Economía

Economía/Energía.- Llardén (Enagás) dice que "no parece" que en los próximos años haya un problema de oferta energética

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

El presidente de Enagás, Antonio Llardén, ha señalado este miércoles que "no parece" que en los próximos 20 o 30 años vaya a haber un problema de oferta energética y que no ve una "clara" convergencia de precios a medio plazo.

Llardén ha apuntado durante la Reunión Anual de Sedigás que se ha producido un "cambio en el paradigma en los mercados energéticos", tras una "época de cierta estabilidad", debido a la bajada de los precios del petróleo, entre otros factores. Estas circunstancias dan lugar a un "escenario diferente" en el que hay "sobreabundancia de materia prima", según Llardén.

"No vemos clara una convergencia de precios a medio plazo y parece que van a existir diferencias entre los grandes mercados", ha apuntado Llardén. El cambio de paradigma en el mercado de petróleo y gas es una oportunidad para el sector gasista, según Llardén, ya que "es inevitable una transición energética en el mundo y el gas natural tiene un papel fundamental como 'backup' y como combustible mucho menos contaminante".

Sin embargo, Llardén ha señalado que esta transición se ha hecho "muy rápido" en algunos países y se han olvidado "algunas cosas elementales". "Si de verdad queremos luchar con el cambio climático o somos capaces de encontrar algún mecanismo de precio global para el CO2 o todo el esfuerzo será sacar agua de mar e un cubo y tirarlo en la arena para que se vuelva a filtrar hacia el mar", ha apuntado.

El volumen de consumo de gas en los últimos años se encuentra en Asia, por lo que el futuro se encuentra en ese continente, liderado por "dos locomotoras: China e India", según Llardén. En su opinión, el consumo de gas en Europa "no parece que se vaya a incrementar excesivamente".

Según ha explicado, "es cierto que la UE ha retomado con mucha fuerza la idea de un mercado interior de la energía, especialmente en el terreno gasista", pero es necesario "tener unos costes competitivos" y "unas autopistas que permitan un intercambio y un movimiento real de la energía, en este caso del gas", para evitar que la UE se quede "atrasada respecto al desarrollo del resto del mundo".

Llardén ha recordado que las tres cuartas partes del gas que consume Europa proceden del Rusia y Noruega, por lo que este continente tiene una "enorme dependencia" de dos orígenes de producción. "Hay que convivir con ello", pero también "dotarse de mecanismos razonables" para complementar esas fuentes de suministro, como el oleoducto TransAdriático, que permitirá importar gas de Azerbaiyán y también de Rusia "si se llega a acuerdos razonables".

En este contexto, España puede "jugar un rol un poco mejor" en el mercado del gas, según Llardén, que se ha mostrado "optimista" respecto al futuro de este mercado. En España se ha pasado "la página de la incertidumbre regulatoria" y "por primera vez" existe "un marco estable para cinco o seis años", por lo que "sería muy bueno" aprovechar este tiempo para "colaborar en esta globalización del mercado".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin