Empresas y finanzas

Novagalicia pone a la venta Banco Gallego para facilitar su subasta

  • Esta filial, valorada en 250 millones, se incluirá en el cuaderno de venta

Novagalicia ha decidido poner a la venta Banco Gallego con el objetivo de atraer el interés de sus posibles compradores, en la previsible subasta que se producirá después del verano, y maximizar la inversión realizada por el Estado en el proceso de nacionalización del pasado año.

La entidad que preside José María Castellano cuenta en la actualidad con el 49,84% de Banco Gallego, participación que está valorada en 124 millones. Pero, para facilitar la desinversión, se ha puesto de acuerdo con el resto de accionistas (empresarios gallegos, además de BNP Paribas), para que la operación pueda alcanzar a la totalidad de esta filial. Juan Manuel Urgoiti cuenta con un 7%; Javier Ungría, con un 11,49%; Epifanio Campo, con un 11,58%; Ramón Bahamonde, con un 3,46%; y BNP, con un 3,13%.

La venta, según indica en su informe anual, puede ser parcial o total, en el marco del proceso de subasta o a través de la absorción de otro grupo. La valoración total alcanza los 250 millones de euros.

De esta manera, retoma el plan puesto en marcha hace un par de años. Entonces no puedo deshacerse de esta franquicia por elevado precio que exigía, más de 300 millones de euros.

El Banco Etchevarría, no

Novagalicia dispone de otras participaciones en otras entidades. Este es el caso de Banco Etchevarría, del que posee el 44%. Pero en este caso, la familia del mismo nombre no está dispuesta a vender su porcentaje, con lo que impide que se incluya en la subasta o en otro tipo de transacción.

Banco Gallego es un grupo de pequeño tamaño, con unos activos inferiores a los 5.000 millones y una red de oficinas menor a las 200. Su negocio principal es la banca privada, lo que hace que sea atractivo para los posibles compradores de Novagalicia.

Entre los eventuales interesados se encuentran el Santander, BBVA y Caixabank. También podría participar en la puja el Sabadell. Todos ellos quieren ganar presencia en Galicia, donde buena parte de la cuota de mercado está en manos del conglomerado creado por las dos cajas de la región. El Popular, en principio, descarta entrar en el proceso, ya que acaba de hacerse con Banco Pastor.

El interés, no obstante, está condicionado a las ayudas que se puedan recibir a través de capital y un Esquema de Protección de Activos (EPA), que será financiado, en principio, por el sector, mediante las aportaciones al Fondo de Garantía de Depósitos.

Novagalicia pretende evitar la subasta, pero de momento es el único plan que ha aprobado el Banco de España para su saneamiento. El Frob tiene en su poder el 91 por ciento de su capital. La opción que maneja Castellano es la entrada de inversores privados por más de un 20% del capital para reducir sus necesidades de solvencia en casi 1.000 millones. Pero este proyecto está condicionado a un EPA de 27.000 millones. El supervisor no ha aceptado estas exigencias y deja en manos de Bruselas y el Gobierno la aprobación de esta alternativa.

Aunque el Ejecutivo ha querido adelantar a antes de verano la enajenación de Novagalicia por parte del FROB, no ha sido posible por los compromisos adquiridos en el pasado. El contrato firmado en la nacionalización da de plazo hasta finales de septiembre a la entidad para encontrar inversores y evitar la subasta. Lo que no contempla el documento es que éstos reciban ayudas para quedarse con la entidad, que es lo que solicitan los fondos interesados en tomar una participación. De ahí que el Banco de España se haya opuesto al plan de Castellano.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud