Economía

Putin modificará la lista de alimentos vetados a la UE por el impacto en Rusia

  • Los rusos menos acomodados temen subidas de precios por las prohibiciones
El primer ministro ruso, Vladimir Putin. Foto: Archivo

Rusia anunció ayer que modificará la lista de alimentos occidentales cuya importación fue prohibida y que afectó a aquellos países que adoptaron sanciones contra Moscú debido a su papel en el conflicto ucraniano. El viceprimer ministro ruso, Arkadi Dvórkovich, afirmó que la lista de productos prohibidos se rectificará debido a su impacto en ciertas categorías de la población. Por su parte, el primer ministro húngaro, Viktor Orban, afirma que la Unión Europea "se ha pegado un tiro en el pie" al sancionar a Rusia.

Igualmente, especificó que introducirán una excepción al veto para permitir la importación de productos para diabéticos, alérgicos, complementos dietéticos para deportistas, así como semillas y piensos para los cultivos agrícolas con el fin de garantizar la competitividad de la producción doméstica.

De hecho, la imposición de sanciones contra productos perecederos procedentes de Occidente preocupa a ciertos sectores de la población rusa menos acomodada, que temen un aumento de los precios. Mientas, el presidente ruso, Vladimir Putin, defendió la prohibición de las importaciones occidentales introducida hace una semana y argumentó que "nuestras acciones son: primero, legales; segundo, fundadas y además irán en beneficio de la economía".

Sin embargo, sí reconoció que hace cuatro años el país no podía introducir un embargo de alimentos occidentales, ya que los productores rusos no estaban preparados.

Rusia, lo primero

Pese a la modificación en la lista de productos vetados, el presidente de Rusia, insistió en que no son solo "medidas de venganza" contra Occidente. En primer lugar, explicó Putin, "son medidas para apoyar a los productores domésticos y abrir nuestros mercados a los países y productores más dispuestos a cooperar con Rusia y más preparados para esta cooperación".

En el marco de un discurso en el que abogó por resolver, antes que nada, los problemas nacionales de los rusos y dotar a la ciudadanía de una "alta calidad de vida", el presidente ruso comentó que el futuro de Rusia únicamente está en sus manos y reiteró también que para él, "lo más importante son los asuntos internos".

En este sentido, Putin subrayó la necesidad de avanzar con "dignidad" pero con "calma", de tal forma que Rusia sea capaz de progresar sin "aislarse del mundo exterior", sin romper relaciones con los "aliados" y, al mismo tiempo impedir tratos "insolentes" y "tutoriales" por parte de otros países. Para finalizar, Putin añadió que Rusia no necesita "guerras" para consolidarse como potencia, "sino un trabajo persistente".

Más ayudas de la UE

Mientras tanto, desde Bruselas, se anunciaron más ayudas financieras a los productores de frutas y verduras de la Unión Europea a principios de la semana que viene para intentar evitar un hundimiento de los precios.

Sin embargo, la UE ha declarado que el sector ya sufría un hundimiento de los precios antes de la prohibición rusa, aunque el embargo ha empeorado la situación. Otra de las alternativas que se barajan sería llevar el caso a la Organización Mundial del Comercio, aunque los abogados creen que podría ser un error.

Igualmente, los ministros de Agricultura esperan revisar la situación en una reunión extraordinaria convocada para el mes de septiembre.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud