Empresas y finanzas

Renovarse o morir: Sharp pasa de fabricar televisores a cultivar fresas en Dubai

La tecnológica japonesa Sharp se hizo famosa fundamentalmente por fabricar televisores, a pesar de tener su origen en los portaminas, de donde cogió su nombre. Ahora, con los 100 años recién cumplidos (se inició como una pequeña tienda en Tokio en 1912) su futuro podría estar en el cultivo de fresas japonesas en el desierto de Dubai. 

Según recoge la agencia Bloomberg, la compañía ha reconocido recientemente que va a incrementar las operaciones agrícolas en Dubai que inició sigilosamente el pasado mes de julio.

La idea tiene sentido: Sharp asegura que las fresas japonesas son muy populares en Oriente Medio, son caras y se pudren rápidamente, de ahí que sea lógico cultivarlas cerca de donde vas a venderlas. Además, aunque pudiera parecer que es un sinsentido que una empresa tecnológica se dedique a la agricultura, ocurre todo lo contrario.

Por un lado, el tiempo de Sharp como empresa de electrónica de consumo ya pasó. Actualmente, su principal negocio es la venta de componentes electrónicos, tales como pantallas de LCD o paneles solares, que supone ya un 46% de sus ingresos cuando hace apenas tres años no llegaba a ser un tercio del total. Además, esta división va viento en popa, a pesar de las enormes pérdidas que arrastra el conjunto de la corporación. Sharp es, por ejemplo, uno de los proveedores de Apple.

Por otro lado, parece claro que gran parte del negocio que puede hacer Sharp es precisamente en los componentes electrónicos necesarios para los cultivos de fresas. Por ejemplo, para controlar la luz, utilizará su tecnología LED. Para matar gérmenes y bacterias usara también tecnología propia, igual que para controlar la temperatura y la humedad.

Así, una vez que consiga descifrar las claves para cultivar el fruto perfecto, Sharp asegura que lanzará un proyecto piloto en cooperación con socios locales. La japonesa se centrará en el diseño, la tecnología y los servicios de mantenimiento.

La tecnológica japonesa ya ha asegurado en otras ocasiones que ve oportunidades en el negocio alimentario, donde creen que se pueden introducir vendiendo tecnología especializada para producir a gran escala.

¿Será suficiente para salvar una empresa que acumula pérdidas cercanas a los 7.000 millones de euros en los dos últimos ejercicios? Es difícil de decir, pero la venta de componentes es menos lucrativa que la venta de productos electrónicos al consumidor. Ahora bien, como recuerda Bloomberg, de conseguir éxito en este campo, sería uno de los giros más sorprendentes y exitosas del mundo tecnológico.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud