Empresas y finanzas

La Wii de Nintendo... ¿es una nueva fuente de accidentes domésticos?

"Si eres una de esas personas que esperó tres días a la intemperie para poder disfrutar de la Nintendo Wii y al llegar a casa el mando acabó cayendo por la ventana, estampado contra la pared, tu perro o tu amigo, cuéntanos tú historia".

Con este mensaje se presenta www.wiihaveaproblem.com, un blog que ha decidido registrar todos los incidentes violentos provocados por el controvertido mando de la Nintendo Wii. Cerca de 13 televisores destrozados, paredes, lámparas, rodillas dislocadas, chichones y, como no, muchas correas de seguridad rotas han sido algunos de los "incidentes" a los que, de momento, Nintendo no quiere prestar mucha atención.

Quizás para la compañía es todavía demasiado pronto para despertar del furor inicial acaparado por su nueva criatura, que sólo en EE.UU ha vendido más de 476.000 unidades en dos semanas, por eso, Nintendo se empeña en desmentir la existencia de "incidencias preocupantes". Lo cierto es que la japonesa ha ofrecido a sus 3.2 millones de usuarios la posibilidad la cambiar voluntariamente la correa que incluye el pack por otra más corta y ancha, algo que pone de manifiesto las quejas presentadas por muchos usuarios.

Cuando el río suena, agua lleva, dice el refrán y, desde luego sólo hay que echar un vistazo a la red para hacerse eco de la multitud de increíbles, a la par que cómicos, situaciones provocadas por el mando de la videoconsola. Hay que recordar que este dispositivo es el primer control sensitivo, es decir, que si jugamos a un juego de tenis, el mando tendrá que ser utilizado a modo de raqueta, si es de boxeo, habrá que moverlo al ritmo de nuestros puños.

Accidentes domésticos con la Wii

Jessica, una mujer que trabaja en la industria del videojuego, no pudo evitar descargar toda su adrenalina al ver que estaba perdiendo contra su contrincante al juego Wii Baseball. En uno de los vertiginosos movimientos que este sorprendente mando permite acabó estrellando su mano y el control contra su mesa de café, algo que le produjo algunos cortes.

En uno de los vídeos que inundan el blog, gracias al fenómeno de YouTube, Pete y unos amigos jugaban a un partido de tenis en la Wii cuando la correa de seguridad se soltó, el mando golpeó la lámpara del techo y los restos de ésta cayeron sobre algunos de los allí presentes, que necesitaron algunos puntos de sutura.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint