Empresas y finanzas

Caso SGAE: Neri sacó de la ruina a Ramoncín

  • El cerebro de la trama abrió una línea de crédito a nombre del cantante en Cajasol

Imputado por varios delitos ante la Audiencia Nacional y, según el juez Pablo Ruz, cerebro de la trama de corrupción en la SGAE, hay algo, al menos, que no se le puede criticar a José Luis Rodríguez Neri. Era amigo de sus amigos. Y no sólo del expresidente de la sociedad, Teddy Bautista.

Sino también de otros con mucho menos poder. Como Ramoncín, al que prestó dinero en un momento en el que éste se encontraba prácticamente en la ruina.

"Hace tres años... Sí, más o menos. Hace tres años me pidió un favor eh... económico, porque se encontraba en una situación delicada. Y entonces, le abrí una póliza de crédito que se la facilitaba Cajasol y él se comprometió a amortizarla. Al cabo de ese tiempo, no pudo hacerlo y... y bueno, puesta en una situación... la cuenta sin amortizar", aseguró el cabecilla de la trama y autor del fraude electoral en su declaración ante el juez, según aparece literalmente en el sumario de la operación Saga, contra la corrupción en la sociedad. Ramón, que fue investigado también por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, reconoció también esta ayuda ante sus problemas económicos.

De acuerdo con el informe que hicieron los agentes tras su declaración, "José Ramón explica que sufre problemas económicos, persecuciones personales que se denunciaron en su momento por parte de personas contrarias a la SGAE (...) Como consecuencia de todo este acoso, el manifestaste sufre un detrimento de su trabajo, no le contratan". La cantidad que Rodríguez Neri le pudo prestar a Ramoncín no se conoce. Sí que consta, sin embargo, que el cantante le debe todavía a su benefactor 12.000 euros. La línea de crédito está abierta en una oficina de la entidad andaluza que dirige un amigo de Neri, quien se gastaba a su vez el dinero del canon para pagar pisos, viajes y joyas.

Investigación

Ramoncín, que fue consejero de la SGAE y la SDAE hasta 2007 y consejero emérito de la filial digital hasta 2011, advirtió a Neri de que la entidad que gestiona los derechos de los autores y Teddy Bautista estaban siendo investigados por la UCO y la Fiscalía Anticorrupción. El artista recibió una llamada de un amigo que le avisó de que el expresidente y su entorno estaba bajo vigilancia y que no se fiara de nadie. Poco antes de las elecciones, Ramoncín le comentó el caso a Neri, presunto cabecilla de la red empresarial que desviaba fondos de la SGAE, quien le reconoció ya saberlo y que sospechaba que su teléfono estaba intervenido.

Pese a los indicios y a que Ramoncín se ofrece a hablar con alguien que conoce en el CNI para averiguar de que es la investigación, Neri niega ante el juez que supieran algo concreto y asegura que cree que pueden estar investigando por "unos problemas con los pagos internacionales".

Pero pese a que Neri y Ramoncín parecían tener una estrecha amistad, el roquero reconoce no saberlo todo sobre su benefactor y, de hecho, no hay ninguna prueba en el Sumario que le vincule directamente con el entramado de corrupción. "Escondió al consejo de administración con mala fe que cobrara parte de su salario a través de una sociedad a la que luego facturara trabajos de la SDAE", aseguró Ramoncín ante el juez cuando se le preguntó por su amigo. Neri, exdirectivo de la SGAE y exdirector general de la SDAE, cobraba hasta 140.000 euros a través de Hipotálamo, una sociedad de consultoría que creó únicamente para cobrar parte de sus emolumentos de la entidad. Según el propio directivo, imputado en la operación Saga, el objetivo era el pagar menos impuestos a Hacienda. "Facturo de esta forma por motivos económicos, para pagar menos a Hacienda", explica Neri ante el Juez, ante el que reconoce cobrar 313.000 euros brutos anuales (su sueldo real es algo mayor, de unos 320.000 euros). "Yo no trabajo por 40.000 euros", asegura el presunto cabecilla de la trama, que es lo que cobraría como directivo de la SGAE.

El desconocimiento de Ramoncín

Ramoncín, que pese a ser miembro de ambos consejos desconocía este hecho, se mostró muy enfadado con su amigo. Aun así, aseguró que para que se pudiera llevar cabo debían de estar al tanto el ahora expresidente de la sociedad y su director económico. Algo que Bautista aseguró durante el interrogatorio ante el juez no tener muy claro. Pese a que Neri asegura que el modo en el que cobraba su salario "era legal", tras la disolución de SDAE también se decidió dejar de pagarle a través de una empresa externa. Esto llevó al exdirectivo a enviarle una carta a Bautista para exigirle que le subiera su salario como consejero hasta los 220.000 euros netos anuales que cobraba hasta 2010.

Durante varios años, Rodríguez Neri; su mujer, María Antonia García Pombo; su cuñada, Eva García Pombo; su hija, Leticia Rodríguez Álvarez ; su hermana Juana Cristina Rodríguez Neri; e incluso varios amigos, como el profesor titular de la Universidad Politécnica, Rafael Ramos y su esposa, Elena Vázquez, habían estado cobrando a cargo de la SGAE. Lo hacían en muchos casos en empresas que no tenían actividad ni ningún empleado a su nombre. El dinero se desviaba de la filial digital a Microgénesis y de ahí a otras muchas, como Imago Mundi, Micromega Consultores, Res Cognita, Hipotálamo, Luna Negra, Sciralia, Ciberneto o Ribera de Mayorga.

Ingresos millonarios

Neri llegó a ingresar en sus empresas 24,6 millones de euros entre 2003 y 2009 utilizando, según concluye la Guardia Civil, el dinero derivado de los derechos de autor que no se repartían no sólo para acumular un importante patrimonio -llegó a acumular al menos ocho casas en Madrid y Cádiz (algunas ya vendidas), un todoterreno Toyota Land Cruiser y un moto BMW de 1.200C- sino incluso para pagar con tarjetas de empresa prácticamente todos sus gastos.

Abonó con tarjetas corporativas las vacaciones familiares en Cuba por más de 4.000 euros, el alquiler de residencias en Menorca, facturas de gastos en gimnasios y restaurantes, joyas por valor de 4.600 euros, compras en librerías "por un valor inusual", terminales de telefonía móvil, ordenadores, televisores, equipos de alta fidelidad y hasta los gastos de alimentación en el supermercado de El Corte Inglés o incluso de lencería. En tan sólo un año, Neri gastó 40.000 euros con las tarjetas de Microgénesis.

Según los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO), el uso de estos medios de pago "demuestra que de los fondos que salen de la SGAE , SDAE y otras empresas de este entorno, cuya canalización es dirigida por José Luis Rodríguez Neri hacia Microgénesis, Micromega Consultores, Ribera de Mayorga (....) les permite llevar un nivel de vida (tanto a él como a su familia) muy elevado con fondos que proceden, de entre otros, el cobro del canon digital".

Y todo ello presumiendo de estar engañando al auditor y a Hacienda. En una conversación con Ricardo Azcoaga, director económico, le llega a decir: "Me parece peligrosísimo que a Deloitte se le dé toda la información de contabilidad de la SGAE (...) Un auditor te pide el mayor y le das el mayor y ya puede estar dando vueltas como un loco, como le hemos hecho a Hacienda". Ahora tendrá que pagar por todo ello ante la justicia.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

los de.....
A Favor
En Contra

Viva los d la ceja!!!! no......los d la Jeta!!!! Estos son los k cobran por una boda, peluqueria, etc un impuesto revolucionario para vivir como auténticos especuladores capitalistas....vaya, k izquierda tan rara.......

Puntuación 169
#1
tedy
A Favor
En Contra

para que sirven los derechos de autor? para estimular la creación artística? Qué han creado toda la camarilla de la SGAE desde que cobran derechos de autor?

Puntuación 128
#2