Economía

Reino Unido se convierte en el nuevo paraíso fiscal para las empresas estadounidenses

¿Qué tienen en común empresas como el grupo de medios Liberty Global, la farmacéutica Pfizer y la 'reina de los plátanos' Chiquita? Las tres son estadounidenses y las tres planean ahorrar impuestos trasladando su sede fiscal a Reino Unido, el nuevo destino de moda para domiciliar las cuentas corporativas.

Tradicionalmente, cuando las compañías estadounidenses querían acortar su factura en tasas, por lo general se ubicaban en islas del Caribe o en Suiza. Sin embargo, esta costumbre está cambiando.

Según recoge Reuters, las medidas de apoyo de Londres a empresas, como son las exenciones fiscales a los dividendos obtenidos por filiales fuera del territorio británico o los límites a los tributos que deben abonar por propiedades y actividad, incluida la que se genera en otros países, gustan cada vez más.

Por este motivo, muchas multinacionales de EEUU se están decantando por el Reino Unido a la hora de establecer su base de operaciones, aunque solo sobre el papel.

"Hemos cambiado nuestra estructura corporativa y ahora estamos legalmente domiciliados en Reino Unido, pero nuestras oficinas centrales y nuestro equipo gestor siguen en EEUU", explica Suzanne Spera, directora de relaciones con inversores de Rowan Companies, compañía especializada en exploraciones para la industria del gas y del petróleo.

"Ha sido positivo: hemos sacado partido del intento de minimizar la cuantía de los impuestos", añade Spera. Y, de acuerdo con los datos recopilados en la documentación de la empresa, este hecho es completamente cierto. La tasa efectiva de impuestos pagados por Rowan en 2013 fue del 3,3%, frente al porcentaje del 34,6% al que tuvo que hacer frente en 2008. Y esto, cumpliendo puntualmente con todos los compromisos fiscales británicos, puntualizan desde Rowan.

Una lista creciente

No existe un listado oficial con los nombres de las compañías que se han movido hacia las islas británicas. Sin embargo, fuentes consultadas por la agencia de noticias del gobierno británico, así como abogados y asesores fiscales calculan que unas siete han hecho ya el cambio de sede fiscal: Aon, CNH Global, Delphi Automotive, Ensco, Liberty Global y Noble.

Otra que lo ha intentado pero ha fracasado en sus planes iniciales ha sido Pfizer, cuyo movimiento sobre AstraZeneca pretendía, además de hacerse con la farmacéutica británica, aligerar el peso fiscal con el traslado a Londres.

Así, son cada vez más las empresas que se benefician (o planean hacerlo) de la menor presión tributaria de Reino Unido, pero Londres rechaza que esto pueda identificarse con un paraíso fiscal.

"Reino Unido no es un paraíso fiscal. En 2015, nuestra principal tasa de sociedades será del 20%, muy por encima de los niveles vistos en los paraísos fiscales", asegura a Reuters una portavoz del Tesoro británico que insiste en que los recientes cambios se han hecho para favorecer la inversión en el país. 

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud