Emprendedores-Pymes

Luis Cabiedes: "En España emprender es básicamente ilegal"

  • El grado de supervivencia de las start-ups es del 30% a los diez años
Luis Martín Cabiedes.

Licenciado en Filosofía por la Universidad Complutense de Madrid, MBA por IESE y Analista Financiero por el CFA Institute, Luis Cabiedes se inició en el negocio de las incubadoras de Internet tras darse cuenta de que este nuevo medio iba a revolucionar la sociedad.

Es un popular inversor de startups, los llamados business angels pero, a pesar de su experiencia, se muestra pesimista con el emprendimiento en España a día de hoy.

En sus inicios profesionales, creía que la empresa familiar, una agencia de noticias y comunicación con implantación en toda España y algunos países del extranjero, era "un negocio regular".

Sin embargo, la aparición de Internet cambió su forma de ver las cosas: "Lo que hicimos fue lo que hace cualquier empresario: coger tu producto y vendérselo al que se pueda. Y como yo lo que tenía eran noticias, me dedicaba a venderlas a los nuevos medios. Durante diez años me dediqué a vender noticias de Internet a los nuevos soportes".

Fue en 1998 cuando comenzó a invertir en empresas tecnológicas en etapa de lanzamiento. Para ello contó con la ayuda de su hermano José M. Cabiedes. En una primera fase, su empresa participó en la creación de negocios como el portal de noticias Olé. Entre sus proyectos más exitosos enumera, además, Privalia, Trovit y MyAlert.

Le salen dos de cada diez

Estos éxitos no hacen olvidar que los inversores en compañías de nueva creación tienen que afrontar en muchas ocasiones el fracaso de aquellos a quienes ayudan a empezar. "La realidad es que tan sólo dos de cada diez negocios en los que invertimos acaban siendo un éxito; el resto se tiene que considerar, desde el punto de vista del inversor, como un fracaso".

Esto no quiere decir que todas las iniciativas acaben por cerrar, sino que no ofrecen la rentabilidad que se desea. "Son experimentos fallidos para mí, pero que puedan sobrevivir, permitiendo que dos tres, cuatro o cinco personas vivan de ello", explica Cabiedes. En este sentido, el grado de supervivencia de las start-ups es del 30% a los diez años de vida.

Pero si el retorno hacia el inversor "no multiplica lo aportado no se puede hablar de éxito". Cabiedes sabe que en negocios de alto riego como éste lo normal es que se falle, aunque no lo considera como tal, como un fallo, porque sabe de antemano que "la mayoría sé que no van a llegar a término".

La regla de la hora

Su empresa se ha especializado en el campo de Internet porque es el que Luis Cabiedes conoce mejor y, además, en proyectos relacionados en alguna medida con de los medios de comunicación, dado el negocio familiar que le respalda. "La razón es que yo puedo valorar las iniciativas en las que conozco todos los elementos que intervienen. Si no sé nada de Medicina, por ejemplo, ¿cómo voy a valorar si un proyecto médico puede ser rentable?", se pregunta.

Tampoco cree que invertir en proyectos con base en lugares muy lejanos sea una buena idea para los primeros tiempos de un business angel. "Existe lo que se llama la regla de la hora: nunca inviertas en una empresa que éste a más de una hora de distancia: andando, en coche, en avión... El motivo es que si no puedo estar al tanto de lo que pasa en el día a día del negocio, no voy a poder saber si el dinero que he invertido se utiliza correctamente, así que, de momento, nos limitamos a Madrid y Barcelona".

"Puedo evaluar a un tipo que sé de donde es, sé con quién va a competir y sé cómo funciona ese mercado y así sé si el plan tiene sentido", manifiesta.

"Pero ahora me voy a tener que ir fuera de España a invertir porque el panorama inversor en España no es el adecuado", concluye.

"Tú te vas a un país, se te presenta un chico que no conoces de nada, te cuenta un proyecto que no tiene ninguna realidad tangible detrás, en un mercado que no conoces, para competir con unos señores que no sabes quiénes son. No tiene nada que ver con apostar, pero si fuese parecido a apostar en las carreras de caballos, tienes que conocer a todos los caballos, en qué carreras van a correr u cómo va a ser la carrera. Es muy difícil", lamenta sobre esta nueva situación a la que se ve abocado.

No es lugar para emprender

Y España no es lugar para invertir ahora, pero tampoco para emprender, defiende. "Estamos en el peor entorno del mundo para emprender e invertir", asevera y, a renglón seguido sostiene: "Muchas veces me preguntan si es fácil emprender en España. Pues, para empezar, en España emprender es básicamente ilegal (...) Muchas de las cosas realmente innovadoras, en España están prohibidas. Dentro de unos años, algún político se preguntará qué puede hacer para tener en España estos modern B&B. Pues haberlos permitido. Soy muy pesimista".

En este punto se refiere a Uber. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha ordenado a la empresa californiana que cese en su actividad en todo el territorio nacional por considerar que está ejerciendo "competencia desleal" con los taxistas.

"Estoy bastante encendido. Hay como una especie de tontería de los mundos de Yupi con el emprendimiento y los que llevamos dedicados a esto quince años solo discutimos si el lugar donde poner los ojos va a ser Luxerburgo, si va a ser Londres y cómo podemos hacerlo. Hay un éxodo masivo de emprendedores de primera fila yéndose de España y eso es un drama. A mí me ha ido muy bien, pero en estos momentos está muy, muy difícil (...) Es heróico que un emprendedor se quede en España y está habiendo un éxodo masivo de emprendedores e inversores", relata.

En cuanto a las posibles soluciones, Cabiedes lanza una propuesta a los políticos: "Si quieres ayudar a las star-ups, hay que ayudarlas a vender. ¿Cómo? Con medidas realmente útiles. Por ejemplo, si hay un IVA reducido del pan, ¿por qué no hay un IVA reducido de las start-ups?". También plantea que en España no existe la posibilidad de las stock options y las convert shares.

Por otra parte, "estamos vendiendo que el emprendedor es una persona que tiene una idea genial y que pelea por ella y tal... Eso es Hollywood; la realidad es que es un profesional de primera fila que conoce un negocio".

Por consiguiente, el consejo que propone a futuros emprendedores es "formarse primero como empresario y, segundo, conseguir acumular experiencia". "Está demostrado que aumenta las probabilidades de éxito en el emprendimiento el grado de formación y experiencia", reitera.

"Como ya viví una burbuja ya sé que después de la burbuja vienen años buenos. Sé que cuando esta burbuja explote, vendrán tiempos buenísimos y volveré a hacer lo que he hecho toda la vida: invertir en España mucho".

comentariosicon-menu1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
Bernardo20
A Favor
En Contra

Luis, excelente. Es como las medidas fiscales... cada vez más y más; a nivel nacional y para las comunidades; pero en realidad no aportan (casi) nada, aparte de complejidad e incertidumbre. Se dedican a rizar el rizo del rizo, y a confirmar que estamos en un estado "policial". Lo más fácil sería lo mejor: medidas simples y amplias, de aplicación general y alineadas con la práctica común. Saludos!

Puntuación 5
#1