Economía

El Gobierno aprueba la normativa para regular el sector del lúpulo y la concesión de ayudas estatales

El Consejo de Ministros ha aprobado este miércoles, a propuesta del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, un Real Decreto por el que se regula la ordenación del sector del lúpulo, incorporando la reglamentación de la Unión Europea, y se establecen las bases para la concesión de ayudas estatales de 'minimis' destinadas a este sector.

En concreto, esta nueva norma establece el sistema de certificación del lúpulo y su comercialización con el fin de asegurar la calidad del producto.

"A través de este Real Decreto seguimos las directrices de la UE para estar coordinados con el resto de Europa. El lúpulo ha experimentado un nuevo desarrollo por el aumento del consumo de cerveza, impulsado por la apuesta por la artesanales", ha destacado la ministra de Educación y portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El Real Decreto también regula el reconocimiento de las organizaciones de productores de este cultivo y sus asociaciones, y contempla algunas disposiciones en materia de comunicaciones entre las autoridades competentes y la Unión Europea.

El establecimiento y reconocimiento de organizaciones de productores en este cultivo, cuya extensión es muy reducida (562 hectáreas en toda España y 254 agricultores) es "esencial" para impulsar la rentabilidad de las explotaciones y mejorar la capacidad de negociación de los productores, al mismo tiempo que se favorece la realización de inversiones en común.

El lúpulo es un cultivo que, tras un importante retroceso en las últimas décadas, está experimentando en España un nuevo e incipiente desarrollo vinculado al sector cervecero y, en parte, a las nuevas tendencias en elaboración y consumo de cervezas artesanales.

Ayudas de 350.000 euros al cultivo del lúpulo

Respecto al régimen de ayudas para asegurar el futuro del sector e impulsar el mantenimiento de este cultivo, es necesario llevar a cabo un ajuste estructural del sistema productivo actual, que garantice su permanencia en el tiempo y su rentabilidad y viabilidad a largo plazo.

El Real Decreto fija las bases reguladoras para la concesión de subvenciones para el establecimiento de nuevas plantaciones de lúpulo a partir de variedades más adecuadas, así como para la reconversión y mejora de las plantaciones existentes y para la adquisición de maquinaria específica para la mecanización del cultivo, durante el periodo comprendido entre el 1 de enero de este año y el 31 de diciembre de 2021.

El presupuesto destinado a las ayudas, que serán financiadas por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, es de 350.000 euros anuales. La cuantía de estas ayudas está limitada al 40% de la inversión subvencionable y dentro de unos máximos para dicha inversión variables según el tipo de la misma (adquisición de material de plantación o de postes y soportes de guiado del cultivo, implantación de sistemas de riego por goteo, maquinaria para el cultivo, equipos de secado, etc). Además, los importes se elevarán en el caso de agricultores jóvenes.

El límite de ayuda por beneficiario se establece en todo caso, de acuerdo a la reglamentación comunitaria sobre ayudas de mínimos, en 20.000 euros en tres ejercicios fiscales por beneficiario.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.