Empresas y finanzas

El gobernador del Banco de España desliza una lista de siete cajas que deben ser "reestructuradas"

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, tiene bajo su lupa una serie de entidades que podrían abrir el proceso de reordenación del sector. En conversaciones privadas con representantes de los grupos parlamentarios, ha deslizado de manera puramente verbal una relación de siete cajas que deberían afrontar, en un futuro próximo, una reestructuración. La institución ha desmentido la existencia de tal lista.

Fuentes políticas, que han preferido guardar el anonimato, indican en exclusiva que Caja Duero, Cajasur, Caja Cantabria, Caja Rioja, Caja España, Caja de Ahorros del Meditérraneo (CAM) y Caixa Catalunya son las entidades que Ordóñez mencionó en dichas conversaciones.

El gobernador no especificó qué tipo de proceso deben abordar estas cajas de ahorros, que, en su opinión, se encuentran en una situación más débil, según estas mismas fuentes. En cualquier caso, el Fondo de Garantía de Depósitos cubre hasta 100.000 euros, con lo cual, los ahorradores pueden estar tranquilos.

En sus intervenciones públicas, Ordóñez siempre ha abogado por reforzar las entidades de la manera menos costosa posible para los contribuyentes. Consecuente, el Banco de España ha urgido a determinadas cajas a que hagan un esfuerzo adicional con las provisiones, a fin de reforzar sus recursos propios para afrontar tranquilidad un aumento de la morosidad. El supervisor, al igual que hizo con Caja Castilla-La Mancha, ha sugerido que se aceleren las operaciones de integración, ya que una fusión es una solución privada, por lo que no se requeriría, en principio, utilizar recursos públicos.

Aunque ha insistido en que no hay ninguna entidad en la misma situación que CCM antes de su intervención, tampoco ha descartado que en un futuro, y si la crisis se agudiza, sea necesario realizar actuaciones similares.

Un desmentido esperado

Las conversaciones del gobernador con distintos representantes políticos se enmarcan en la estrategia, según fuentes financieras, de informar de la situación del sistema bancario, si bien ha sorprendido que el Banco de España señalara a entidades con nombres y apellidos. Fuentes del Banco de España desmintieron que Ordóñez haya deslizado una lista y amenazaron con lanzar un desmentido oficial, pero este periódico, después de varias semanas de investigación, lo ha confirmado en varias fuentes, tal y como se recoge en su código deontológico para su publicación.

La extrañeza también se ha manifestado en el seno de las cajas de ahorros señaladas, ya que aseguran que aunque la crisis se deja notar en las cuentas y balances, no de ellas sino de todo el sector, están realizando sus deberes para afrontar la tormenta financiera sin demasiados sobresaltos y sin necesidad de que el Banco de España idee para ellas medidas excepcionales.

Dos entidades de la lista, Caja Duero y Caja España, han emprendido hace semanas negociaciones para llevar a cabo una integración, que está abierta también a otras cajas de la región. Este movimiento se ha producido después de un recién intento fallido por parte de la Junta de Castilla y León, para poner en marcha la integración virtual de las seis cajas de la comunidad autónoma.

Caixa Catalunya, por su parte, ha afirmado en varias ocasiones que su estrategia de negocio no pasa por las fusiones, y ha realizado varias desinversiones para reforzar sus recursos propios. Operativa similar a la que ha empleado la CAM.

El segundo borrador

El Banco de España, por su parte, ya tiene preparado un segundo borrador, que enviará en los próximos días al Ministerio de Economía, sobre el fondo de reestructuración del sector bancario. En él se prevé la creación de un nuevo fondo con la aportación mayoritaria del Tesoro y la participación de los tres fondos de garantía de depósitos existentes (bancos, cajas de ahorros y cooperativas de crédito).

Ordóñez insistía ayer en la necesidad de abordar fusiones ante el incremento de los impagos y la bajada de la actividad por la mala coyuntura económica. El máximo responsable del organismo supervisor se mostró confiado en el proceso de integraciones ante estos dos desafíos.

El gobernador hizo hincapié, además, en que las cajas de ahorros y bancos tienen que hacer un recorte de costes de "gran calado".

Esta disminución de los gastos exigirá "acomodar las estructuras operativas a la nueva realidad competitiva del sector"; es decir, que deben de reducir el número de oficinas. De esta manera se favorecería la productividad de las sucursales abiertas.

Adoptar medidas

No obstante, advirtió que estas medidas "no sean suficientes", por lo que no descartó los ansiados procesos de reestructuración para "aprovechar las sinergias y las economías de escala". Y recordó que en nuestro país se han desarrollado numerosos procesos de este tipo en el pasado, que han sido "muy exitosos". "Una mayor exigencia en la gestión de costes no quiere decir que vaya a suponer una tabla de salvación que permita a todas las entidades sortear las dificultades que afrontan sus cuentas de resultados", consideró Ordóñez.

Estos contratiempos podrían impulsar planes de diversificación en las entidades para compensar el menor ritmo de actividad. En este sentido, el gobernador animó a bancos y cajas de ahorros a explorar nuevos segmentos de negocio, pero subrayó en que debe hacerse con cautela y con prudencia, porque se podrían suceder "procesos de diversificación artificiosos. "La experiencia nos demuestra, tanto en España como internacionalmente que sólo en escasas ocasiones el buen conocimiento de las entidades sobre su negocio principal es directamente transferible a actividades más alejadas de éste", sostuvo Ordóñez.

El gobernador defendió la labor supervisora del Banco de España en los últimos años, que ha contribuido a que las instituciones financieras se hayan visto alejadas de la crisis internacional. Sin embargo, manifestó que su papel no ha sido suficiente para aislarlas del todo, porque sí se han visto afectadas por el cierre de diferentes mercados de financiación mayorista, lo que ha limitado su liquidez. Las entidades, explicó, han tenido que intensificar la captación de depósitos con el objetivo de sustituir a los mercados y conseguir fondos. Una fuente que, según el gobernador , es previsible que se agote.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud