Empresas y finanzas

El Bank of China aterriza en España

  • El tercer mayor banco del gigante asiático

China está intensificando su desembarco en nuestro país y se ha fijado, entre otros sectores, en en el financiero. Año y medio después de que aterrizara el primer banco del gigante asiático, el tercero, Bank of China, ha puesto su primer pie en España.

La entidad ha conseguido la autorización para operar. Lo hará a través de su división afincada en Luxemburgo. Este paso es el mismo que dio Industrial Comercial Bank (ICBC) en 2010 antes de abrir su primera sucursal en Madrid.

Bank of China, al igual que su competidor, se han visto atraidos no sólo por la deuda española, de la que son grandes compradores, también del negocio existente por las cada vez más importantes relaciones comerciales entre nuestro país y Asia. España era uno de los pocos mercados europeos en los que el grupo chino no estaba presente. Cuenta con actividad en Reino, Unido, Alemania e Italia, entre otros.

Primer prestamista

La entidad, que es la más antigua del gigante asiático, está controlada en un 70% por el Estado y es considerado el primer prestamista chino en el segmento de particulares. Cotiza en bolsa y su capitalización supera los 100.000 millones de euros.

Entre sus accionistas destaca el británico Royal Bank of Scotland (RBS) con un 4%. Si bien, esta participación, que ha sido reducida a la mitad con motivo de sus problemas económicos y su nacionalización, está en subasta pública, al igual el resto de sus negocios en Asia.

La principal actividad de Bank of China en Europa es de tesorería, banca corporativa y grandes patrimonios. Su llegada a España servirá para potenciar las relaciones comerciales y bilaterales y conseguir una mayor inversión china en nuestro país, no sólo en la adquisición de bonos, letras y obligaciones del Tesoro.

En marzo pasado, los responsables del gigante asiático aseguraron que tenían en sus manos el 12% de la deuda española y se comprometieron a comprar más. Hecho que han cumplido y han amortiguado los efectos de la crisis soberana en el Viejo Continente a partir del pasado verano.

China también se comprometió a invertir en el proceso de reodenación de cajas. Pero, hasta el momento, esta promesa ha quedado en agua de borrajas. No ha participado en ningún proceso de venta de títulos de los nuevos grupos de entidades españolas.

Como ICBC

El desembarco de Bank of China es un paso fundamental para que España recobre la confianza en el exterior. Hace más de un año fue destacable el aterrizaje de su compatriota ICBC. Éste, que posteriormente abrió una sucursal en pleno centro de Madrid, ha invertido desde su llegada, al menos, 200 millones de euros.

Los activos de ICBC en nuestro país rondan los 400 millones de euros y se espera que a lo largo de este ejercicio su negocio entre en beneficios y la inversión se convierta, así, en ganancias. Pretende extender su red de oficinas cuando surjan oportunidades.

Las cajas de ahorros, a través de su patronal CECA, ha aprovechado la presencia de este banco chino con un acuerdo de colaboración. La alianza, firmada a principios del ejercicio pasado, pretende impulsar la colaboración entre el gigante chino y la patronal con el objetivo de fortalecer las relaciones económicas y comerciales entre España y China.

Se trata de una iniciativa impulsada por el Plan de Internacionalización de la CECA, a través del cual ya se firmaron acuerdos similares con otras entidades financieras de distintos países.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud