Empresas y finanzas

Los diez privilegios de los pilotos de Iberia

  • Cobran casi el triple que el presidente del Gobierno
  • Duermen en hoteles de cinco estrellas cuando vuelan fuera

Los pilotos viven en su propia burbuja de cristal, como si Iberia todavía estuviese en los tiempos de bonanza. Pese a perder 262 millones en los nueve primeros meses del año y acumular unos números rojos de 1.300 millones de euros desde 2008, el colectivo más privilegiado de la aerolínea no da su brazo a torcer. Y razones no les faltan, ya que sus condiciones laborales son envidiadas por el resto de los mortales.

Cobran casi el triple que el presidente del Gobierno, duermen en hoteles de cinco estrellas cuando vuelan fuera, van a recogerlos a casa... He aquí el decálogo de los privilegios de los pilotos .

1. Un capitán de largo recorrido gana 203.000 euros, un sueldo que casi triplica al del presidente del Gobierno y que es un 27 por ciento más alto del que cobra su competidor en las mismas rutas a Latinoamérica: un comandante de Latam, la aerolínea nacida de la fusión entre LAN Chile y la brasileña TAM. Trabaja 12,9 horas a la semana y 1,7 horas al día de media, lo que supone que cada hora de vuelo la cobra a 343 euros.

2. Y el de corto cobra el doble que un colega de Iberia Express. Pese a pertenecer a la misma compañía, el piloto de la nueva filial de bajo coste cobra una media de 102.000 euros, mientras que su compañero de la matriz recibe al año 194.000 euros. Pero además de cobrar más, trabaja menos: 786 horas el piloto de la aerolínea dirigida por Rafael Gallego y 665 horas el de vuelos domésticos de la presidida por Antonio Vázquez.

3. Transporte de casa al trabajo y del trabajo a casa, un servicio que supone un coste para la empresa de 9,5 millones de euros al año. Si los comandantes deciden realizar este trayecto por su cuenta, Iberia se comprometió por convenio colectivo a pagarles ese coste, lo que representa un gasto adicional de 7,9 millones al año.

4. Un día de libranza por madrugar para ir a trabajar, ya que si comienzan a operar antes de las 10:30 de la mañana tienen un día de libranza. Gracias a este privilegio, los pilotos de corto radio (vuelos domésticos) de la compañía con sede en Barajas tuvieron una media de 29 días extras de vacaciones el último ejercicio.

5. Reducción de jornada con el mismo sueldo en el caso de que un piloto de Iberia lleve operando en la compañía durante 15 años, algo que ocurre con la mayoría de los comandantes. Se respeta su nómina y puede trabajar un 28 por ciento menos de tiempo.

6. Hoteles de cinco estrellas entre varias opciones a elegir. Es el Sepla, el sindicato que agrupa a la mayoría de los pilotos de Iberia, el que decide en qué hotel de cinco estrellas se hospedan los comandantes cuando vuelan a Latinoamérica y les ofrece tres opciones. Por ejemplo, cuando vuelan a Sao Paulo, el hotel más solicitado por este colectivo es el Intercontinental, pese a estar a dos horas del aeropuerto y no ser la opción más cercana. El precio de cada habitación supera los 240 euros, lo que supone un incremento de los costes de los pilotos de casi el 50 por ciento en estas rutas trasatlánticas.

7. Cuatro pilotos en vuelos en los que se permiten tres. Pese a que la normativa española sobre seguridad aérea permite que vuelen sólo tres pilotos en rutas de aproximadamente 12 horas, el Se- pla insiste en que sus tripulaciones para Latinoamérica tengan cuatro miembros: dos capitanes y dos oficiales. Según los cálculos de Iberia, esta concesión, que no se realiza en aerolíneas de la competencia que cubren las mismas rutas, eleva los costes de operación en un 47 por ciento.

8. Controlan ejes clave de la gestión de la compañía gracias a las abusivas condiciones que han firmado, eso sí, con el visto bueno de equipos directivos de la aerolínea anteriores que lo han permitido. Así, según el célebre Anexo 10 del convenio, se limita la pequeña producción de terceros en los vuelos que alimentan a las grandes rutas a Latinoamérica. De esta manera, los pilotos han impedido que Vueling o Air Nostrum echen una mano a Iberia en el corto radio para intentar ser más rentable y varias huelgas en el pasado han sido motivadas por esta cuestión. Su último reto relacionado con la gestión es intentar que Iberia Express no crezca, o que se vuelva a integrar en la matriz, para poder controlar ellos el escalafón de la entrada de pilotos en la compañía y que el sindicato nunca pierda fuerza.

9. Tienen controlado el orden de los despidos en el caso de ERE. Aunque son un colectivo minoritario en la aerolínea (apenas representan el 7 por ciento del total de los empleados) son los únicos que en el caso de que Iberia -como va a ocurrir con toda seguridad- aplique un ERE, tiene pactado por convenio el orden de los despidos. En su caso son los empleados con menos años en el escalafón los que abandonarían la empresa, mientras que seguirían en la misma los comandantes con más años, más experiencia y, sobre todo, más sueldo.

10. Costosos cursos de formación y vestimenta gratis. Nadie duda de la gran profesionalidad de los pilotos de Iberia y de la buena fama de sus habilidades en el aire, pero la compañía no escatima esfuerzos para que todos años reciban costosos cursos de formación para adaptarse a aviones nuevos y otros de refresco para actualizar constantemente sus conocimientos técnicos. Tampoco pagan el impecable traje de comandante, ni los complementos. Y es que hay que estar guapo y elegante a 33.000 pies de altura.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud