Economía

La renta de los hogares españoles ha caído el 8,5% desde el inicio de la crisis

  • La escalada del paro es la principal causa del descenso de rentas

La crisis que estalló en 2007, los nueve trimestres consecutivos de recesión vividos por España y la lenta recuperación de la actividad económica desde la segunda mitad de 2013 no sólo han empeorado las grandes cifras de la macroeconomía -el PIB, el paro, el déficit, la deuda o los salarios-, sino que han tenido un duro efecto en los hogares españoles, que han perdido el 8,5% de la renta disponible que tenían antes de la crisis.

Así lo certifica la última Encuesta Financiera de las Familias (EFF), elaborada por el Banco de España y publicada en su boletín de enero, según la cual un hogar español ingresaba 25.400 euros en 2010.

Ahora bien, la crisis no ha afectado a todos por igual, ya que las pérdidas de recursos más cuantiosas las han sufrido las familias con rentas medias y bajas, como pone en evidencia La Caixa Research en su último informe, que disecciona la citada encuesta de coyuntura de la autoridad monetaria.

¿A quién afecta más?

En detalle, los expertos de La Caixa muestran cómo los hogares con ingresos entre los percentiles 20 y 60, esto es, los de menores rentas -en una escala que va del 10, que marca el mínimo de recursos, hasta el 100, que señala los mayores niveles de ingresos- perdieron el 10% de sus ingresos en comparación con el año 2007, mientras que las familias más pudientes -ingresos superiores al percentil 80- no sólo no vieron mermados los recursos financieros, sino que experimentaron un ligero incremento.

Otro efecto de la recesión sobre los hogares es el repunte de la desigualdad, según constata un estudio de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), que sitúa a España como uno de los países europeos donde más ha aumentado la brecha entre familias, "debido a la profunda caída de las rentas más bajas y al mayor crecimiento que la media de las rentas más altas".

Otros analistas, como la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigación Económica (IVIE), elevan hasta el 15% el descalabro de la renta disponible durante la crisis, según el informe Crecimiento y competitividad, presentado a finales de 2013. Este estudio resalta asimismo que la caída fue aún mayor en las rentas de mercado, es decir, en los ingresos que provienen de sueldos, del autoempleo o de las rentas del capital, y que habrían bajado en torno al 20% desde la crisis.

La escalada del paro, que afecta al 26,03% de la población activa, es la principal causa de este descenso de rentas. De hecho, en 2011 ya habían desaparecido dos terceras partes de los puestos de trabajo destruidos hasta la fecha, lo que, según La Caixa, indica que los datos de la Encuesta Financiera de las Familias de 2011 son perfectamente extrapolables a la actualidad. En suma: el paro también golpea más en hogares deprimidos.

Para muestra, un botón: a causa del empobrecimiento sobrevenido por el repunte del desempleo, uno de cada tres hogares en España padece pobreza energética, es decir, 1,2 millones personas no pueden pagar el recibo de la luz, según la Asociación de Ciencias Ambientales; el 142 por ciento más que en 2007.

En paralelo a la menor renta , las familias sufren la pérdida de valor de sus activos reales, que disminuyeron desde el 89,1 por ciento en el primer trimestre de 2009 al 84,4 por ciento a fin de 2011. Es decir, casi cinco puntos (4,7 puntos) de bajada sobre el período precrisis.

La caída de precios de la vivienda -que aún no ha tocado fondo-, las bajas rentabilidades obtenidas por los instrumentos de previsión social privada complementaria, así como los vaivenes de la inversión en bolsa en los más de seis años de crisis y la merma sufrida por el ahorro particular han contribuido al empobrecimiento general.

Un índice de coyuntura de los hogares que da señales positivas es el desapalancamiento. Así, en enero de 2014 la deuda de las familias con las entidades era de 781.487 millones, lo que significa el nivel más bajo desde diciembre de 2006, y 4.500 millones menos que en diciembre de 2013, según el Banco de España.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud