Empresas y finanzas

¿Quiere la carta de vinos?... Damm le ofrece una cerveza

"¿Me puede poner una cerveza por favor?". Hasta ahora esta pregunta tenía una respuesta negativa en cualquier restaurante de prestigio, con lo que el cliente se quedaba sin probar la rubia más apreciada en los aperitivos en España. Pero a partir del próximo mes de mayo, Damm incluirá en las cartas de los vinos de sumilleres una nueva marca de cerveza con una botella que tiene aspecto de envase de vino blanco de aguja, cava o champagne.

El primer restaurante donde se podrá pedir una cerveza será el exclusivo El Bulli, de Ferran Adrià, donde hasta ahora no es posible porque no la sirven. "La intención es que la nueva cerveza de Damm se haga un hueco en el paladar de los comensales, pero con aspecto de botella de vino", comenta a este diario un portavoz de la cervecera catalana.

Servir en cubitera

La compañía, fundada en 1976 por August Kuentzmann Damm, presentó ayer en la feria Alimentaria de Barcelona la cerveza Estrella Damm Inedit, la primera cerveza creada para competir con el vino en el acompañamiento de las comidas. Se comercializará a partir de mayo y en dos formatos, 50 y 75 centilitros, con un precio de ocho euros el envase más grande, y se recomienda servir en cubitera.

La nueva cerveza incluye una segunda fermentación en botella tras el llenado y taponado. Ferran Centelles y David Seijas, sommeliers del restaurante El Bulli de Ferran Adrià, describieron el nuevo producto como "una cerveza de textura cremosa y fresca". Estrella Damm Inedit es un coupage único, mezcla de maltas de cebada y trigo, aromatizado con especias -cilantro, piel de naranja y regaliz-, levadura y agua.

Tras el llenado y taponado, se fermenta una segunda vez para ganar cuerpo y personalidad, lo que otorga complejidad a la cerveza, evolucionando con el tiempo hacia nuevos registros gustativos y aromáticos.

De El Bulli a otros restaurantes

La cervecera producirá 150.000 botellas de la nueva Inedit y empezará su comercialización en el restaurante El Bulli antes de negociar un hueco en las cartas de restaurantes de prestigio. Por otra parte, la cervecera Damm superó el año pasado y por primera vez los 75 millones de euros de beneficio neto con un incremento del 1,4 por ciento con respecto a 2006. El grupo que preside Demetrio Carceller y dirige Enric Crous facturó 725 millones de euros el año pasado, un 6,3 por ciento más que en 2006.

Durante el año pasado algunos costes han acusado el incremento de subidas en el precio del petróleo, que inciden en las materias primas básicas para su actividad -cebada en los campos propios que tiene Damm en Lleida- y en el coste logístico. El grupo sigue manteniendo un alto esfuerzo inversor en el ámbito industrial, con unas inversiones en 2007 de 130 millones de euros.

Los grandes proyectos de inversión fueron la ZAL (Zona de Actividades Logísticas) en la Zona Franca del Puerto de Barcelona, que permitirá ampliar la capacidad de almacenamiento, además de centralizar todo el dispositivo logístico en un único centro; y la ampliación de la fábrica de El Prat de Llobregat. Damm también compró la sociedad Aguas de El Run y espera este año vender en nuevos mercados.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud