Empresas y finanzas

"Si cae Goldman, caerán los demás"

Lloyd Blankfein, CEO de Goldman Sachs. Foto: Archivo

El número 85 de Broad Street, un edificio de un deslucido color tierra situado en el bajo Manhattan (Nueva York), no parece un lugar que invite a pararse y mirar, y es precisamente la imagen que quieren dar aquellos que trabajan ahí. Los hombres y las mujeres que llegan bajo el sol del amanecer, vestidos de color negro Wall Street, con sus maletines negros y BlackBerrys asidos a sus manos, son muy, muy reservados. No hay ningún rótulo, no hay ningún nombre ni señal en la fachada y el guardia de seguridad de la entrada no dice ni una palabra sobre quién trabaja ahí dentro. Pero hay una buena razón para tanto secreto. En el número 85 de Broad Street es donde está el dinero. Todo el dinero.

Es el lugar donde se encuentra la mejor máquina de hacer dinero que jamás ha creado el capitalismo, y, según dicen, una fuerza política más poderosa que los gobiernos. Las personas que trabajan detrás de las puertas de cristal hacen más dinero que algunos países. Sus activos ascienden a un total de un billón de dólares, sus ingresos anuales corren hacia los 10.000 millones y sus beneficios han llegado a los miles de millones, los cuales se repartirán libremente en forma de bonus. El número 85 de Broad Street es la casa de Goldman Sachs.

La reputación de Goldman está tan intoxicada como los seguros contra el riesgo de impago (CDS) y otros inexplicables y exóticos instrumentos financieros. Esta situación es muy negativa para aquello que valoran más que cualquier otra cosa: los negocios. Y es eso y los polémicos bonus los que han puesto a Goldman primero en la línea de la nueva y draconiana regulación. Por ello, han decidido que ha llegado el momento de hablar claro. Así, en una otoñal mañana neoyorquina, me encontré caminando al lado del guardia del seguridad y entrando en el edificio sin nombre.

"¡Aha! Nos has pillado conspirando", dijo Lloyd Blankfein mientras se alejaba de la cábala de directivos que discutían sobre su viaje a Washington del día anterior. Blankfein,el presidente y director ejecutivo (CEO) de Goldman Sachs, luce un traje gris con una alegre corbata de Hermés estampada con pequeñas bicicletas rojas. No tiene el aspecto de un hombre al que todo el mundo parece odiar. "Esto es como un safari", bromea. "Has venido a ver a los animales".

La actuación del CEO

Blankfein es el rey Midas de Wall Street, pero, con las tormentosas perspectivas económicas, no quiere ser ostentoso. Lleva de forma discreta su estatus social y no hace patente su estilo de vida.

En su oficina de la planta 30, las sillas son las mismas de cuando fue nombrado CEO hace tres años y no hay ni rastro de alfombras hechas a mano de a 87.000 dólares la unidad ni de las papeleras de 5.000 dólares típicas de Wall Street. No hay ninguna señal de una exuberancia irracional. El gran mago de Wall Street se armó de valor para la venta más dificil de su vida: el está aquí para abogar a favor del capitalismo, de los bancos de inversión y de Goldman.

Por suerte para él y para su firma, Blankfein es condenadamente bueno vendiendo. Empezó con un toque de humildad. Entiende que la gente esté "enfadada y disgustada" con las acciones de los bancos. Jugó su papel en la catástrofe económica que casi destruye el sistema financiero mundial. La entidad, como otros bancos, prestó demasiado dinero, lo que le hizo perder en un trimestre más que en todos los años de la última década y terminar cogiendo el dinero del rescate financiero de Washington.

"Si el sistema financiero cae, nuestros negocios también caerán y, confía en mí, vosotros y todo el mundo caerá detrás", aseguró el CEO de Goldman. Como un paciente que ha sobrevivido a una experiencia cercana a la muerte, a Blankfein la crisis crediticia le ha reavivado su innata pasión por hacer dinero. Hablar con él es como hablar con un hombre por el que corren dólares, en vez de sangre, por sus venas. Cree que es bueno en lo que hace y que todo lo que hace está bien.

Ayuda del Gobierno

Blankfein desestima cualquier insinuación sobre que Goldman necesitara ser rescatado, y, por extensión rechaza cualquier idea que diga que la firma ahora obtiene beneficios gracias a la ayuda pública.

Por supuesto, cogieron 10.000 millones del programa creado por la Fed para reforzar la liquidez de los bancos, el Washington´s Troubled Asset Relief Program. Pero la entidad financiera ya ha devuelto el préstamo con unos intereses del 23%.

Goldman, a su vez, salió beneficiado de las ayudas del gobierno federal a la maltrecha firma AIG. Compró productos emitidos por AIG por valor de 20.000 millones de dólares y recibió miles de millones -unos 13.000 millones- cuando Washington inyectó 90.000 millones en el gigante.

Blankfein insiste en que la sociedad debería celebrar el éxito del banco en vez de condenarlo, tal y como está haciendo la opinión pública. "El rendimiento de Goldman es una firme señal de que la economía se está recuperando y eso es algo que nos beneficia a todos", aseguró el CEO. "El sistema financiero nos metió en esta crisis y él es el único que puede sacarnos", sentenció.

El ingrediente secreto

Nos guste o no, una cosa es indiscutible: Goldman parece saber señalar cuál es la mano ganadora en los buenos tiempos, y según parece, en los malos también. Se pide una sola pregunta. ¿Cómo? ¿Cuáles son los ingredientes de la salsa secreta? Para intentar encontrar la respuesta hay que abandonar el despacho de Blankfein y coger el ascensor hasta la planta 17.

Durante el camino, se oye a los banqueros, comerciantes, estrategas y contables, los mejores cerebros de la compañía, trabajando para dar con las mejoras fórmulas comerciales, discutiendo sobre ratios de intercambio, productos financieros exóticos o comunes, bonos, y quién sabe qué más. En una oficina con una mancha de tinta sobre la alfombra, está Liz Beshel. Es el ingrediente principal de la poción de Goldman.

Beshel, madre soltera de unos 40 años, habla muy deprisa, y con unos conocimientos de los mercados financieros tales que es necesario haberse graduado en Harvard para poder entenderla. Fue contratada por Goldman cuando estaba terminando la universidad y ascendió tan rápidamente dentro de la empresa que en poco tiempo se convirtió en la tesorera más joven de la firma.

Hoy en día, cada libra que la entidad invierte, cada yen que presta y cada dólar que sale de su balance lo hace bajo su supervisión. ¿Cuánto dinero tiene el banco actualmente?, pregunto. "164.200 millones de dólares en efectivo o equivalentes", contestó tan rápidamente que ni se paró a pensar o a respirar.

Gracias a talentos como Beshel, Goldman no sólo tiene mucho dinero, sino que sabe como manejarlo. El personal controla rigurosamente el precio de los activos del banco cada día. Hasta el último céntimo, realizan un análisis forense diario sobre cada beneficio y pérdida. Esto ayuda al banco a ver antes que nadie la tendencia que sigue el mercado, lo que, según aseguran, les ayuda a manejar y prever los riesgos antes que cualquier otro banco. "Tomamos mejores decisiones", dijo Beshel.

Buenas predicciones

Existe una evidencia que respalda esta forma de trabajar. Un año antes de que estallara la crisis subprime, el análisis diario de Goldman reveló que habían sufrido una serie de modestas pérdidas en sus holdings hipotecarios.

Aunque el mercado inmobiliario e hipotecario aún seguía boyante, al banco no le gustó lo que vio y empezó a reducir sus inversiones. Cuando estalló la crisis, las pérdidas de la entidad en el sector hipotecario fueron de 1.700 millones, frente a los 85.000 millones que perdió UBS.

Ser más listo que la media es una de las condiciones, pero, además, para formar parte de la familia de Goldman también hay que trabajar por encima de la media. "Hay que estar disponible 24 horas día, siete días a la semana", explicó Sarah Smith, jefa de contabilidad de la entidad. "Cuando te necesitan tienes que estar ahí. Y si te necesitan y no estás no volverás a ser necesario nunca más", sentenció.

Grandes mentes y trabajo en equipo

Smith, cuya oficina es la BlackBerry que lleva siempre consigo, hasta cuando duerme, tan sólo tuvo unos cuántos días de vacaciones el año pasado. "Nadie sabe realmente cuantas vacaciones tiene la gente, ya que nadie las coge", explicó Smith. En Goldman la gente es dinero.

Los grandes cerebros y la brutal ética laboral ayuda a Goldman a captar a los mejores y más ricos clientes. El personal del Goldman está entrenado para exprimir los conocimientos de sus contactos y clientes más intensamente que otros chicos.

"Preguntas cuál es su mejor comercio. Cómo ven el mercado", dijo un trabajador. "Ofreces algo a cambio, pero siempre vuelves con alguna cosa que utilizas para alimentar a tus colegas que trabajan con esa información para hacer dinero". En Goldman se valora el trabajo en equipo por encima de todo. "El estilo de la entidad no pasa por machacar a tu compañero. Se puede tener una gran carrera como banquero en solitario, pero no será aquí. Este sistema elimina a aquellos que no saben trabajar en equipo", explicó Dane Holmes, jefe de relaciones con los inversores.

La firma es la mejor red de talentos del mundo. La lista de antiguos ejecutivos de Goldman que ocupan o han ocupado puestos clave en la Administración de EEUU o en instituciones vitales en Nueva York o Washington es alucinante.

Robert Robin, secretario del Tesoro con Clinton, Hank Paulson, secretario del Tesoro con Bush o el actual presidente, William Dudley, y el antiguo jefe de la Reserva federal de Nueva York, Stephen Friedman, son un ejemplo de las personas que han usado Goldman a modo de trampolín para entrar en el gobierno. Los críticos dicen que tener amigos en las altas esferas es fundamental para el éxito de la firma.

comentariosforum19WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 19

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

ADAN ESMIT
A Favor
En Contra

No aprendemos.

Mucho se ha hablado y escrito sobre el origen y las causas de esta crisis económica que se destapó en 2007 y tuvo su cenit a finales de 2008 con la quiebra y desaparición de la institución financiera, con más de 150 años de existencia, Lehman Brothers Holdings Inc. Y nadie sabe cuánto durará y que consecuencias traerá. Se culpó a las hipotecas "subprime" y su gestión como causa principal. Nos explicaron que eran aquellas hipotecas que se habían concedido sin valorar bien los riesgos de solvencia de los hipotecados ni el valor real del producto. Que además, se habían aumentado los límites prudenciales en cuanto a la cantidad de dinero prestado y se había recurrido a titulizaciones y endosos de estas deudas de alto riesgo, para seguir haciendo lo mismo y generar una espiral sin fin. Eso que en nuestro país tiene un nombre desde hace muchos años, el peloteo. Todo ello, con el beneplácito de las autoridades respectivas.

Veníamos de más de una década prodigiosa en cuanto al crecimiento de la economía global, sólo alterada por la crisis de las tecnológicas y del sudeste asiático. El mundo occidental, creaba empleo, la inflación estaba en mínimos y los tipos de interés apenas llegaban al 3%. Las economías emergentes, cada vez eran más notables.

Para mi, la realidad es otra. En nuestro país, los precios en verdad, subían mucho más de lo que nos marcaban los indicadores macro. En el caso de la vivienda, bien de primera necesidad, se había multiplicado su valor por 3 ó 4 veces desde 1997. El poder adquisitivo de los salarios llevaba estancado "“incluso decreciendo- varios años. Pero nos vimos contagiados por el efecto riqueza del incremento permanente del valor de la vivienda, del excesivo e imparable beneficio de las empresas, de la llamada deslocalización buscando costes en paises de mano de obra más barata para vender en paises más ricos, del importante crecimiento de nuestra población activa, pasando de 12 a 20 millones, con un notable incremento de la inmigración, la mejora de los servicios públicos y las infraestructuras, la facilidad de obtener préstamos a tipos de interés bajos y, en consecuencia, potenciando el consumo desaforadamente y retroalimentando al monstruo que no dejaba de crecer. Cuando, a finales de 2007, los que habían propiciado este crecimiento irracional de la economía, les pareció ya suficiente el nivel de endeudamiento adquirido por empresas y familias, decidieron que los tipos de interés debían de retomar la senda del crecimiento para así maximizar su beneficio. ¿No se había contado, o se había subestimado, con la economía real?, representada por una ecuación tan fácil que dice:

Ingresos-Gastos ≥ 0

Sí, "Papá Estado" haría el trabajo.

La economía, en su acepción más primaria, es la gestión de los recursos escasos. Muchos se han empeñado en dotarle de un carácter ingenieril, con el único objeto de propiciar un enriquecimiento fácil, rápido y sin esfuerzo. Eso que se ha dado por llamar ingeniería financiera, cuyo único objeto o fin es el apuntado. Es decir una economía virtual que trata de engañar a muchos para beneficiarse unos pocos. Aderezada con unas dosis de corrupción, cada vez más notables y abundantes, que se alojan en los poderes políticos, que a su vez alimentan a los insaciables y codiciosos "personajes" que no tienen techo ni límite para sus ganancias y afán de riqueza. Y ahora, durante el tiempo que sea necesario para volver al equilibrio del sistema, todas las carencias y excesos provocados serán soportados por el conjunto más débil y numeroso de la sociedad, los trabajadores y asimilados. Mientras, estos "personajes" cuentan el dinero ganado y otean desde su atalaya los efectos de sus actos, sin inmutarse. Sólo, a la espera de repetir su "hazaña", cuando otra vez vean suficientemente madura a su presa. Son los ciclos económicos.

http://adanesmit.blogspot.com/2009/11/no-aprendemos.html

Puntuación 43
#1
Alvaro
A Favor
En Contra

Hay cosas bastante mas relevantes para comentar sobre este banco de piratas. Maldito capitalismo, que niega la pobreza y el hambre de Africa, bajo la excusa de la "INEFICIENCIA".

Verguenza debería daros publicar esta nota apologetica.

Puntuación -6
#2
Susan Calvin
A Favor
En Contra

Todo esto está muy bien y suena muy bonito. Yo no pongo en duda de que parte del éxito de Goldman Sachs se basa en la excelente preparación y capacidad de trabajo de sus empleados, a la vez que en su política interna.

Lo que no dicen es que GS paga sumas millonarias por tener información privilegiada, mucho antes de que los datos se hagan públicos. Y esto es una ayuda inestimable en el mundo de la inversión.

El que quiere hacer dinero se tiene que adelantar al futuro. Y como no tienen ninguna bola de cristal, la única forma se basa en una red de informantes y en inversión en información privilegiada. Esto es lo más normal del mundo. Pero que no nos vendan la moto de los valores americanos de que ganan mucho dinero porque son más listos y trabajan más que los demás. Ganan dinero porque saben lo que va a pasar antes que nadie.

Saludos

Puntuación 35
#3
A Favor
En Contra

Pues a mi me gusta esta información y me parece interesante conocer cómo trabajan aunque sea lo que sólo nos quieran contar.

Puntuación -5
#4
INDIGNADO CON LA CLASE POLITICA
A Favor
En Contra

PARA ALVARO:

ERES "MU TONTO".

PREOCUPATE MAS POR LOS ESPAÑOLES QUE POR LOS AFRICANOS.

O ES QUE VIVES DE LOS "FONDOS DE COOPERACION AL DESARROLLO" QUE DESPILFARRO "LA PAJIN" Y AHORA OTROS, Y QUE NOS SANGRAN A LAS FAMILIAS ESPAÑOLAS.

Puntuación 10
#5
pepe
A Favor
En Contra

Espero que estos/as modernos Nostradamus que sólo se alimentan del dinero de los demás, no tengan tiempo (a juzgar por las horas que le echan al tema) de tener descendencia, porque sino apañados íbamos.

Puntuación 6
#6
AZ
A Favor
En Contra

"indignado con la clase política": el tonto del culo eres tú, que estás "indignado" con la cortina de humo que nos han puesto delante para que no veamos cómo se cuece "la mierda" y quien está realmente detrás de ella (¿acaso crees que los poíticos son en última instancia los máximos responsables? serán en todo caso los cabezas de turco, y lo tienen asumido, pero no son los últimos responsables, sean del color que sean. (y tienen la orden de decir lo que dicen, aunque su percepción de las cosas es la misma que la tuya ¿o piensas que son imbéciles? y me refiero a gobiernos y oposiciones). álvaro hace un comentario global, critica al sistema, pero no os "preocupeis" a éste nuestro sistema actual le quedan unos 50 años de vida como mucho, pero 50 años decrecientes en ir a peor, y pronto entraremos en una crisis de dimensiones casi bíblicas a nivel mundial (el nivel de deuda y crecimiento se halla totalmente agotado, y aunque pongas al "volante" a otro político (o militar) el "coche" ya está sin combustible y "no hay más gasolineras" ¿entiendes las metáforas?. Ahora es momento de aceptar el cambio y buscar otras alternativas... Lo que han dicho estos piratas de goldman es lo mismo que decir que quien controla el mundo no son los políticos sino la gran banca mundial y las multinacionales y corporaciones (pero lo han dicho con cierta "chulería", arguyendo que si caen, que caerán, ningún político salvará a ningún país de otra Gran Depresión).

Puntuación 6
#7
al limite
A Favor
En Contra

Mier da de sitema mier da de globalización mier da de quedamos sin trabajo ( y en consecuencia de lo básico para subsistir, casa y comida). Tal vez sea verdad que necesitamos una guerra.

Puntuación 0
#8
Gobernator
A Favor
En Contra

Sale más barato echar culpas a banqueros en Nueva York que preparar una estrategia para salir de esta penosa situación. Muy propio de los españoles.

Puntuación 4
#9
J
A Favor
En Contra

Alvaro, no tengo demasiado tiempo que perder, por suerte o por mis esfuerzos trabajo en esta entidad y me enorgullezco de ello. Te puedo asegurar que para nada somos piratas ni nada que se le asemeje. Tan solo me gustaria saber una cosa: ¿A que te dedicas?

un saludo

Puntuación -5
#10
Chuck King
A Favor
En Contra

Refrito de un artículo publicado en el dominical del ABC hasce un par de semanas. Anda que si ésta es la alternativa del periodismo económico español... Por otra parte, aquí hay mucho envidioso y desinformado acerca del verdadero rol de los bancos de inversión. Punto uno: son necesarios. Punto dos: no ponen una pistola en la cabeza de nadie para consumir sus servicios.

Puntuación 3
#11
para j
A Favor
En Contra

vais a ir armados pronto?

burbuja.info

Puntuación 3
#12
Nostradamus
A Favor
En Contra

Hank Paulson rescato a AIG y no a Lehman Brothers porque Goldman Sachs necesitaba que AIG fuese salvada o las perdidas colaterales hubiesen hecho que Goldman quebrase. Esa es la autentica realidad de estas supermentes superbrillantes. Contar con un ex-empleado en el gobierno USA para decidir a quien salvar y a quien no.

Puntuación 18
#13
Pepa
A Favor
En Contra

¡Y qué razón tienes, Susan Kalvin!

Puntuación -1
#14
FBL
A Favor
En Contra

Querido J:

Si trabajas en Goldman Sachs, eres uno de los pocos que quedaron al frente de la infinitesimal representación de banco en España, cuando este decidió retirarse de nuestro pais. Una pregunta ¿Por qué se fue de España?

Puntuación 10
#15
INDIGNADO CON LA CLASE POLITICA
A Favor
En Contra

PARA "AZ"

ME DA IGUAL QUE SEAN O NO UNA CORTINA DE HUMO;

AUNQUE SEA ASI ES UNA CORTINA DEMASIADO CARA PARA ESTA "CHABOLA".

Puntuación 2
#16
lvalakh
A Favor
En Contra

J ya me lo creo que trabajas en goldman. Y dime tambien tu vida es como la de sex in the city? o mejor como la de 90201?

Puntuación 3
#17
J
A Favor
En Contra

FBL,

nunca trabajé en España, desde que termine los estudios básicos en España me fui a Francia, donde realicé mis estudios en "une grande école" llamada HEC. Tan solo llevo un año y aun no me he movido de las oficins de Paris, asi que actualmente no me encuentro en disposicion de darte una explicacion (certera) de porque GS se retiró de España

Puntuación 2
#18
yomismo
A Favor
En Contra

Todo muy bien, pero ¿Cuales son las predicciones de GS?.

Al menos ese era el título del artículo que pinche para entrar aquí.

El cotilleo sobre el mundillo financiero de GS bien, pero predicciones ninguna.

Puntuación -2
#19