Economía

El Allianz Arena, la máquina de hacer dinero del Bayern de Múnich

  • El Bayern ingresa cerca de 100 millones al año por el concepto 'Match day'
  • En cada encuentro se consumen 40.000 cervezas o 20.000 salchichas
  • Estos ingresos permitieron adelantar en 16 años el pago total del estadio
Así lucirá el Allianz Arena una vez el Bayern lo reforme por dentro para la temporada 2018-2019. Imagen: Bayern

El Allianz Arena vivió este miércoles una fiesta del fútbol europeo. En verdad, mundial. Eso es la Champions League, la competición de clubes más importantes del planeta. En todo el globo las pupilas de hinchas de todo tipo y condición escrutaron lo que sucedía en la tele entre Bayern de Múnich y Real Madrid. Sólo 75.000 afortunados pudieron vivirlo in situ. Lo hicieron -abonados aparte- a precio de ganga (40-150 euros), si se comparan lo que se suele cobrar en España. Las del duelo de vuelta, en el Bernabéu costarán entre 90 y 360 euros. Sin embargo, y pese al bajo coste de sus boletos, los bávaros han conseguido convertir su estadio en una máquina de hacer dinero. El secreto radica en la venta de productos en su interior durante sus partidos.

40.000 cervezas por partido

Según recoge la consultora Deloitte en su último informe sobre el estado de las finanzas en el fútbol mundial (Deloitte Football Money League 2018, Rising Stars), el Allianz había dejado en las arcas del Bayern 98 millones de euros en concepto de 'Match day' (día de partido) en 2017.

Este concepto se refiere no sólo a la venta de entradas, sino también a los ingresos generados a través de otros apartados, como el merchandising o, fundamentalmente, los consumibles, esto es, comida y bebida.

Según datos del propio Bayern, se estima que en cada partido se comen 20.000 salchichas y se beben 15.000 refrescos y 40.000 cervezas. Estas últimas de la conocida marca Paulaner al precio de 4,2 euros por medio litro. En Alemania está permitido el consumo de alcohol en los partidos.

Esos 98 millones de euros ingresados en 2017 fueron cuatro millones menos que en 2016, pero ocho millones más que en 2015. En total, un 17% de los 587 millones de euros de ingresos conseguidos por los alemanes durante ese 2017. En la temporada 2014-2015, los beneficios netos que generó el estadio se elevaron a 56 millones de euros. 

Tal es el volumen de ingresos que consigue el Bayern de Múnich por lo que se genera en las tripas de su estadio, que en 2014 terminó de pagar los 346 millones de euros que pidió prestados para afrontar la construcción. No estaba previsto que cumpliera con el crédito hasta 2030. Los germanos se adelantaron 16 años. Todo un hito. 

El nuevo Allianz Arena para la 18-19

El Allianz Arena (que comparte patrocinio con seis estadios más, entre ellos el Juventus Stadium) se terminó de construir en abril de 2005 después de dos años de obras. Sustituyó al viejo Olímpico y albergó el partido inaugural del Mundial de 2006.

Inicialmente estaba previsto que jugaran en él los dos equipos de la ciudad, el propio Bayern y el TSV 1860 Múnich. De hecho, inicialmente el recinto fue financiado por ambos clubes. Sin embargo, los problemas económicos que atenazaban al TSV 1860 Múnich hicieron que, apenas concluida su construcción, en 2006, tuviera que renunciar a la propiedad compartida del estadio.

El Bayern adquirió el 100% del Allianz y se lo arrendó al TSV 1860 Múnich hasta 2017, momento en el que se disolvió el contrato de alquiler con el descenso del TSV a regional. "Con la anulación del contrato, el Allianz Arena ya no acogerá los partidos del TSV 1860 Múnich, además un regreso del club al recinto queda descartado", informó recientemente el Bayern en su página web.

Tras el anuncio, y ya con el Bayern como único equipo que iba a jugar como local en el Allianz, el club anunció que realizaría una importante remodelación en la que destacaría la sustitución de todas sus 75.000 butacas (las viejas se pueden comprar por 20 euros) para dibujar en uno de sus fondos, ya en la próxima temporada, el escudo del Bayern. En un lateral también leerá el nombre del Bayern y en el otro, su lema: 'Mia Sam Mia' (Nosotros somos nosotros).

De paso, el club instaló el pasado verano dos nuevas pantallas de 200 metros cuadrados y un nuevo mecanismo de iluminación con focos LED que le da un aspecto todavía más espectacular. Y para mantener el compromiso del Bayern con el medioambiente, "el Bayern pasará a usar en su estadio vasos reutilizables con el objetivo de evitar el desperdicio y manejar los recursos energéticos de manera más eficiente", informó el club a principios de marzo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin