Economía

La Lavandería Central, paralizada y los trabajadores de "permiso retribuido"

Madrid, 30 nov (EFE).- El trabajo de la Lavandería Centro Hospitalaria de Mejorada del Campo está suspendido, ya que los empleados del pasado turno de noche, de mañana y de esta tarde han recibido la notificación de que se encuentran en situación de "permiso retribuido".

Así lo ha confirmado a Efe el presidente de la Asociación de Empleados de la Lavandería Hospitalaria, Francisco Ronco, quien ha señalado que, pasada la medianoche, recibieron un aviso de la Dirección de Recursos Humanos de la Comunidad de Madrid de que, de forma indefinida, los trabajadores pasaban a estar de permiso remunerado.

Los empleados abandonaron su encierro en las instalaciones del centro y, según Ronco, actualmente ya no hay ninguno en el interior.

El presidente de la Asociación de Empleados de Lavandería Hospitalaria ha explicado que quienes hoy acuden a su puesto de trabajo son acompañados por vigilantes de seguridad hasta sus taquillas para recoger sus enseres y abandonar el centro.

Los trabajadores interinos o eventuales de la Lavandería Centro Hospitalaria comenzaron ayer a recibir el burofax en el que se les anuncia "su cese" una vez que mañana, domingo, la UTE Flisa y Lavandería Industrial Laundry Center asuma este servicio.

En esta lavandería hospitalaria trabajan unas 350 personas, en su mayoría mujeres, de unos 45 años de media, residentes en Mejorada del Campo y muchas de las cuales sufren alguna discapacidad física, ha manifestado a Efe el secretario del sector de Salud y Servicios Sociosanitarios del sindicato, Ignacio Hernández.

Del total de empleados, 120 son fijos que, a partir de mañana, serán recolocados en los diferentes hospitales de la región.

De los 230 trabajadores restantes -interinos o eventuales-, según Ronco, unos ochenta han aceptado las condiciones laborales que ofrece la nueva empresa -bajada salarial del 43 por ciento hasta los 600 euros mensuales, posibilidad de traslado a otros centros de trabajo e instauración de turnos rotatorios-.

En las últimas semanas, los sindicatos UGT, CCOO y CGT han criticado que el SERMAS haya eludido su responsabilidad y no haya obligado a la UTE a mantener unas condiciones laborales "dignas" para los trabajadores, al tiempo que han defendido el carácter público de este servicio de lavandería que ha funcionado "adecuadamente".

La adjudicación del contrato del servicio de lavandería de ropa de diecinueve centros del Servicio Madrileño de Salud a la referida UTE se produjo el pasado 3 de octubre y, según las previsiones del Gobierno regional, supondrá un ahorro de más de 36 millones de euros.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint