Empresas y finanzas

Despilfarro, irresponsabilidad... así se llega a un déficit de tarifa de 24.000 millones

El Gobierno creó este sistema en 2003 para contener el alza de la luz, pero se le ha ido de las manos.

El sistema eléctrico ha explotado. La bola de nieve que se ha creado con el déficit de tarifa y que asciende a 24.000 millones de euros por no subir la luz en línea con los costes resulta ya muy difícil de digerir. El Gobierno busca ahora soluciones para intentar arreglar este desaguisado, pero entre propuestas y comparecencias llenas de polémicas se ha creado una confusión sobre por qué se ha llegado a esta situación. Por ello, elEconomista desglosa las principales claves para entender el mayor problema que pesa en el recibo de la luz.

1 ¿Qué es el déficit de tarifa? Es la diferencia entre el coste real de las actividades reguladas necesarias para tener luz en los hogares y lo que el consumidor paga por ellas. Este montante se va acumulando año a año desde el 2002, debido a que la revisión de la luz se ha utilizado como baza política por los diferentes gobiernos y se ha aplicado una congelación de la tarifa al margen de los costes declarados de la energía y otras variables que se incluyen en la factura.

2 ¿Cómo se ha generado este 'agujero'? A finales de 2002, con José Folgado en la Secretaría de Estado de Energía, durante el Gobierno de José María Aznar, llegó a un acuerdo con las eléctricas para fijar una nueva metodología y reconocer el déficit generado hasta el momento a cambio de una senda de tarifa con un límite máximo que se situaría en un punto o por debajo de un punto del IPC anual. Pero hay que tener en cuenta que en este momento el agujero eléctrico era algo más o menos controlado, puesto que rondaba los 2.000 millones.

3 ¿Cuáles son las consecuencias? Las eléctricas consiguieron la cobertura legal para que se les pagara esta diferencia en el recibo de la luz durante los próximos 15 años y se permitió la cesión a terceros de los derechos de cobro del déficit de las actividades reguladas (titulizaciones). Sin embargo, con esta situación el Gobierno encontró una vía para cargar en el recibo partidas que nada tienen que ver con la generación y la distribución de luz. Algunas de estas variables son la financiación de las primas a las renovables, la moratoria nuclear, las desviaciones de la retribución de los sistemas extrapeninsulares y el cobro de los Costes de Transición a la Competencia (CTC's).

4 ¿Cuándo se agravó el problema? Hasta 2004, el desajuste eléctrico llevaba una senda de crecimiento razonable, a pesar de que fue el segundo Gobierno de Aznar quien aprobó una retribución a la energía fotovoltaica de más de 400 euros por megavatio por hora, comenzando así la burbuja en el sector, la cual empezó a tener sus reper- cusiones en 2005. Pero el problema se agravó en 2008, con la entrada masiva de plantas solares con derecho a recibir primas sustanciales con cargo a los costes de acceso, que suponen la mitad del recibo de la luz.

5 ¿Quién paga los 24.000 millones del déficit? Es una cantidad que la deben pagar los consumidores, porque la luz no ha subido en línea con los costes, excepto desde 2010, donde se han ido aplicando algún incremento excepcional pero no de forma continuada. Así está recogido en la Ley del Sector Eléctrico, que dice que la tarifa debe ser suficiente como para cubrir todos los costes. Además, varias sentencias del Tribunal Supremo avalan los recursos de las eléctricas contra las subidas de tarifas que consideran que son insuficientes.

6 ¿Cuánto debe subir la luz para acabar con el problema? El recibo de la luz debería experimentar un encarecimiento del 20 por ciento en la parte regulada del recibo (que supone un 50 por ciento del precio final) en los próximos dos años si el Gobierno quiere eliminar en 2013 el problema del déficit de tarifa, pero posteriormente habría que aplicar subidas de un 4 por ciento hasta 2015, según analistas. Estas subidas supondrían el pago de 200 euros más al año para una familia media española.

7 ¿Va a subir la luz el Gobierno en esta línea? El ministro de Industria, José Manuel Soria, ve inviable que esta cantidad sea asumida sólo por los consumidores. De ahí que plantee que el esfuerzo sea compartido por el Estado y las empresas para que sigan manteniendo en sus balances esta cantidad y que deberían recuperar en este año a través de las titulizaciones. Además, busca ingresos extras a través de una elaborada reforma del mercado eléctrico.

8 Y mientras se busca una solución, ¿quién financia el déficit? Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, HC Energía y E.ON son las compañías que soportan en sus balances esta cantidad que se les adeuda, por lo que se han convertido en banqueros por financiar esta cantidad a los consumidores a cambio de que se les devuelva en el recibo. Sin embargo, esta situación tiene un coste financiero no reconocido que asciende a 1.000 millones

9 ¿Cómo es posible que estas empresas no quiebren con una deuda de 24.000 millones? Tras algunas emisiones privadas de las compañías para ir recuperando esta deuda y algún otro mecanismo, en 2010 el Gobierno impulsó el Fondo de Amortización del Déficit de Tarifa para emitir este pasivo de forma global y devolver la parte proporcional a las eléctricas. Sin embargo, la bola de nieve ya era muy grande y los merca- dos se mostraban escépticos ante un Ejecutivo sin vocación de subir la luz y que sólo ha puesto parches al problema. Por ello, fue necesario calificar a este pasivo con aval de Estado, un problema más ahora para los ajustes de la deuda soberana.

10 ¿Las titulizaciones son la solución? La Comisión Nacional de la Energía ha emplazado al Ministerio de Industria a buscar otro mecanismo. Los inversores exigen rentabilidades muy altas, incluso de más del 6 por ciento, lo que está generando un segundo déficit como consecuencia de estas emisiones y a algunas de ellas ya habrá que hacer frente el próximo año por los vencimientos a 2013. Las compañías ya han descargado de sus balances más de 13.000 millones, pero surge ahora un problema con el desvío del déficit sobre los topes legales de 2011 y 2012, que asciende en total a 5.000 millones y que no está reconocido.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud