Empresas y finanzas

Bankia pierde medio millón de clientes en lo que va de año, el 6,5% del total

El ajuste de la red de oficinas y las crisis de las preferentes han pasado factura a Bankia en los ocho primeros meses del año. La base de clientes de la entidad nacionalizada se ha visto menguada entre enero y agosto en 490.000, lo que supone el 6,5 por ciento del total. En la actualidad gestiona la operativa financiera de unos 7 millones de familias y empresas.

En concreto, en este periodo, según datos del propio grupo presidido por José Ignacio Goirigolzarri, ha visto reducir esta cartera en 380.000 clientes, que han cancelado todas sus cuentas. A está disminución se suman los 310.000 clientes inactivos que han sido dados de alta en este registro ante la nula operatividad los últimos tres meses.

Estas retiradas se vieron compensadas ligeramente por el incremento en 200.000 de la captación de nuevos clientes.

La pérdida neta es ligeramente inferior a los afectados por el plan de recapitalización, por el que se aplicaron quitas en la inversión de los accionistas y de los tenedores de preferentes y subordinadas. Los primeros sumaban unos 350.000, mientras que los segundos, en torno a 250.000.

Clientes menos rentables

Según explica la entidad, los clientes fugados tienen una vinculación baja, es decir, que son en su mayoría menos rentables al disponer de pocos servicios y productos. El 84% de los que ha huido pertenece a este colectivo.

La cancelación de cuentas, que ha supuesto la retirada de fondos, ha llevado a Bankia a ceder parte de su cuota de mercado frente a sus competidores. En el caso de los depósitos, en el primer semestre la caída es de 35 puntos básicos. Los directivos de Bankia han reconocido que su posición en el mercado se iba a ver menguada en los próximos años por los ajustes exigidos por la Comisión Europea a cambio de las ayudas públicas de 22.500 millones.

La entidad tiene que cerrar más de 1.100 oficinas. La intención es que en el primer trimestre de 2014 el plan de reducción de sucursales esté completado. Hasta la fecha ha llevado a cabo 800 cierres, un 65% del total.

La salida intensa de depósitos, que se produjo en 2012 tras la nacionalización de la entidad, se ha frenado y el grupo espera la merma de dinero se produzca únicamente en el futuro por el ajuste de la red en nuestro país.

Además confía en ganar posiciones en nichos de actividad clave, como la financiación a pymes y en consumo. En lo que va de año, en créditos a empresas ha ganado veinticinco puntos básicos de cuota. En financiación a consumo la subida en nueva producción es significativamente superior, al pasar del 3,43% en diciembre del año pasado a casi el 9%.

BFA, sin licencia bancaria

La nueva dirección trabaja para culminar el proceso de reordenación y reestructuración, poniendo las bases para una recuperación futura del valor con el fin de que el Estado pueda reembolsarse parte de las ayudas concedidas en los próximos cinco años.

En este sentido, el equipo de Goirigolzarri tiene previsto convertir la matriz de Bankia , BFA, en un holding, y solicitar la retirada de la licencia bancaria. Bruselas había pedido al grupo que fusionara ambas sociedades o que BFA se transformara en una mera firma patrimonial antes de finales de este año. Ante la complejidad de una integración, la dirección ha elegido el proceso menos complejo.

Al final del proceso la matriz -100% del Estado- sólo contará con algunas participaciones industriales, que serán vendidas por imposición europea, y el 70% de Bankia.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud