Empresas y finanzas

Industria deja en el aire el pacto con las eólicas para recortar las primas

La incertidumbre sobre las energías renovables ante el nuevo marco retributivo va a seguir pesando sobre todas estas tecnologías, principalmente ante la eólica. La razón es que el Ministerio de Industria, que tenía que haber aplicado el nuevo decreto desde el pasado mes de julio, se ha decantado por paralizar el desarrollo de las nuevas primas al trocear el Real Decreto sobre el Régimen Especial. En consecuencia, la cartera que dirige Miguel Sebastián ha optado por replantearse la parte del decreto correspondiente a la retribución.

Fuentes del sector explicaron a elEconomista que el Ministerio sólo tiene previsto aprobar de momento cuatro aspectos del grosso que supone el nuevo Real Decreto para las Energías Renovables, que se centran en la modificación de la retribución de las tecnologías fotovoltaicas para nuevas instalaciones, la apertura de un cupo de potencia para plantas experimentales en energía eólica y la orden que recoge los trámites burocráticos para la simplificación administrativa.

El cuarto punto sobre el documento trata de los recortes para la llamada energía reactiva, que es la demanda extra de energía que circula por el sistema y que tiene que producirse cuando Red Eléctrica lo reclama por las puntas de demanda o dejar de producirse cuando no es necesaria.

Esta energía reactiva se trata de un tipo de una variable que se regula tan sólo para la eólica y la cogeneración, que también es considerada una tecnología del régimen especial y que consiste en una técnica que permite producir en un único proceso calor y electricidad, con el objetivo de economizar energía. Por generar esta energía reactiva se incentiva a la cogeneración y a la eólica en caso de que el gestor técnico del sistema lo haya reclamado, pero también se penaliza en caso de que se esté produciendo cuando no es necesario.

Pero con la nueva regulación elaborada por Industria se castiga seriamente a ambas tecnologías y supone un recorte del 2 por ciento en su facturación.

Las mismas fuentes explicaron que, en total, entre ambos sectores dejarán de ingresar unos 120 millones al año como consecuencia de los cambios planteados por el Ministerio y a los que las patronales se opusieron en las negociaciones del pasado mes de julio.

Fuentes del Ministerio de Industria y, en contra de lo que se esperaba el sector, explicaron a este diario que aún no se ha enviado ninguna parte del borrador del Real Decreto al Consejo de Estado porque se ha optado por ser prudente y esperar a aplicar cualquier eventual modificación.

Las grandes empresas de energías renovables critican seriamente la incertidumbre regulatoria y lamentan que el Ministerio haya lanzado globos sonda sobre la posibilidad de que los recortes a las primas sean retroactivos, lo que de momento, todo esto queda en el aire después de que el Ministerio de Industria no haya mandado los nuevos incentivos al proceso previo para ser aprobado en Consejo de Ministros.

"No se puede abrir la puerta de una catedral para que vengan inversores en masa para luego decir que se lo han pensado mejor y que les servía con que la puerta fuera más pequeña", lamenta un portavoz de una compañía, que afirma que "en el ámbito internacional se pone como ejemplo España para mostrar lo mal que se han hecho las cosas".

Desde la Comisión Nacional de la Energía, se considera que el hecho de que Industria se haya decantado por paralizar la retribución a las renovables puede deberse a que el Ministerio se haya decantado por "pensar mejor" los "drásticos recortes" que manejaba en el Real Decreto que se envió al regulador antes del verano y que fue devuelto a Industria a mediados del pasado mes de septiembre.

No obstante, el sector eólico apunta que la maniobra de la cartera que dirige Miguel Sebastián no busca más que seguir penalizando a las compañías de renovables con el objetivo de frenar el crecimiento en el sector a través de la incertidumbre regulatoria.

Por su parte, las empresas de energía fotovoltaica han decidido coger las riendas del asunto y comenzar una ronda de reuniones para quejarse de la actitud del Ministerio de Industria. En esta línea, ayer mismo acudieron a la Comisión Nacional de la Energía representantes de Isolux Corsan y de Renovalia, que sumaron sus reivindicaciones ante este organismo a las realizadas la pasada semana por la Asociación Empresarial Fotovoltaica.

Al margen de estos encuentros, la patronal de la Asociación de la Industria Fotovoltaica (Asif) y Appa mantienen su intención, tal como publicó elEconomista, de tomar medidas legales si Industria marca una regulación que tenga carácter retroactivo.

Las principales acciones judiciales se plantearán ante el Tribunal Supremo y dependiendo de las argumentaciones jurídicas utilizadas la vía para el recurso será general -a través de Asif- o individualizada de cada promotor. No obstante, la estrategia legal puede repartirse en tres ámbitos de actuación: el Tribunal Constitucional, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea y el arbitraje internacional.

"Hipocresía del Gobierno"

En medio de este crispamiento, el sector se queja de la "hipocresía del Gobierno" en su defensa de cara a la galería de las energías renovables. La nueva puntilla en este aspecto la dio ayer la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, al señalar que, además de la innovación, el sector de las energías alternativas y la economía verde "es donde se deben buscar los nuevos yacimientos de empleo", informa Ep.

Durante la inauguración de la II edición de Fingerplus, De la Vega resaltó que las energías limpias "han seguido creciendo a pesar de la crisis". Así, apuntó que, en 2009, generaron un 26 por ciento de la producción eléctrica del país.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud