Economía

Sala i Martín: "El capitalismo no es perfecto, pero reduce la pobreza mundial"

Xavier Sala i Martín. Imagen: Archivo

Se se convirtiese la riqueza de todos los superricos de la historia a los precios actuales y se hiciese una clasificación de las personas más adineradas de todos los tiempos, se llegaría a la conclusión de que el primero en la lista es el emperador Mansa Musa I de Mali, que vivió entre 1280 y 1337.

Así comienza el Catedrático de Economía de la Universidad de Columbia, Xavier Sala i Martín, el último post de su blog. La afirmación forma parte de un extracto de su próximo libro y le sirve de introducción a un texto que termina con la conclusión de que si bien el capitalismo no es un sistema económico perfecto, es el mejor cuando se trata de reducir la pobreza en el mundo.

A pesar de su inmensa y obscena riqueza, escribe Sala i Martín en su artículo, "Mansa Musa nunca comió pizza o chocolate, nunca fue al cine y nunca pudo tomar una aspirina cuando tenía dolor de cabeza. No tenía acceso a Google ni a los periódicos de todo el mundo de manera instantánea y gratuita; no tenía Whatsapp, ni Facebook, ni teléfono móvil". Es decir, prosigue el autor, "aunque parezca mentira, todo esto que el hombre más rico de la historia nunca pudo hacer, lo tiene el trabajador medio de una economía capitalista".

A través de la historia las sociedades humanas han sido formadas por unos pocos ciudadanos muy ricos y una aplastante mayoría de pobres, escribe Sala i Martín. El 99,9% de los ciudadanos de todas las sociedades de la historia, desde los cazadores y recolectores de la edad de piedra, hasta los campesinos fenicios, griegos, etruscos, romanos, godos u otomanos de la antigüedad vivieron en situación de pobreza extrema. "Todas, absolutamente todas esas sociedades tenían a la mayoría de la población al límite de la subsistencia hasta el punto que, cuando el clima no acompañaba, una parte importante de ellos moría de inanición".

No obstante, esta situación empezó a cambiar en 1760, cuando un nuevo sistema económico nacido en Inglaterra y Holanda, el capitalismo, provocó una revolución económica que cambió las cosas para siempre. "En poco más de 200 años, el capitalismo ha hecho que el trabajador medio de una economía de mercado media no solo haya dejado de vivir en la frontera de la subsistencia, sino que incluso tenga acceso a placeres que el hombre más rico de la historia, el emperador Mansa Musa I, no podía ni imaginar".

Algunos dirán, señala Sala i Martín, que los trabajadores de hoy pueden disfrutar de todas estas comodidades gracias al progreso tecnológico y no gracias a la economía de mercado. La pregunta, sin embargo, es: ¿por qué se inventaron la aspirina, el aire acondicionado, el Whatsapp o el teléfono móvil? ¿Y por qué se inventaron en economías capitalistas?

"La respuesta es que los inventores buscaban beneficiarse económicamente de sus innovaciones, y el sistema capitalista les proporcionaba los incentivos correctos para que eso ocurriera".

En este punto, el Catedrático de Economía de la Universidad de Columbia recuerda que en 1970, el 30% de la población mundial vivía con menos de un dólar al día. En el año 2011 (último año para el que disponemos de datos), la tasa de pobreza era de menos del 5%. "Es decir, la tasa de pobreza se ha dividido por 6 desde 1970. ¿Qué ha pasado desde entonces? Pues, entre otras cosas, que los países más poblados y más pobres del mundo abandonaron los sistemas socialistas de planificación que los condenaban a la pobreza y adoptaron el capitalismo como forma de organización económica".

"El caso más espectacular es el del país más poblado de todos: China. Cuando Mao Tse Tung murió en septiembre de 1976, el 66% de los 1.200 millones de chinos vivía con menos de un dólar al día. Un par de años después, su sucesor Den Xiao Ping introdujo el capitalismo como sistema económico. Cuando murió Mao, había 615 millones de ciudadanos pobres en su país. De ellos, un total de 612 millones de personas han dejado de ser pobres gracias a que el sistema económico ha cambiado". Y algo parecido ocurrió en la India, señala, que en 1991 abandonó su sistema socialista de planificación quinquenal e introdujo una tímida liberalización de mercado.

"No, el capitalismo no es un sistema económico perfecto. Pero cuando se trata de reducir la pobreza en el mundo, es el mejor sistema económico que jamás ha visto el hombre", concluye Sala i Martín.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud