Economía

Los inversores ya no podrán creer que su dinero está más seguro fuera de España

El Ministerio de Economía asegura que los inversores ya no tendrán razones para creer que su dinero está más seguro fuera de España, por ejemplo en otro país europeo con mejor calificación y una mayor robustez de su finanzas públicas.

Según han explicado hoy fuentes del departamento que dirige Luis de Guindos, el acuerdo de esta semana de los ministros de Finanzas de la UE ha sido determinante para disipar cualquier duda sobre si los ahorros están mejor en un país u otro de la región.

Es decir, la historia de Chipre no se volverá a repetir porque se estableció que cuando se rescate un banco, los primeros en asumir pérdidas serán los accionistas, luego los tenedores de deuda y, por último, los ahorradores con más de 100.000 euros.

Esto será así en toda la UE, con indiferencia de la ubicación geográfica del banco que haya que auxiliar, puesto que antes de recurrir al dinero del contribuyente y el apoyo concreto de un Estado se obligará a que los inversores asuman pérdidas por igual en cualquier país, equivalentes al 8 % del pasivo de las entidades.

A partir de ahí, si la entidad rescatada aún necesita más dinero, un Estado podrá aportar hasta un 5% más de fondos, pero para proteger al resto de acreedores y depositantes de la institución.

Este mecanismo de resolución común realmente no funcionará de forma efectiva hasta 2018, pero desde Economía inciden en que la Comisión Europea establecerá el próximo mes de agosto las reglas a seguir desde ya y ello hará que los mercados reaccionen.

De hecho, consideran que "va a tener una incidencia muy pronto" y ello se trasladará en una financiación más barata para la banca española porque "poco a poco (los inversores) se van a ir fijando en las entidades mejor gestionadas y no en los países en los que están ubicadas".

Hasta hace muy poco, las grandes entidades españolas reconocían que la debilidad de España les penalizaba y se preguntaban cómo era posible que entidades con una menor fortaleza se financiaran más barato en los mercados mayoristas por el simple hecho de ser alemanas, holandesas o suecas.

Además, para la puesta en marcha de un mecanismo común para el rescate de las entidades en Europa es preciso que cada país cuente con un colchón para asumir la caída de una de sus entidades.

En el caso de España, si se tiene en cuenta que existe ya el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) y el Fondo de Reestructuración Bancaria (FROB), el camino parece más fácil y en Economía creen que las cantidades que deberá aportar la banca serán "asumibles".

La idea es que el fondo de resolución bancaria junto con el de garantía de depósitos equivalga al 1,3% de los depósitos en 2025 para lo que los bancos deberán empezar a hacerse aportaciones desde 2015, a un ritmo similar al que lo hacen las entidades españolas en este momento.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud