Economía

¿Por dónde empieza el cambio? "El problema no es solamente de la casta política, sino del pueblo"

  • España se enfrenta a un momento histórico de marcado carácter político...
  • ... pero la posibilidad de un futuro mejor pasa por una renovación política

El CENDEAC, el Centro de Documentación y Estudios Avanzados de Arte Contemporáneo de Murcia, organiza "España sin (un) franco. I Congreso de pensadores nacidos después de 1975" los días 15, 16 y 17 de octubre. ¿El objetivo? Abrir un canal de pensamiento y de discusión pública que proporcione herramientas a la sociedad para seguir avanzando. Y todo desde la perspectiva de una generación que no participó en la construcción del orden político y social que alumbró la Transición, que ya no es capaz de obtener un respaldo mayoritario.

Dieciséis profesionales de diferentes campos e ideologías analizarán la relación de España con Europa, la Constitución de 1978, el Estado, las Comunidades Autónomas y la Ciudad desde la muerte de Franco hasta la actualidad.

El evento, que se podrá seguir por a través del canal YouTube del CENDEAC, supone el primer encuentro de estas características desde el final de la dictadura. elEconomista ha conversado en Murcia con Antonio Hidalgo y Javier Fuentes Feo, dos de los directores del Congreso junto a Ernesto Castro Córdoba.

"Me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida", decía Woody Allen.

El futuro es un multiplicador de inestabilidades, pero la incertidumbre que se acumula en él nunca es absoluta, sino relativa. Nuestras decisiones lo condicionan continuamente y reducen el marco de lo que será posible hacer el día de mañana. Por eso es tan importante tenerlo en cuenta a la hora de analizar nuestras acciones. Seguramente, esta fue una de las conquistas decisivas de la Ilustración: no sólo valorar el futuro como una dimensión fundamental del tiempo, sino hacerlo dependiente de la acción humana. Aunque, como se sabe, los dos siglos que nos separan de aquella época han obligado a modificar muchos de los elementos básicos de ese discurso.

Hoy, por ejemplo, carecemos de razones suficientes, tanto de orden cultural como histórico, como para hacer una lectura optimista del futuro y creer que el paso del tiempo nos garantiza la conquista de una vida emancipada, con altas dosis de libertad y civismo. De hecho, existen muchas razones para ser pesimistas. Pero lo importante no es eso exactamente, sino el hecho de que nos encontramos en un momento histórico de marcado carácter político. Pues la política tiene que ver con el futuro; y son decisiones políticas las que han de encauzar la situación actual y establecer las condiciones de posibilidad de un futuro más digno para todos.

En España ha comenzado a ponerse de manifiesto que muchas de las instituciones que ordenan el Estado carecen de una legitimación fuerte, donde estén incluidas todas las partes. El congreso "España sin (un) franco" se organiza con la voluntad de recoger estas tensiones y poner sobre la mesa un diagnóstico complejo acerca de lo que ha ocurrido en estos últimos treinta y nueve años. Entendemos que cualquier proyecto de futuro, y por tanto también las decisiones que tomemos en el presente, deben apoyarse en un análisis riguroso de aquellas decisiones que nos han conducido al lugar en donde nos encontramos ahora.

Necesitamos abrir las ventanas para que entre aire fresco. El mundo ha cambiado pero en España hay muchas cosas que apenas se han movido... ¿Tan muerto está el "Régimen del 78"?

Los regímenes políticos que han sido capaces de persistir en el tiempo y de obtener un amplio reconocimiento social suelen tener mucha fuerza y habilidades suficientes como para evitar su ruina. El denominado "Régimen del 78" se ha levantado sobre un gran consenso social y, a pesar de sus propias carencias, ya sean de calidad democrática o de modelo económico, ha proporcionado las bases materiales y simbólicas necesarias como para perdurar con un alto grado de estabilidad interna. Lo que sucede actualmente, como se ha señalado desde diferentes ámbitos, es que algunas de las líneas fuertes sobre las que se ha organizado ese consenso social han perdido su pregnancia, es decir, que ya no son capaces de obtener un respaldo social amplio.

Pensemos, por ejemplo, en la monarquía y las manifestaciones que siguieron a la coronación de Felipe VI; en el desafío que Catalunya ha lanzado al modelo de organización territorial del Estado; en la desconfianza que generan los dos grandes partidos sobre los que se ha vertebrado la geometría política nacional, el PP y el PSOE, como demostraron las últimas elecciones europeas; en la ilusión y energía que están recogiendo nuevas formaciones políticas como Podemos, Guanyem y Ganemos, en muchas partes del país.

Sumemos a esto la situación gravísima en la que se encuentran amplios sectores de la sociedad, con un paro que ronda el 25%, y el ataque directo al Estado de derecho y las libertades que implican ciertas leyes y reformas que han tenido lugar en los últimos años, desde la reforma del artículo 135 de la Constitución hasta la conocida como Ley mordaza o la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Estas cuestiones, y otras como la corrupción generalizada o las "puertas giratorias", sugieren que existen razones suficientes como para cambiar el marco de convivencia que nos dimos en 1978.

Todos tienen en común que nacieron después de 1975... ¿Cómo surge la idea de juntar a un puñado de pensadores de ideologías diferentes y de perfiles profesionales tan dispares?

La primera idea del congreso surge en una conversación telemática entre Ernesto Castro, codirector del congreso, y Gustavo Sanromán, que participará en la mesa dedicada a las Comunidades Autónomas. A partir de ahí empezamos a trabajar intensamente con Ernesto en la configuración, diseño, estructura y selección de ponentes.

¿Por qué 1975? Según ha escrito Gregorio Morán, los días comprendidos entre el 1 de octubre de la Plaza de Oriente y el 20 de noviembre, día de la muerte en la cama, de Francisco Franco, sirven "para describirnos tal como éramos". Tomamos aquella fecha como un punto de inflexión decisivo para la historia del país: sin haber comenzado propiamente la Transición, nada facilitaba entonces un pronóstico claro acerca de por dónde iban a orientarse las cosas.

Recordemos, de manera telegráfica, algunos momentos clave del ciclo que se abre en ese momento: el 18 de noviembre del 1976 se aprueba la Ley de Reforma Política; en abril de 1977 se legaliza el PCE, ese mismo año se convocan las primeras elecciones democráticas y se firman los Pactos de la Moncloa, y un año después se ratifica la Constitución por medio de referéndum. Durante esos años, y hasta la victoria del PSOE a finales de 1982, sin olvidar los acontecimientos del 23F, se articula un modelo de Estado que en las décadas siguientes sabrá encontrar la forma de perdurar en el tiempo sin derrumbarse, a pesar de sus puntos débiles, como demuestra el debate actual en torno al Título VIII del texto constitucional.

A este período de casi cuarenta años, el periodista Guillem Martínez lo ha denominado como "Cultura de la Transición", la cual vendría caracterizada, entre otras cosas, por la desaparición o el bloqueo de los "productos culturales problemáticos" y la hegemonía de una cierta "ideología del consenso". Sin entrar a valorar en detalle este diagnóstico, lo cierto es que durante las últimas tres décadas se han elaborado numerosos relatos encargados de justificar las decisiones políticas que se tomaron durante la Transición, así como la estructura de Estado, sus referentes principales, y las coordenadas de organización social vigentes.

Baste recordar, por ejemplo, las continuas recomendaciones a "olvidar" y "no remover el pasado", la imperiosa necesidad de reconciliación de las llamadas "dos Españas" sin exigencia alguna de perdón ni de responsabilidades, o el elogio continuo de los consensos del 78. Hoy ese proyecto hegemónico hace aguas. La sociedad civil comienza a exigir cambios en el terreno de la vida en común y de la política. Pero tales exigencias deben acompañarse de procesos reflexivos serios y contundentes.

De ahí surge nuestra voluntad de integrar en el congreso perspectivas heterogéneas, no sólo sobre la historia reciente de España, sino también sobre posibles modelos de futuro. Los consensos instituidos no deben nunca bloquear los debates, si éstos se realizan de manera racional y con argumentos. Las ideas están para ser discutidas, y la función de un congreso como "España sin (un) franco" es habilitar un espacio adecuado para ello.

Si no se ponen a prueba mediante la discusión, no tendremos oportunidad de valorar la consistencia de las diferentes propuestas que se expondrán en las cinco sesiones.

Liberales, conservadores, comunistas, libertarios, socialdemócratas... ¿Qué puede haber de nuevo en palabras que suenan tan viejas?

Las palabras nunca envejecen de forma natural, sino por causas de orden económico, político, cultural y, en suma, histórico. En este sentido, debemos asumir que la juventud o la vejez de una palabra depende siempre de las condiciones materiales de una época y, por supuesto, de la interpretación que sobre ella instaure el relato hegemónico.

Existen innumerables casos de que esto es así, por ejemplo en relación al comunismo tras la caída del Muro de Berlín y el empuje de las tesis del "fin de la historia". El debate actual en torno a los "comunes" o "bienes comunales" responde igualmente a un proceso de recuperación de términos y prácticas que han sido marginados durante siglos. Miembros del Observatorio Metropolitano de Madrid, que estará presente en el congreso, están trabajando sobre estas cuestiones.

O, por poner un último ejemplo: ¿no daba la impresión de que el hundimiento de Lehman Brothers iba a ejercer el mismo efecto sobre la palabra "neoliberalismo"? Aunque se haya puesto de manifiesto su disfuncionalidad para una gran parte de la población mundial, no faltan ejemplos de agentes sociales con fuerza discursiva y política que intentan mantener su relevancia e impedir que pase a ser una palabra obsoleta.

Las estrategias han sido, en muchos casos, interesantes, porque se basaban en señalar que lo que habíamos tenido durante casi tres décadas, desde la herencia de Thatcher a las regulaciones impuestas desde Europa a los Estados miembros, no respondía exactamente a las coordenadas del auténtico liberalismo, sino que se trataba más bien de políticas socialistas. Es un debate que estará presente, seguro, en el congreso.

Por otra parte, y más allá de estas disquisiciones sobre la actualidad de ciertas palabras, debemos reconocer que cada una de ellas remite a tradiciones muy sólidas, a través de las cuales podemos comprender prácticas diferentes de gobierno, hábitos sociales aún existentes y estilos de organizar la sociedad. Es el caso, por poner un ejemplo más, del movimiento libertario, cuyo papel durante la Transición y las primeras décadas de la democracia será también revisado en el congreso. De modo que, aunque "suenen a viejas", las propuestas teóricas y prácticas que amparan esas palabras nos ofrecen en muchas ocasiones buenas herramientas para el debate y la reflexión sobre el futuro.

¿Qué queremos ser y qué tipo de vida queremos vivir? Entiendo que "España sin (un) franco" intenta responder a este tipo de cuestiones fundamentales. La crisis le está abriendo los ojos a mucha gente y estamos ante un momento inmejorable para promover cambios.

Como hemos dicho antes, el país atraviesa un momento de gran inestabilidad, puesto que los referentes en base a los cuales hemos manejado nuestro sentido de la pertenencia y nuestra confianza en el sistema ya no resultan tan efectivos. La crisis, que no es solamente económica, sino, como se suele decir, también política e institucional, amplía el marco de nuestra expectativas porque nos hemos percatado de que ciertos comportamientos ya no son posibles.

En este sentido, el problema no es solamente de "la casta", como ahora se llama a la clase política y a las élites económicas que forman su entorno, sino también del "pueblo". Nos referimos al hablar de "pueblo" a los ciudadanos que también hemos contribuido al desarrollo del sistema que hoy está en crisis.

No es cuestión de que nos culpabilicemos a nosotros mismos, y por supuesto no estamos en absoluto de acuerdo con esa idea de que "hemos vivido por encima de nuestras posibilidades", pero es evidente que un proceso de cambio político no implica solamente correcciones "por arriba", sino también correcciones "por abajo" que promuevan formas distintas de sociabilidad y autocomprensión de nuestra posición dentro de la sociedad.

Esto no se va a producir de un día para otro, pero en el ciclo que abrieron las protestas de 2011 sí podemos encontrar pasos importantes en este sentido.

Política, economía, cultura, comunicación, organización ciudadana... ¿Cuál es el objetivo del Congreso? ¿Nace con vocación de permanecer en el tiempo?

Resumiéndolo mucho, diríamos que el congreso tiene como objetivo fundamental "dar que pensar". El CENDEAC es una institución pública dedicada al análisis y el estudio de la cultura y el arte de nuestro tiempo. En ese sentido, nuestra vocación es tratar de comprender la actualidad en toda su complejidad y proporcionar herramientas a la ciudadanía para que se enfrente a ella con más fuerza, sabiduría y responsabilidad. Esa es la vocación de este congreso: abrir un canal de pensamiento y de discusión pública.

Respecto a la vocación de futuro, el propio desarrollo del congreso nos lo dirá. Sin duda hay muchos problemas que han quedado fuera de esta edición. Cuestiones como la relación de España con América Latina, por ejemplo, que resultan determinantes y en esta ocasión no los podremos abordar.

En cualquier caso, tenemos que dejar claro que hoy las instituciones públicas como el CENDEAC pasan por momentos complicados. Nuestros presupuestos han quedado reducidos y nuestro futuro está siempre en el aire. Trabajamos día a día para demostrar que nuestra labor es importante para la sociedad. En ese sentido, esperamos que el congreso lo sea.

comentariosforum39WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 39

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Apatrida
A Favor
En Contra

Sin duda hace falta un cambio, el pueblo pasa de todo.

Pasamos de la crisis, del paro, del ebola, de las tarjetas B, de jordi pujol.

Se rien en nuestra cara y lo estamos pagando todos que lo sepais.

Personalmente mi futuro ya pasa por irme de este pais, como la mayoria de universitarios y gente preparada.

hasta que nadie diga basta! esto sigue igual, no hay esperanza.

señores... son ya 7 años de crisis en España y nadie mueve un dedo.

Puntuación 91
#1
Carmelo
A Favor
En Contra

Cuando en el curso de los acontecimientos humanos se hace necesario para un pueblo disolver los vínculos políticos que lo han ligado a otro y tomar entre las naciones de la tierra el puesto separado e igual a que las leyes de la naturaleza y el Dios de esa naturaleza le dan derecho, un justo respeto al juicio de la humanidad exige que declare las causas que lo impulsan a la separación.

Sostenemos como evidentes estas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se haga destructora de estos principios, el pueblo tiene el derecho a reformarla o abolirla e instituir un nuevo gobierno que se funde en dichos principios, y a organizar sus poderes en la forma que a su juicio ofrecerá las mayores probabilidades de alcanzar su seguridad y felicidad. La prudencia, claro está, aconsejará que no se cambie por motivos leves y transitorios gobiernos de antiguo establecidos; y, en efecto, toda la experiencia ha demostrado que la humanidad está más dispuesta a padecer, mientras los males sean tolerables, que a hacerse justicia aboliendo las formas a que está acostumbrada. Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, dirigida invariablemente al mismo objetivo, demuestra el designio de someter al pueblo a un despotismo absoluto, es su derecho, es su deber , derrocar ese gobierno y establecer nuevos resguardos para su futura seguridad. Tal ha sido el paciente sufrimiento de estas colonias; tal es ahora la necesidad que las obliga a reformar su anterior sistema de gobierno.

Y en apoyo de esta Declaración, con absoluta confianza en la protección de la Divina Providencia, empeñamos nuestra vida, nuestra hacienda y nuestro sagrado honor.

Primeros y útimo párrafo de la Declaración de Independencia de los EEUU -4 de Julio de 1.776-

Por cuanto las prácticas de los políticos de España -Gobierno y Oposición, mayoritaria o no- contribuye clara y definitivamente a destruir estos principios y apuntan al sometimiento del pueblo hacia ellos, me veo en la necesidad de hacerla propia y suscribir todos sus párrafos -especialmente el último-.

Las "actitudes", la opción que se elija... dependen de cada uno de nosotros.

COMO elemento para debate de tantos "pensadores"... creo que sería SUFICIENTE

Puntuación 10
#2
Lc
A Favor
En Contra

No hay arreglo y la historia pasada lo demuestra

Puntuación 0
#3
basurero de FCC
A Favor
En Contra

PAKITO EL TXOKOLATERO se terminó si estamos así es gracias a personajillos de esa calaña, en este país algo de ILUSTRACIÓN o algo de conocimiento ya existe?? aparte de la sin razón del FASCISMO o COMUNISMOS???...el cambio va sólo, la libertad os da miedo?? hace falta ser tonto para que te de miedo la LIBERTAD con mayúsculas...

Puntuación -3
#4
Uno
A Favor
En Contra

Otra pantomima. El cambio no viene de arriba-abajo sinó al reves ...y no siempre con exito

Puntuación 26
#5
Bilbo
A Favor
En Contra

Claro que el pueblo es culpable. Si huviesemos hecho como el pueblo vasco y descerrajado a tiros a los que se pasaban de listos, ahora estaríamos como los vascos, con la mitad de paro y mucha mejor calidad de vida. ¿Casta? ¿Qué casta? Yo sólo veo borregos con corbata a los que ha que tratar como se trata a los borregos. A palos, que otro lenguaje no entienden. El ejemplo de Caja Madrid deja bien claro cómo son, cómo viven, cómo piensan y cómo hay que tratarlos.

Puntuación 54
#6
ya se vera el cambio ,las teorias fallan
A Favor
En Contra

Si el cambio lo han de hacer los que mandan ahora sin contar con el pueblo , ya vemos lo que nos espera ,el cambio que se hará será con sangre ,como pasa siempre en todas las civilizaciones ,el que tiene la sartén por el mango no la quiere dejar, prefiere la masacre que perder los privilegios

Puntuación 40
#7
JUAN
A Favor
En Contra

EL PROBLEMA ES LA CASTA QUE SOLO TRABAJA PARA GENERAR BIENESTAR PROPIO Y PARA SUS FAMILIAS, FIRMAN CUALQUIER COSA DANDO IGUAL QUE LO PAGUE EL CONTRIBULLENTE O POR UN PUESTO EN LA ADMINISTRACION Y SI TE COGEN PIDO PERDON NI DIMITO Y ME RIO JAJA JA JA. AQUI HACEMOS LO QUE NOS PLACE.

PERO SE ESTA ACABANDO EL BOLO, VAMOS A RECUPERAR LA SOBERANIA ENTRE TODOS. VAMOS PODEMOS

Puntuación 27
#8
eu
A Favor
En Contra

Afortunadamente la tendencia está cambiando..y de abajo hacia arriba..ahora todo dios quiere subirse al carro "promotor" de ese cambio.

Puntuación 14
#9
tere
A Favor
En Contra

El problema de España no son sus políticos es la soberana estupidez de sus habitantes.

Puntuación 67
#10
Pepa
A Favor
En Contra

Si continúan los mismos políticos y con las mentiras de siempre, esto acabará muy mal. Los de abajo ya son demasiados y tienen poco que perder; asi pues sólo falta limpiar la casa común y echarlos a todos.

Puntuación 23
#11
Ascodetodo
A Favor
En Contra

Y yo para no tener, no tengo ni mierda en las tripas.

Puntuación 9
#12
Uyuyuy
A Favor
En Contra

Las políticas de la casta ladrona parasitaria del PP y del PSOE ya sabemos a donde conducen (corrupción , desahucios , deuda , paro y miseria) , tendremos que votar ahora a PODEMOS.

Puntuación 13
#13
palurdos en su mayorí­a
A Favor
En Contra

un pueblo que bota mayoritaria mente 2veces a una basura como zapatero

se merece lo peor

Puntuación 0
#14
patadas a los corruptos
A Favor
En Contra

Hay que echar éstos ladrones a patadas, que ellos no se quitan de la mamandurria.

Puntuación 30
#15
Aurelio
A Favor
En Contra

Un pueblo que se mira al ombligo, no se forma, no se responsabiliza, solo quiere subvenciones, pagas sociales, TODO GRATIS! No tiene futuro. Solo hay futuro si hay una formación que enseñe a pensar libremente, sin adoctrinamientos. Y eso no interesa a nadie, ni al PNV, ni al PP, ni al PSOE, ni a ERC, ni a las TVs de turno, a nadie...y menos a Podemos. SOY MUY PESIMISTA, y desgraciadamente llegamos tarde a un cambio tranquilo.

Puntuación 19
#16
eu
A Favor
En Contra

Aurelio...perdona, pero para adoctrinados los que lleváis votando a la misma casta-calaña desde hace 40 años. Afortunadamente se os acaba

Puntuación 0
#17
esceptico total
A Favor
En Contra

Congreso patrocinado por el Urdangarin de turno.

Puntuación 2
#18
al adoctrinado
A Favor
En Contra

16 Tu adoctrinamiento te impide ver todo lo que nos han robado y sin ser gratis que nos cuesta un riñón, anda y enjuagaté el cerebro.

Puntuación 5
#19
jasp
A Favor
En Contra

Qué culpa tiene el pueblo de que los políticos sean unos sinvergüenzas ? Oiga, y que lo son todos, además de altos cargos.

Puntuación 3
#20
NeoMatrixReloaded
A Favor
En Contra

Es preferible una buena dictadura que una mala ''democracia''.

Y aquí tenemos lo peor de lo llamado democrático.

Puntuación 1
#21
Chronos.
A Favor
En Contra

"El número de millonarios de España alcanzó los 465.000 a mitad de año, lo que supone un aumento del 24% respecto al mismo periodo de 2013, según un informe de Credit Suisse".

¿Alguien necesita más explicaciones?

Puntuación 13
#22
Carlos López
A Favor
En Contra

Podemos. Una izquierda disfuncional camuflada de referente moral. Y todos haciéndole la campaña de moralista extremo. ¡Qué cosas!

Puntuación 4
#23
Ramiro
A Favor
En Contra

Lo cierto es que lo que se supone que debe ser un ejemplo para el pueblo no deja de postular una conducta de corrupción incontrolada que deja sin valores a un pueblo que ya deviene de malos ejemplos institucionales

Puntuación 3
#24
Al 23
A Favor
En Contra

Las políticas de la casta ladrona parasitaria del PP y del PSOE ya sabemos a donde conducen (corrupción , desahucios , deuda , paro y miseria) , tendremos que votar ahora a PODEMOS.

Puntuación 9
#25