudas -26.000 millones para los combustibles fósiles y 30.000 millones para las renovables -, a los que habría que añadir los 35.000 millones que recibió la tecnología nuclear por sus externalidades y los 15.000 millones que se destinaron a la eficiencia energética.

Los bajos niveles de competitividad, la competencia desleal con otros carburantes, los costes externos de algunas formas de generación y el rígido sistema eléctrico han servido como freno al desarrollo de las energías verdes, así como sus altos precios de generación, producidos en parte por la inmadurez de su tecnología, los esquemas de retribución concebidos erróneamente y su producción a pequeña escala.

Con este balance, la Comisión Europea asegura que los Gobiernos se han visto obligados a intervenir a través de los sistemas de apoyo financiero o de los reguladores y a cambiar constantemente la regulación del sector.

Bruselas lamenta que los Estados tengan una larga historia de intervención y de cambios regulatorios que han provocado un gran impacto en la confianza de los inversores. Para los técnicos, estos cambios constantes han supuesto un incremento de los costes de financiación y de desarrollo de los proyectos y, en consecuencia, de la energía renovable. Documento: ¿Cómo sacar el máximo partido de la intervención pública? (en inglés .pdf)

Por ese motivo, reclaman una mayor exposición al mercado para los productores de energía verde. Exigen que exista una mayor sensibilidad a la innovación tecnológica y una paulatina reducción de costes, ya que la Comisión cree que exponer a "tecnologías inmaduras" -tal y como las califica en el documento- a un excesivo riesgo de mercado puede ser contraproducente.

Medidas de intervención

Bruselas añade que como los productores de renovables se han convertido ya en unos jugadores significativos (eólica y solar), las medidas de intervención del mercado también deben evolucionar. Documento: Guía para optimizar las intervenciones públicas (en inglés .pdf)

Entre las primeras propuestas que realiza, figura imponer un sistema de subastas que debe tener en cuenta un conocimiento previo de los costes de cada tecnología, así como analizar si se requiere fijar un suelo y un techo para los precios. Además se debe cuidar que dichas subastas sean transparentes y comparables con otras similares al tiempo que aseguren la puesta en operación de la potencia necesaria.

Por su parte, las subastas también deben diseñarse con objetivos a medio y largo plazo de forma que tampoco limiten el acceso de otras tecnologías más innovadoras y de nuevas empresas al mercado.

Suscribase a nuestra revista especializada elEconomistaEnergia.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud