Economía

Francia y Alemania ya sufren los efectos de la crisis: sus economías se contrajeron en el segundo trimestre

Dinamarca fue el primer país de la Unión Europea en entrar en recesión, pero podría no ser el único. Pese a lo que pudiera parecer, hay candidatos firmes a engrosar las filas del crecimiento negativo por delante de España. Este es el caso de Francia y Alemania, que en el segundo trimestre del año han registrado una contracción de su producto interior bruto. La zona euro también entra en crecimiento negativo: se contrajo un 0,2%.

Los dos motores de la UE, Francia y Alemania, no se han podido librar de la crisis financiera global. Por primera vez en al menos cuatro años, la economía germana ha vuelto a registrar un decrecimiento al retroceder un 0,5% en el segundo trimestre de 2008, frente al 1,3% que creció en el primer trimestre (dato revisado), según datos provisionales de la oficina federal de estadística alemana.

Sin embargo, el dato supera las expectativas de la media de analistas consultados por Bloomberg, que esperaban un descenso del PIB del 0,8%. En términos interanuales el PIB creció un 1,7% desestacionalizado.

Varios detonantes

En el caso de Francia, todavía hay que remontarse más lejos en el tiempo para encontrar un caso de crecimiento negativo, hasta el cuarto trimestre de 2002.

Seis años después, la sombra de la recesión vuelve a planear sobre el país vecino, cuyo PIB se contrajo un 0,3% de abril a junio (dato provisional), frente a la subida del 0,5% del primer trimestre, según la oficina de Estadísticas gala Insee. El dato es peor de lo que esperaban los economistas encuestados por Thomson Financial News, que habían pervisto un crecimiento del 0,2%.

En ambos países, la fortaleza del euro y la inestabilidad de los mercados internacionales han sido los detonantes de estas preocupantes cifras, al incidir de forma directa sobre sus exportaciones. De hecho, Francia el gobierno francés ya había reportado a principios de mes un déficit comercial récord en el primer semestre, hasta 24.387 millones de euros.

Así mismo, el constante avance de la inflación y el desempleo en la Eurozona han influido en en el retroceso de las economías de Francia y Alemania, que el Banco Central Europeo (BCE) ya venía augurando. Sin ir más lejos, a principios de semana el el miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo, Axel Weber, aseguró que el PIB podría ser más bajo de lo esperado, mientras que varios medios germanos hablaban ya de recesión.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud