Emprendedores-Pymes

Ocho razones para dejar el trabajo a pesar de la crisis y el paro

Foto: Archivo

Tener un empleo es un tesoro en los tiempos que corren teniendo en cuenta las tasas de paro en las que se mueve España, especialmente en lo referido al empleo juvenil. Sin embargo, no es óbice para que numerosas personas se plantéen seriamente la posibilidad de abandonar su trabajo.

Desde CTPartners, empresa dedicada a la búsqueda de talentos y a la consultoría, ha estudiado las razones que evalúan los empleados de una empresa si están pensando en dejar su empleo.

Las empresas deberían estudiar con detenimiento los motivos y las razones por las que un empleado se va (o estudie al menos la posibilidad) de la compañía, ya que el indicador de gestión de rotación es uno de los más eficaces para medir la capacidad de los líderes para manejar el talento. Algunas de las razones más comunes para dejar un empleo son los siguientes.

1. Burocracia

Es un motivo típico en organizaciones familiares o con estructuras jerárquicas de la vieja guardia, que justifican la gran cantidad de mandos intermedios dedicados a "controlar iniciativas", lastrando la creatividad. Reflejan organizaciones ineficientes llenas de reglas sin sentido.

2. Falta de emprendimiento

No hay nada más emocionante que un nuevo proyecto que ponga a prueba la creatividad, el trabajo en equipo, etc. A los empleados de gran potencial les motiva la oportunidad de trabajar en algo grande. "Empresas maduras, dedicadas a mantener su cuota de mercado, con poca creatividad y riesgo son en realidad... aburridas", señala Pablo Londoño, socio de CTPartners.

3. Falta de evaluación

La gente necesita retroalimentación, saber lo que hace bien y lo que hace mal, que le feliciten por el éxito o que le acompañern cuando las cosas no están saliendo. Una empresa sin una política de evaluiación clara genera la impresion de falta de interés.

4. Falta de políticas de carrera

Uno de los motivos más comunes. "Fui feliz pero no tenía dónde crecer". Los empleados de gran potencial, los más sobresalientes, quieren asumir nuevas responsabilidades más rápido, y si no las tienen se van a ir.

5. Cambio de prioridades

La gente se casa con una visión: grande, inspiradora, que le genere orgullo y sentido de pertenencia. Se puede a veces matar proyectos, pero no modificar gravemente las prioridades estratégicas de la compañía, ya que supone una gran fuente de motivación.

6. Mediocridad

Steve Jobs solía decir que le gustaba trabajar con gente telentosa, ya que es de la gente de la que de verdad se aprende. Hay pocas cosas más desmotivadoras que trabajar con gente mediocre. Un equipo plagado de gente regular verá escapar a los mejores empleados.

7. Falta de apertura

Las organizaciones autocráticas, cerradas, son una burla a la inteligencia. Creer que la jerarquía y la experiencia son las dueñas del saber supone negarse a la innovación, la creatividad, y la capacidad de mejorar. Una excusa recurrente para irse.

8. Mal jefe

La más común de todas. Un dicho asegura que no se renuncia a las organizaciones, sino a un mal jefe. Desafortunadamente, en muchas ocasiones los jefes son mediocres, autocráticos, de poca visión... la síntesis perfecta de los errores antes mencionados.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud