Economía

Enaire prevé iniciar la contratación de 130 nuevos controladores aéreos en 2017

MADRID, 09 (SERVIMEDIA)

Enaire tiene previsto iniciar el proceso para contratar unos 130 nuevos controladores aéreos durante 2017, que se unirán a los 106 cuyo proceso se llevó a cabo el año pasado.

Así lo explicaron a Servimedia fuentes del gestor de navegación aérea, que cuenta con unos 2.000 controladores activos, y que detallaron que actualmente se siguen todavía incorporando nuevos profesionales procedentes de dichas convocatorias, de manera gradual, a sus dependencias, principalmente en los Centros de Control de Barcelona y Palma de Mallorca.

En concreto, esos 106 controladores proceden de dos convocatorias de empleo lanzadas en los años 2015 y 2016, con 45 y 61 plazas, respectivamente. Esas convocatorias, que llegaron tras diez años sin oferta de empleo y recibieron más de 1.200 solicitudes, contemplaban la constitución de una lista de reserva con los candidatos que, habiendo superado el proceso de selección, no obtuvieran ninguna de las plazas ofertadas.

Con esta lista y hasta el 31/12/2018 se podrán ofertar contratos de trabajo para cubrir las vacantes generadas por cualquier causa conforme a la convocatoria, así como aquellas que se produzcan con ocasión de la autorización de nuevas plazas de controlador.

El proceso de selección de dichas convocatorias constó de cuatro etapas y comenzó con una primera fase de carácter eliminatorio en la que los candidatos se enfrentaron a tres exámenes tipo test sobre conocimientos generales, gramática de inglés y evaluación psicológica.

Los aprobados se enfrentaron en la segunda fase a la prueba 'Feast 1' (First European Air Traffic Controller Selection Test), que tiene como objetivo medir las habilidades básicas en materia de toma de decisiones, razonamiento lógico, agudeza visual, atención multitarea y orientación espacial, así como el nivel de inglés.

Aquellos que la pasaron tuvieron que realizar una prueba de 'Feast 2' que consiste en una profundización en la capacidad del candidato para realizar tareas múltiples y más complejas de forma simultánea, y un examen oral de inglés.

La cuarta y última fase constó de dos pruebas: una evaluación clínica de personalidad y una entrevista conductual, orientada a valorar el grado de adecuación del candidato al perfil definido.

(SERVIMEDIA)

09-MAY-17

JBM/GFM/DSB/gja

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin