Empresas y finanzas

El Gobierno permitirá parar centrales de gas para aliviar a las eléctricas

  • La hibernación se adjudicará mediante subasta
  • Las eléctricas dejarían de pagar el peaje del gas
José Manuel Soria, ministro de Industria.Foto: Archivo

El Ministerio de Industria estudia una reforma legal que abrirá la puerta a la hibernación de centrales de gas y, probablemente, a la de algunas energías renovables no gestionables (termosolar o fotovoltaica).

El grupo de expertos que ha creado la Secretaría de Estado de Energía trabaja en una propuesta de reforma -que ayer mismo se especulaba que podría aprobarse el próximo 24 de mayo- de los mecanismos de pagos por capacidad que permitirá que las centrales de ciclo combinado puedan desconectarse de la red, un extremo que ahora mismo no está permitido.

Los pagos por capacidad suponen 1.500 millones, por lo que la hibernación permitiría reducir esta cantidad y al mismo tiempo supondría un alivio económico para las eléctricas, que podrían evitar los gastos en operación y mantenimiento (13.000 euros/MW) y de peaje de gas (24.000 euros/ MW).

Aunque no hay cifras concretas sobre la potencia a hibernar, en medios consultados se especula que podría situarse en 10.000 MW de ciclos combinados y 5.000 MW en potencia fotovoltaica y termosolar.

Las grandes eléctricas han solicitado en numerosas ocasiones esta medida, ante la importante caída de la producción de estas centrales, que en el mejor de los casos opera un 15 por ciento del número de horas, y cuenta con el respaldo de la Comisión Nacional de Energía, que llegó incluso a avalar la propuesta en un documento elaborado el pasado mes de diciembre.

Según indicaron fuentes consultadas por elEconomista, la intención del Gobierno es que las centrales estén paradas alrededor de cuatro años, de forma que los números puedan salir, y volver a operar cuando la demanda se haya recuperado.

Según indicaron fuentes consultadas por este diario, el objetivo de la hibernación es que el precio del mercado mayorista pueda elevarse en cerca de 10 euros por megavatio hora, lo que permitiría que el resto de centrales que está en funcionamiento tuviera una mejor rentabilidad y saliera de pérdidas.

Según los cálculos de la CNE, el porcentaje de costes fijos sin cubrir de un ciclo combinado se situó en 2011 en el 55 por ciento y en 2012 en el 65 por ciento. Además, las centrales de gas instaladas en España comenzarán a perder el derecho a la percepción del incentivo de inversión durante este mismo año y a lo largo de los próximos diez ejercicios.

Este mismo ejercicio ya podría ahorrarse cerca de 75 millones de euros y hasta 600 millones en 2020, por lo que la decisión de hibernación permitiría también contener estos costes.

En el informe elaborado por la Comisión Nacional de Energía, la demanda no está previsto que se recupere hasta el año 2018 en el escenario alto de consumo y hasta el 2021 en el central.

El Gobierno español estudia atentamente el procedimiento de hibernación que se ha aprobado en Alemania. Las centrales tendrán que acudir a una subasta para minimizar el coste de esta paralización y estará en manos del operador del sistema la decisión de cuántos megavatios pueden hibernarse para no afectar a la seguridad del sistema.

Más medidas

En la reforma energética que prepara el Gobierno -prevé recortar 4.000 millones- se prevé que se apruebe la regulación definitiva del balance neto y del autoconsumo, así como una revisión de la retribución del transporte y la distribución de la que se espera un nuevo recorte de hasta 500 millones, como ya adelantó elEconomista. Además, el Ejecutivo tendrá que definir el futuro de las centrales de carbón par adaptarse a la directiva de emisiones industriales y fijará un sistema de subastas para la interrumpibilidad.

Entre tanto, la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo ya ha puesto fecha para una nueva votación el próximo 19 de junio de la reducción del número de derechos de CO2 en el mercado que será posteriormente sometida a sesión plenaria en el Parlamento Europeo a principios de julio. Una aprobación de esta medida perjudicaría a la industria y al consumidor doméstico y beneficiaría a las renovables.

Por otro lado, con motivo de la Cumbre de la Ingeniería Española, el director de regulación de Iberdrola, Carlos Sallé, solicitó un modelo similar al de Reino Unido, donde para cambiar la retribución de las redes han sido necesarios cuatro años para consensuar una normativa muy consolidada. "Igual tantos años es demasiado pero la forma de regular en España a base de reales decretos leyes es muy extremo", añadió. El directivo abogó por sacar de la tarifa elementos como el coste de las extrapeninsulares, el bono social, los incentivos al carbón e incluso las primas a las renovables.

Por último, Sallé consideró oportuno que Europa "persiga" a los países que no tienen voluntad de impulsar las interconexiones, en alusión a Francia. En este sentido, explicó que el exceso de producción de los últimos meses, en los que se ha tenido que parar la generación eólica, ha provocado importantes pérdidas a los operadores.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud