Economía

El congreso vuelve a votar hoy la senda de déficit rechazada en julio

MADRID, 20 (SERVIMEDIA)

El Pleno del Congreso de los Diputados volverá a votar este jueves los objetivos de déficit y deuda que ya fueron rechazados en julio y que el Gobierno propone para poder elaborar los Presupuestos de 2019 con una mayor capacidad de gasto, ya que la nueva senda ampliaría el objetivo de déficit del próximo año en cinco décimas.

Se trata de los objetivos de estabilidad cuya remisión a la Cámara Baja fue aprobada el pasado 7 de diciembre como paso previo para presentar el proyecto presupuestario de 2019 en enero. Son los mismos objetivos de deuda y déficit que el Ejecutivo de Pedro Sánchez ya presentó en julio y que fueron rechazados por la mayoría de la Cámara Baja.

VISTO BUENO DEL CONGRESO

Fuentes socialistas parlamentarias consideran que en esta ocasión el Gobierno conseguirá el visto bueno del Congreso y que el veto llegará en el Senado. Para lograr la mayoría en la Cámara Baja, los socialistas cuentan con el apoyo de Unidos Podemos -que en julio a última hora votó en contra-, así como de ERC y PDECat, que en aquella ocasión ya se mostraban a favor de la senda pero que a última hora, tras la negativa de la formación de Pablo Iglesias, optaron también por el no, según explicaron fuentes socialistas.

En este sentido, fuentes del PDECat anunciaron a Servimedia que votarán a favor de la senda de déficit del 1,8% del PIB, y lo mismo hicieron desde Compromís. ERC también confirmó anoche que la apoyarán. En Unidos Podemos confesaron que el sentido del voto está decidido.

Sin embargo, la nueva votación de estos objetivos tendrá lugar antes de que se haya acometido la reforma de la Ley de Estabilidad, actualmente en tramitación en el Congreso, con la que el Gobierno quiere eliminar de dicha norma la capacidad de veto del Senado. Por ello, aun en caso de lograr el visto bueno del Congreso, los objetivos propuestos por el Gobierno se toparían con la mayoría absoluta del PP en la Cámara Alta, que votaría la senda el día 27 de diciembre.

Si finalmente los objetivos fueran rechazados por alguna de las dos cámaras, el Ejecutivo se vería obligado a diseñar los Presupuestos de 2019 con la senda fijada por el PP. Así, aunque desde el Gobierno socialista asumen que en caso de que los nuevos objetivos de estabilidad sean rechazados se mantendrán los objetivos de la senda vigente, defienden que, al presentar de nuevo los objetivos de déficit, "lo que hace el Gobierno es cumplir con un trámite previsto en la Ley de Estabilidad", según indicaron a Servimedia fuentes del Ministerio.

DÉFICIT

La senda de déficit propuesta por el Gobierno supone una ampliación de cinco décimas en el objetivo de 2019 respecto a la senda vigente que dejó fijada el gobierno de Mariano Rajoy, por lo que en caso de ser refrendada por el Congreso y el Senado pasaría de un 1,3% a un 1,8%. De esas cinco décimas adicionales, dos (alrededor de 2.500 millones de euros) serían para las comunidades autónomas, dos (otros 2.500 millones) para la Seguridad Social, y una décima para la Administración Central (unos 1.200 millones).

En caso de que finalmente las cuentas públicas de 2019 se diseñen sobre el objetivo de déficit del 1,3% previsto por el PP, el gasto previsto en ellas será 1.200 millones menor respecto al propuesto por el Gobierno socialista, al contar la Administración central con una décima menos de déficit.

En concreto, la nueva senda propuesta por el Gobierno prevé un déficit del 0,4% para la Administración central, del 1,1% para la Seguridad Social y del 0,3% para las comunidades autónomas, con equilibrio en las entidades locales.

De cara a 2020, el objetivo propuesto por el Gobierno para el conjunto de las administraciones públicas será del 1,1%, con un reparto del 0,1% para la Administración central, del 0,1% para las comunidades autónomas, del 0,9% para la Seguridad Social, y equilibrio presupuestario para las corporaciones locales.

En cuanto a 2021, el objetivo es que el déficit sea del 0,4% y que este recaiga exclusivamente en la Seguridad Social, mientras que se espera que el resto de administraciones tengan equilibrio.

DEUDA

En lo que se refiere a los objetivos de deuda, para 2019 se situaría en el 96,1% del PIB, con un reparto del 70,1% para la Administración central y la Seguridad Social, del 23,7% para las comunidades autónomas y del 2,3% para las corporaciones locales.

En 2020 el objetivo global sería del 94,1%, con un 68,9% para la Administración central y Seguridad Social, un 23% para las autonomías, y un 2,2% para las corporaciones locales. En 2021, el objetivo de deuda se sitúa en el 91,5%, con un 67,2% para Administración central y Seguridad Social, un 22,2% para comunidades autónomas y 2,1% para las corporaciones locales. En cuanto a la regla de gasto, la tasa de referencia nominal para 2019 será del 2,7%, mientras que en 2020 sería del 2,9% y en 2021 del 3,1%.

(SERVIMEDIA)

20-DIC-18

IPS/MML/KRT/gja

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin