Economía

Moody's mantiene la nota de Francia en "Aa1" con perspectiva negativa

Manuel Valls

La agencia de calificación de riesgos Moody's mantuvo hoy la nota de la deuda soberana de Francia en su segundo escalón, "Aa1", con perspectiva negativa a largo plazo.

"El país conserva fuerzas significativas, principalmente la talla y la salud de su economía, así como una carga de deuda sostenible a pesar de una erosión continua y gradual de su solidez económica y presupuestaria" de Francia, indicó Moody's en un comunicado.

La agencia valoró positivamente "el renovado compromiso del gobierno de acelerar las reformas estructurales", por lo que dos años después de que Francia perdiera el "sobresaliente financiero" de esa agencia, la triple A, Moody's de no encuentra motivos para una nueva degradación.

La decisión llega según el calendario previsto, después de que el jueves el diario "L'Opinion", anticipara erróneamente que Moody's rebajaría la nota de Francia un escalón, filtración que ha motivado una investigación del regulador financiero galo.

"Los niveles de popularidad históricamente débiles del Gobierno reflejan las presiones a las que está sometido", señaló Moody's en un comunicado, en el que destacó que "el reciente voto de confianza parlamentario" al Ejecutivo de Manuel Valls "ha reafirmado su mandato legislativo para aplicar una serie de reformas susceptibles de favorecer el crecimiento".

El primer ministro francés superó esta semana una moción de confianza en la Asamblea Nacional con un discurso esencialmente económico en el que reafirmó la senda de las reformas del gobierno, como la rebaja de 40.000 millones de euros en cargas sociales a las empresas para fomentar el empleo.

Valls superó el voto de los diputados con mayoría relativa, un margen de apoyo menor que el pasado abril, cuando obtuvo el respaldo de la mayoría absoluta de la cámara baja.

Moody's entiende que existen "riesgos importantes" de que esas reformas para reducir el gasto público y ganar competitividad no lleguen a aplicarse y por ello mantiene "la perspectiva negativa de la deuda soberana de Francia".

Además, la agencia valoró negativamente el reciente recorte de las perspectivas de crecimiento del Ejecutivo, que redujo el aumento estimado del PIB este año del 1 al 0,4 por ciento, y el anuncio de que París necesitará hasta 2017 para hacer caer el déficit público por debajo del 3 %, dos años más de lo prometido.

Tras conocer la decisión de Moody's, el ministro francés de Finanzas, Michel Sapin, declaró en un comunicado que el mantenimiento de la calificación "reafirma la calidad de la firma del Estado francés".

"Esta decisión refleja la coherencia de nuestra estrategia económica: la aplicación de un pacto de responsabilidad y de solidaridad así como de reformas para encontrar una economía más competitiva y por tanto más crecimiento y empleo de manera sostenible", agregó Sapin.

El ministro valoró que Moody's reconozca "la pertinencia del compromiso del gobierno de acelerar las reformas a favor del crecimiento y de aplicar su plan de ahorro presupuestario", que pasa por gastar 50.000 millones de euros menos entre 2015 y 2017.

"La deuda francesa está entre las más seguras y las más líquidas de la zona euro", agregó Sapin, quien consideró que esa "confianza de los inversores se alimenta de una estrategia económica coherente" que "se inscribe en un marco de acción más amplio, a favor del crecimiento en la zona euro".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud