Economía

La incineración, en auge por costar hasta 1.000 euros menos que la inhumación tradicional

MADRID, 30 (SERVIMEDIA) La incineración de cadáveres es un servicio funerario en claro auge debido a que supone una reducción de costes frente a la inhumación tradicional en tumba o nicho.

La diferencia de precio puede llegar hasta los 1.000 euros debido, principalmente, al menor coste del ataúd, puesto que se utilizan féretros de menor calidad, y al ahorro de la tumba o nicho para el almacenamiento de los restos. Además, en el caso de la inhumación, las tasas municipales son más bajas, según un estudio elaborado por la Unión de Consumidores de España (UCE).

Según estos datos, el coste medio de un sepelio se eleva a 2.200 euros, aunque su precio puede ser mucho más alto. Dicho desembolso incluye los servicios y gastos básicos: nicho, gastos administrativos y féretro. En el caso de la incineración, el coste asciende, de media, a los 1.280 euros.

GASTOS IMPRESCINDIBLES Los primeros trámites son los burocráticos. Estos pueden realizarlos los familiares o bien encomendarlo a la funeraria.

Esta última opción supondrá un sobrecoste. Las empresas funerarias suelen ofrecer un servicio básico para todos estos trámites administrativos que oscilan entre los 200 y los 300 euros.

Asimismo, resulta llamativa la diferencia de tasas establecidas por los Ayuntamientos, que oscila entre los 30 euros de Santa Cruz de Tenerife hasta los 308 de Barcelona, pasando por precios intermedios, como los de La Coruña (70,24 euros) y Valladolid (100 euros).

Los trámites consisten en la obtención del certificado médico de defunción y la inscripción del fallecimiento en el Registro Civil (una gestión que hay que hacer de forma urgente, en las 24 horas posteriores al óbito).

Además, es necesario conseguir la preceptiva licencia de enterramiento o incineración que expide el Ayuntamiento. Existe una gran diferencia de precios de esta licencia entre municipios. Si es necesario un traslado de cadáver a otra localidad se requiere un permiso específico.

Una vez obtenidos los permisos, la familia debe tomar la decisión que va a suponer un mayor desembolso: la adquisición del féretro. Su coste medio suele rondar los 1.200 euros, aunque puede oscilar dependiendo del tipo de materiales, el acabado y la apariencia que se desee. El más económico se puede encontrar por 480 euros (ataúd de la beneficencia) frente a los más caros que llegan a los 6.000 euros.

Hay que recordar que existen ataúdes específicos para incineración (más económicos y de menor calidad) sin olvidar que hay que añadir el coste de la urna para las cenizas, unos 30 euros, además de la cantidad que cuesta la incineración, entre 350 y 500 euros.

La incineración resulta más económica que un enterramiento clásico, ya que se ahorran los gastos de sepultura, nicho o panteón, los gastos de inhumación y colocación de la lápida, que difícilmente bajan de 500 euros.

GASTOS ADICIONALES Los gastos fúnebres y religiosos pueden aumentar dependiendo de otros factores.

El gasto de las flores depende mucho de la época del año y de la variedad y calidad de las mismas. El precio de una corona se sitúa entre los 150 y los 400 euros. La mayor parte de los seguros de decesos incluye como prestación una o dos coronas para entregar en nombre de los beneficiarios.

El oficio religioso suele situarse en torno a los 60 euros, aunque esta cantidad puede variar enormemente dependiendo de dónde se realice y cómo, incluso del tipo de confesión.

Otro gasto bastante común es la publicación de la esquela informativa en prensa, cuyo coste puede oscilar entre los 70 euros de una inserción mínima, hasta los 12.000 euros, dependiendo del tamaño, el diario elegido y el día de la publicación. Los seguros más habituales también suelen contemplar la publicación de, al menos, una esquela de tamaño reducido.

Los servicios de tanatorio suelen ser cada vez más demandados, a la vez que han sido incorporados a las coberturas ordinarias de las pólizas de seguros. Estas ofrecen servicios básicos (uso exclusivo de la sala) hasta otros mucho más complejos que incluyen lencería funeraria, flores, libro de firmas, oficio religioso, gestión de documentación, y coche fúnebre. El precio de los servicios de tanatorio oscila entre los 500 y los 1800 euros.

También se puede sumar un servicio adicional de tanatoestética para mejorar el aspecto de cadáver (unos 95 euros) o tanatoplastia (250 euros).

UCE recuerda a los usuarios que tienen derecho a recibir por escrito un presupuesto previo del sepelio donde se especifiquen todos los servicios que le van a ofrecer y cuánto vale cada uno de ellos. Tanto las empresas de servicios funerarios como las floristerías deben contar con hojas de reclamaciones a disposición de los consumidores y usuarios que las necesiten.

(SERVIMEDIA) 30-OCT-2008 CCB/isp

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud