Economía

Hard Rock invertirá 2.000 millones en el nuevo BCN World

Barcelona, 10 jul (EFE).- La multinacional estadounidense Hard Rock prevé invertir 2.000 millones de euros en el complejo de ocio y turismo que construirá en Vila-seca y Salou (Tarragona), junto al parque temático Port Aventura, y que finalmente se llamará Hard Rock Entertainment World.

Hard Rock ha sido la única empresa que ha presentado oferta para construir el Centro Recreativo Turístico (CRT), antes conocido como BCN World, que aspira a convertirse en "uno de los destinos turísticos más grandes de Europa", con una combinación de hoteles, casinos, centros de convenciones, áreas de ocio, tiendas y restaurantes.

La compañía ha dado a conocer hoy los detalles del proyecto, que se desarrollará en distintas fases, la primera de las cuales estará encabezada por el Hard Rock Hotel & Casino Tarragona.

El operador asegura que la inversión mínima de esta primera fase superará los 600 millones de euros, incluyendo los costes de edificación, adquisición de los terrenos, la compra de mobiliario y otras infraestructuras, y que la construcción del complejo creará más de 11.500 empleos directos e indirectos, con un impacto económico para la región de 1.300 millones de euros.

Según la Generalitat, la puesta en marcha del hotel y el casino permitirá crear 2.176 empleos directos a tiempo completo durante sus primeros cinco años de actividad.

Uno de los edificios centrales de este macrocomplejo de ocio será el Hard Rock Hotel, que tendrá forma de guitarra y contará con 600 habitaciones y 100.000 metros cuadrados.

El casino, uno de los más grandes de Europa, tendrá 1.200 máquinas tragaperras y 100 mesas de juego.

En concreto, el área destinada al juego ocupará un máximo de 9.785 metros cuadrados, de los que 5.737 se destinarán a la actividad de juego y el resto a zonas de servicios y ocio.

El Hard Rock Hotel & Casino Tarragona también ofrecerá a sus huéspedes una piscina de 6.000 metros cuadrados y un auditorio para conciertos con capacidad para unas 15.000 personas.

El complejo proyectado por Hard Rock incluye una colaboración con PortAventura para el desarrollo de un hotel familiar de hasta 500 habitaciones y con Value Retail, la empresa propietaria de La Roca Village, para crear una gran zona comercial.

Será, asegura Hard Rock, "un destino turístico de lujo" de aproximadamente 10.000 metros cuadrados y más de 75 tiendas.

El consejero delegado de Hard Rock International, Jim Allen, ha remarcado que el proyecto atraerá miles de nuevos puestos de trabajo e importantes inversiones extranjeras directas, y que el objetivo es "ofrecer experiencias de hospitalidad y entretenimiento de primera clase en la región".

El departamento de la Vicepresidencia y de Economía y Hacienda de la Generalitat ha admitido hoy a trámite la solicitud de Hard Rock para participar en el concurso para disponer de una autorización de casino para el CRT de Vila-seca y Salou.

El secretario de Hacienda, Lluís Salvadó, ha asegurado que Hard Rock Entertainment World es un proyecto "absolutamente solvente" y "está alineado con el que quería impulsar el Govern".

"Hoy ya no estamos hablando de buenas intenciones ni de dibujos de papel, sino de una empresa determinada que tiene la capacidad económica suficiente para poder abordar el proyecto", ha dicho.

El alcalde de Salou, Pere Granados, y el concejal de Hacienda y Actividad Económica de Vilaseca, Xavier Farriol, han valorado positivamente las cifras dadas a conocer hoy, tanto por la inversión que supone como por los puestos de trabajo que se espera que se creen.

"Aquí empieza todo, pero podremos tener más inversión y más parques temáticos. En nuestra casa, nosotros podemos decir que seremos el Orlando europeo", ha señalado Granados.

Sin embargo, la concreción de proyecto ha suscitado las críticas de la Asociación Catalana de Adicciones Sociales (ACENCAS), que se ha preguntado si "hay suficientes jugadores para tanta oferta" de juego y "si esto no puede provocar un aumento de la ludopatía".

El origen de este proyecto cabe buscarlo a finales de 2011, cuando el magnate estadounidense Sheldon Adelson muestra su interés por instalar en España un gran complejo de ocio y juego, y a partir de ahí se desata en 2012 una competición entre la Comunidad de Madrid y la Generalitat por atraer este proyecto.

Adelson reclama todo tipo de concesiones -urbanísticas, fiscales, laborales e incluso sanitarias, como que se pudiera fumar dentro de los casinos- a cambio de invertir unos 17.000 millones y de generar hasta 260.000 empleos.

A principios de septiembre de ese año Adelson descarta la opción de Cataluña, y pocos días después, el 7 de septiembre, la Generalitat anuncia que suplirá Eurovegas por un proyecto turístico llamado BCN World, liderado por un grupo llamado Veremonte, encabezado por el empresario valenciano Enrique Bañuelos.

En su presentación, la Generalitat y Bañuelos anuncian que el proyecto requerirá una inversión de unos 4.740 millones de euros para construir seis complejos turísticos "temáticos" con casinos, hoteles y centros de convenciones, junto al parque PortAventura, y que se crearán 20.000 puestos de trabajo directos y otros tantos indirectos, para recibir unos 10 millones de visitantes anuales.

Con el paso del tiempo, y a pesar de que el Parlament da luz verde a la rebaja de la tasa impositiva de los casinos del 55 al 10 %, las dimensiones del proyecto y el número de inversores dispuestos a invertir capital se van diluyendo, hasta que la Generalitat admite en 2015 que Veremonte ha abandonado el proyecto y deja de hablar oficialmente de BCN World y pasa a denominarlo CRT.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin