Economía

Bruselas rebaja cuatro décimas el crecimiento de España para 2015 hasta el 1,7%

  • Empeora los cálculos de crecimiento de Rajoy que esperaba un crecimiento del 2%
  • España no cumplirá los objetivos de déficit ni en 2015 ni en 2016

Jarro de agua fría de la Comisión Europea (CE). Bruselas prevé que la economía española crezca un 1,2% este año (una décima más de lo que había calculado en primavera) y un 1,7% en 2015 (cifra que supone una rebaja de cuatro décimas respecto al 2,1% que vaticinó en mayo), para acelerarse hasta el 2,2% en 2016. En cuanto a la tasa de paro, espera que se reduzca desde el 24,8% de media en 2014 hasta el 23,5% el año que viene y se quedará en el 22,2% en 2016-

Las previsiones de otoño de la CE empeoran el cuadro macroeconómico del Gobierno español. Según los cálculos nacionales, se espera un crecimiento del 1,3% este año y del 2% el que viene y un nivel de paro del 24,7% y del 22,9%.

Incumplimiento del déficit

El déficit es otra de las asignaturas pendientes. España cumplirá este año el objetivo con un margen de dos décimas, al situarlo en el 5,6% del PIB frente al 5,8% exigido, pero incumplirá la meta para 2015 y 2016 si no toman nuevas a medidas para atajar el desvío. 

Los todavía elevados déficit públicos de España y un bajo crecimiento nominal situarán la deuda en el 98,1% este año antes de dispararla hasta el 101,2% en 2015 y el 102,1% en 2016.

La CE considera que la consolidación fiscal continúa en España en 2014, con un déficit general del 3,4% del PIB a mitad de año, 0,3 puntos porcentuales mejor que el año pasado, sin tener en cuenta la ayuda a la banca en dificultades.

Con todo, el déficit para el conjunto del año bajará al 5,6% frente al 6,3% del PIB de 2013, igualmente sin contar las recapitalizaciones bancarias.

Demanda doméstica

"Tras una ralentización temporal en la segunda mitad del 2014, el crecimiento del PIB aumentará en 2015 y en 2016, apoyado en particular por la subida del empleo y la mejora de las condiciones de financiación", apunta el informe de Bruselas. El crecimiento vendrá principalmente de la demanda doméstica, pero las exportaciones volverán a ganar impulso en los próximos meses gracias a la mejora de la competitividad y a la ligera recuperación de los principales mercados de exportación de España.

En todo caso, "la corrección del desequilibrio exterior se ralentizará y los altos niveles de deuda privada y pública implican que las presiones para el desapalancamiento seguirán pesando sobre el crecimiento".

Bruselas considera que "el ajuste en la construcción parece estar próximo a su punto de inflexión y se espera un modesto repunte, en particular para la inversión residencial". La inflación se mantendrá en negativo a corto plazo (-0,1% de media en 2014), y aumentará ligeramente hasta el 0,5% en 2015 y el 1,2% en 2016.

Italia y Francia, entre los países con peores resultados

Entre los grandes países de la eurozona, los peores resultados corresponden a Italia (cuya economía se contraerá este año un 0,4% y volverá a crecer sólo un 0,6% en 2015 y un 1,1% en 2016) y a Francia (con un crecimiento del 0,3% en 2014, el 0,7% el año que viene y el 1,5% en 2016). La economía alemana avanzará este año un 1,3%, aminorará su crecimiento hasta el 1,1% el año que viene y volverá a acelerarse hasta el 1,8% en 2016.

En contraste, el crecimiento se acelera en los países que más sufrieron la crisis de deuda y se vieron obligados a realizar reformas. Además del caso español, Irlanda crecerá este año un 4,6% y luego se estabilizará en el 3,6% en 2015 y el 3,7% en 2016. Grecia volverá este año al crecimiento con un avance del 0,6%, y se acelerará hasta el 2,9% el año que viene y el 3,7% en 2016.

La inflación continuará baja

La inflación se mantendrá muy baja en lo que queda de 2014. A medida que la actividad económica se refuerce graduamente y los salarios aumenten, los precios subirán también ayudados por la reciente depreciación del euro. En la UE, la inflación pasará del 0,6% en 2014 al 1% en 2015 y el 1,6% en 2016, mientras que en la eurozona el nivel de precios aumentará del 0,5% este año al 0,8% el año que viene y sólo se acelerará hasta el 1,5% en 2016, todavía lejos del objetivo del 2% del BCE.

El déficit público seguirá bajando este año, aunque más lentamente que en 2013, hasta el 3% en la UE y el 2,6% en la eurozona. La reducción continuará durante los dos próximos años gracias al refuerzo de la actividad económica. Por su parte, el nivel de deuda tocará techo el año que viene en el 88,3% y el 94,8%, respectivamente.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud