Empresas y finanzas

Pisos con rebajas de hasta el 70%: las inmobiliarias buscan acabar con el stock

A nivel del mar. Así se podría decir que se encuentran los precios de la vivienda en el litoral español. La necesidad de liquidez urgente de las promotoras, inmobiliarias y bancos ha convertido la oferta residencial para este verano en toda una batalla a cara de perro para ver quién ofrece la mayor ganga.

Pese a que los indicadores macroeconómicos siguen siendo poco halagüeños para el sector del ladrillo en España a corto, medio y largo plazo, los principales actores del sector se muestran convencidos de que jugando con el atractivo del precio y la financiación a medida se puede dar salida a unos activos que disponen de una nula rotación.

Mucha vivienda

En la actualidad, el nivel de stocks en España alcanza ya las 700.000 viviendas (las cifras menos conservadoras hablan de un millón trescientas mil), de las que algo más de 320.000 unidades se encuentran en zonas vacacionales o de costa. Para intentar activar un mercado en punto muerto, los otrora reyes del negocio inmobiliario, como Metrovacesa, Martinsa, Vallehermoso, Reyal o Realia entre otras, no han dudado en realizar un ajuste extremo de sus márgenes para atraer a un cliente que navega entre la incertidumbre y la desconfianza.

Sólo con realizar un paseo cibernético por sus respectivas páginas webs, uno se puede encontrar con descuentos entre una horquilla del 20 y 40%. Incluso en promociones puntuales, estas rebajas alcanzan el 50 y el 70%. Este es el caso de Metrovacesa. La inmobiliaria presidida por Vitalino Nafría, ahora en manos de la banca acreedora, valora positivamente la decisión rápida del cliente. Esto es, si el interesado se decide a comprar una vivienda de sus promociones en Málaga y Cádiz antes del 31 de julio, se podrá beneficiar de un descuento de entre el 45 y el 51%.

Reyal Urbis también facilita y mucho las cosas al potencial comprador que se decida rápido, con un descuento inicial fijo del 12% que va subiendo.

Pero son los bancos, principales dueños forzosos de estos activos complicados, los que más esfuerzos están realizando en este sentido. En su día, en plena escalada de la burbuja inmobiliaria, se decidieron a financiar promociones de segunda residencia con cierto riesgo y ahora se encuentran atrapados a la espera de una salida rentable. De hecho, entre bancos y cajas, tienen en la actualidad algo más de 64.000 millones comprometidos por causa del ladrillo. Y los ejemplos para dar salida de forma imaginativa a estas propiedades se suceden.

Grandes descuentos

La Caixa, a través de filial de servicios inmobiliarios Servihabitat, ha puesto en marcha recientemente una campaña de promoción que afecta a 1.300 viviendas vacacionales, en la que ofrece la opción inédita al comprador de proponer un precio inicial. Se trata en su mayoría de viviendas vacacionales, en pequeñas localidades de costa o montaña, que ofrece además una línea de financiación especial de hasta el 100 por cien.

Altamira, la filial inmobiliaria del Santander también va en la misma línea. En concreto, ha firmado un acuerdo de colaboración con el portal de ventas online Vente Privée para comercializar viviendas con descuentos que alcanzan el 15% en zonas como Alicante o Málaga entre otras. Casaktua, el portal inmobiliario de Banesto presenta también una seleccion de viviendas a un 70% de descuento. Además, tambien dispone de inmuebles en la playa desde 45.000 euros y con las mayores de las facilidades para su financiación.

Según explica a este periódico Nicolás Lleri, director del área residencial para entidades de Richard Ellis, se trata de un momento idóneo para comprar una vivienda de estas características, pero todavía no se está produciendo la demanda deseada. "Muchos de los compradores están traslando su vivienda habitual a lo que antes era segunda residencia. Una decisión que está siendo aprovechada por los promotores y bancos para intentar dar salida a sus activos", explica. Pero el mercado local no es demasiado reducido y las posibilidades de venta son más que limitadas.

La esperanza extranjera

Por eso, la esperanza de los dueños de estos activos se encuentra en el cliente extranjero, una vez constatado que el consumo interno no termina de despegar. De ahí el interés del Gobierno, con el ministro de Fomento a la cabeza, de atraer el interés foráneo. De hecho en los últimos meses, José Blanco ha acometido una serie de viajes oficiales para intentar convencer de las bondades y chollos que se pueden encontrar ahora en el necesitado mercado inmobiliario español. Pero por el momento, el efecto tampoco está siendo el deseado.

A juicio de Christian Palau, director de Fotocosa.es, este road show "no es más que una medida populista" que no soluciona nada. Para Palau, el problema con el que se encuentran los promotores y bancos es que muchas de estas promociones, localizadas en zonas alejadas de la actividad urbana, no cuentan con el apoyo de los Ayuntamientos, incapaces ahora de secundar con infraestructuras (carreteras, alcantarillado, etc...) un desarrollo urbanístico de tales dimensiones.

Eso sí, no en todos los lugares vacacionales de España se encuentran estas ofertas agresivas. Zonas como las Islas Baleares y Canarias, con un turismo extranjero mucho más sostenido en el tiempo, no han visto variar demasiado sus precios durante los últimos meses. Incluso se han llegado a incrementar ligeramente, entre el 6 y 7%. "No nos engañemos, lo bueno y exclusivo sigue siendo caro", asegura el director de Fotocasa.es. Por su parte, la costa levantina, murciana y andaluza son las que cuentan con más inmuebles con una salida complicada.

Pero siempre habrá alguien que siga estando en desacuerdo con losprecios acuales. Sin ir más lejos, el pasado sábado, el semanario The Economist, el sobreprecio actual de los pisos en españa se encuentra en el 39%, cuatro puntos menos que hace tres meses, 14 menos que hace un año y 16 menos que hace 18 meses.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud