Economía

Rosell asegura que ha recibido "ataques" por palabras que ni siquiera decía

Madrid, 21 nov (EFE).- El desde hoy expresidente de la CEOE, Juan Rosell, ha asegurado que durante su mandato al frente de la patronal "no ha querido ser víctima de sus palabras" pero ha añadido que, incluso, cuando no las ha dicho, "han comenzado los ataques".

Durante su discurso ante la asamblea electoral de la CEOE, Rosell se ha despedido de sus ocho años al frente de la patronal con la satisfacción de haber llevado a cabo un trabajo "razonablemente correcto, más internamente que externamente".

"He tratado durante todos estos años, a veces lo he conseguido y otras no, de ser prudente pero rotundo, sumar al máximo y restar poco", ha dejado claro Rosell, quien ha reconocido que no le gusta "improvisar" y menos cuando representa a una organización como la CEOE.

"Para hablar en nombre de todos, hay que extremar la prudencia", ha añadido.

Respecto a su labor en las negociaciones con Gobierno y sindicatos, Rosell ha revelado: "Muchas veces hemos llegado hasta donde nuestras contrapartes nos dejaban y, desgraciadamente, muchas veces ni nosotros ni ellos estábamos dispuestos a cambios más importantes".

Para Rosell, no han sido años fáciles, ni en general ni en clave interna, ya que la CEOE partía de un grave "deterioro reputacional que debía cambiar de la forma más rápidamente posible".

"Independencia, transparencia, la mejor gobernanza posible y un código ético de comportamiento para dar ejemplo", junto a una auditoría "conocida por todos, donde no hay dudas ni preguntas", han sido las claves de su mandato.

El hasta hoy líder de los empresarios ha logrado reducir casi a la mitad la estructura de la organización y dejar una "confortable" situación de tesorería con 21 millones, que permitirá afrontar próximas inversiones.

"La CEOE está en una buena posición de partida, pero queda mucho por hacer", le ha dicho Rosell a su sustituto, Antonio Garamendi, que le ha acompañado durante los últimos cuatro años al frente de la patronal como vicepresidente y líder de Cepyme.

"Estos años hemos trabajado conjuntamente bien, sumando y no restando", le ha dicho a Garamendi, a quien le ha deseado "muchos éxitos" y que no le pongan "piedras en el camino".

"Tus éxitos serán nuestros éxitos", ha subrayado.

De puertas para afuera, queda pendiente una gran reforma de las administraciones y la adaptación de la economía y el mundo del trabajo a las nuevas tecnologías, ante "un momento crucial de la historia donde lo viejo se va muriendo".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin