Empresas y finanzas

José Luis Carrillo, presidente de Air Madrid: "No sé si el acoso viene de Fomento o apunta a más arriba"

José Luis Carrillo, presidente de Air Madrid. Foto: Archivo

Escuchar a José Luis Carrillo es oír a un hombre que contiene su enfado y se explica con resignación. En una entrevista con elEconomista, el presidente de Air Madrid cree que se ha hecho una encerrona a la compañía.

El empresario turístico no tiene pelos en la lengua a la hora de señalar con el dedo a los posibles culpables y habla de motivaciones políticas en la decisión de suspender la licencia de vuelo a la compañía.

P ¿Qué opina de la suspensión de la licencia?

R No es sólo la suspensión, es la manera de hacerlo. Nos han perseguido. Hemos tenido a ocho inspectores mañana y noche sin parar en nuestras oficinas y en los aviones. Te paraban y después de inspecciones de cuatro horas te dejaban volar.

Se ha revisado el mismo avión tres o cuatro veces por lo mismo. Un avión puede estar bien, pero tener cientos de miles de documentos que nos registraban de arriba y abajo. Es como si te para la Guardia Civil y te mira los papeles mil veces.

P ¿Ha habido una intromisión de la Administración en la compañía?

R Sí. Los últimos días han repartido folletines y pasquines a cada pasajero que estaba en la cola a pesar de que en doce días no ha habido ningún retraso. Es como si vas a un banco y te dicen que no ahorres.

Lo lógico es que la gente empiece a cancelar sus pasajes. Es inconcebible que en un negocio como el de la aviación se diga al pasajero que no vuele porque el avión no es seguro.

P ¿Ha habido alguna parada de motor?

R Solamente una. El piloto paró el motor sobre tierra (y no sobre agua como se ha dicho) en una ruta de vuelta de Lima, se fue a Manao y mandamos otro aparato para recoger la gente. Otras compañías han reventado las panzas de los aviones en Santo Domingo o en París, se han salido 130 metros y no ha sido publicado en la prensa. Los retrasos se han debido en el 99 por ciento de los casos a Aviación Civil.

P ¿Por qué se adelantaron a la decisión de Fomento?

R Porque sabíamos que a las 12 de la noche se nos iba a entregar el documento con la suspensión de licencia y porque ya nos habían hecho polvo durante un mes con una campaña de desprestigio e informaciones sesgadas.

El plan de viabilidad fue una tomadura de pelo. Teníamos hasta el 4 de enero para presentarlo y el 12 de diciembre nos dicen que tenemos 48 horas para entregarlo o nos retiraban la licencia. A partir de ese momento, empezamos a recibir cancelaciones de billetes y ya nadie nos daba créditos. El colmo llega el 15 de diciembre, día en el que IATA nos advierte que no nos va entregar el dinero. Comunicamos el cese de actividades porque técnicamente nos habían asfixiado.

P ¿Van a denunciar la situación?

R En este momento mi mayor preocupación son los pasajeros y los empleados de Air Madrid. Nuestro equipo jurídico está estudiando cuáles pueden ser los caminos.

P ¿Cuáles han sido los errores de la aerolínea?

R Hemos crecido mucho en poco tiempo y no es que nosotros no lo hayamos digerido, es que no lo ha asumido la competencia.

Y más cuando comprueban que tenemos una buena flota y un buen negocio y que nos vamos a meter en líneas cortas desde Barcelona a Niza, Toulouse, Burdeos, Milán... Rutas que operan otras compañías que han aprovechado sus contactos en prensa para poner el grito en el cielo.

P ¿Cree que el plan de viabilidad va a ser aprobado por Fomento?

R Fomento tiene el punto de mira puesto en mí. Si solamente van a por José Luis Carrillo es probable que acepten el plan.

P ¿Considera que el Ministerio ha obrado con premeditación?

R Yo no sé si es el Ministerio o viene de más arriba. He oído de todo. Parece que las voluntades han sido forzadas desde muy alto.

P ¿Por la presencia de Esperanza Aguirre en la inauguración?

R Tiene mucho que ver la inauguración de nuestra empresa por Esperanza Aguirre. Si la presidenta de la Comunidad hubiera sido comunista la hubiéramos invitado igualmente. Es increíble que la foto haya sido malinterpretada.

P ¿Debería dimitir Magdalena Álvarez?

R No lo sé. Cada uno tiene su conciencia y no sé si ella es culpable o no. Ya me gustaría a mí señalar con el dedo al responsable. Lo cierto es que a los inspectores se les ha pedido que vigilen muy de cerca y se les han infundado motivos para que hablen mal de nosotros.

P ¿Se han puesto en contacto con empresas?

R Todo depende de si Aviación Civil confirma que Air Madrid puede volver a volar. Además de las aerolíneas, San José ha mostrado mucho interés antes y después de que nos quitaran la licencia. Pero la operación ha quedado bloqueada, y no hablaremos con el equipo directivo hasta después de Navidades. San José estaba muy ilusionado, e incluso vio con buenos ojos el valor que yo le daba a la compañía hace un mes, 120 millones de euros. Pero ahora, todo ha cambiado.

P ¿Hay otras aerolíneas con los mismos problemas de Air Madrid?

R Sí. Todas tienen tareas que hay que subsanar y en las que se puede pedir una demora de tiempo. En otras ocurre lo mismo que nos ha ocurrido a nosotros y no hay estos controles. Un avión de la compañía más importante de España vino de Cuba lleno de pasajeros en un vuelo en el que debía venir sólo con los pilotos, porque iba a revisión.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin