Economía

El trabajo doméstico no remunerado supone el 42,5% del PIB español

El trabajo doméstico no remunerado generó un valor de 332.506 millones de euros en 2003, lo que supuso el 42,5% del Producto Interior Bruto (PIB), según un estudio de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas). En concreto, los españoles dedicaron un total de 46.000 horas anuales a la producción doméstica y al voluntariado, lo que se tradujo en 7.916 euros per capita durante dicho ejercicio.

No obstante, el informe apunta que la distribución por sexos fue desigual, ya que las mujeres aportaron el 73,4% del total del trabajo no remunerado.

Según Funcas, el valor del trabajo doméstico representó alrededor del 80% del valor de la producción doméstica, mientras que el consumo intermedio supuso algo menos del 20% y el consumo de capital fijo, alrededor del 3%.

Por funciones, la producción doméstica se repartió entre aquello relacionado con proporcionar alimentación, que representó aproximadamente el 40% del total de dicha producción, seguido por la función de proporcionar alojamiento y las tareas de limpieza y mantenimiento de las viviendas (25%), y por las tareas relacionadas con la función de proporcionar vestido, que no llegaron al 10%.

Asimismo, el estudio destaca la disminución en su participación en la producción doméstica de todos los servicios de cuidado y educación proporcionados por los hogares para sus miembros, que disminuyeron su aportación en 8,2 puntos porcentuales respecto a 1996, hasta el 17,4%.

Distribución desigual

Por otro lado, el estudio señala que la carga de trabajo total fue mayor para las mujeres que para los hombres en 2003, tanto entre semana como durante los fines de semana. Así, el tiempo medio diario dedicado al trabajo a lo largo de toda la semana fue de 7 horas y 9 minutos para las mujeres y de 6 horas y 8 minutos para los hombres.

La diferencia de una hora entre mujeres y hombres se debe al mayor tiempo dedicado por las mujeres al trabajo no remunerado en el hogar --4,54 horas de las mujeres por 1,48 horas de los hombres--, una diferencia que se compensa parcialmente con el tiempo dedicado por hombres y mujeres al trabajo remunerado --2,01 horas de las mujeres y 4,10 horas de los hombres--.

La actividad del hogar donde la participación de hombres y mujeres estuvo más equilibrada fue en el cuidado y la educación, por la mayor implicación relativa de los hombres.

La alimentación, lo que más tiempo lleva

Por su parte, dentro de la función de alimentación, la prepararación de comidas fue que la que más tiempo consumió, tanto para mujeres como para hombres. No obstante, la distribución entre ambos sexos fue desigual: 1 hora y 19 minutos diarios para las mujeres y sólo 20 minutos para los hombres.

Además, el porcentaje de participación en la función de proporcionar alimentación fue claramente superior en las mujeres (86,6%) frente a los hombres (45,4%) a lo largo de toda la semana, si bien los hombres aumentaron ligeramente su participación durante los fines de semana, hasta un 47,1%, mientras que disminuyó la de las mujeres (85,6%).

Sólo 9 minutos a la semana para limpiar

Dentro de la función de proporcionar alojamiento, la limpieza del interior de la vivienda fue la actividad que más tiempo consumió, con notables diferencias entre hombre y mujeres. Así las mujeres emplearon un total de 53 minutos frente a los escasos 9 minutos de los hombres a lo largo de toda la semana.

En lo referido a las tareas de proporcionar vestido, el reparto también fue desigual: mientras un 39% de mujeres realizó tareas relacionadas con el vestido dentro del hogar, sólo un 3,4% de hombres lo hizo.

Por lo que respecta al tiempo empleado en proporcionar cuidados y educación, las mujeres dedicaron 49 minutos de media, frente a los 26 minutos de los hombres, una diferencia que se redujo notablemente los fines de semana, cuando el tiempo medio pasó a ser de 35 minutos para las mujeres y de 28 para los hombres.

En general, el porcentaje de hombres y mujeres que realizaron tareas relacionadas con la función de proporcionar cuidados y educación fue del 32,2% y del 26,4% respectivamente.

Influencia de los ingresos mensuales

Según el informe de Funcas, el tiempo medio diario dedicado por las mujeres al trabajo no remunerado en el hogar desciende a medida que aumentan los ingresos netos totales del hogar.

Así, las mujeres de hogares con ingresos menores a 1.000 euros dedican poco más de 5 horas a estas tareas, mientras que el tiempo se reduce a algo más de 4 horas para las mujeres de hogares con ingresos superiores a 2.000 euros.

Sin embargo, el estudio no aprecia diferencias significativas en el caso de los hombres en relación con el nivel de ingresos, aunque sí detecta una cierta correlación negativa entre ingresos y trabajo no remunerado, es decir, a mayores ingresos, el tiempo medio de trabajo no remunerado es menor.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud