Economía

El Bundesbank da a entender que los españoles son mucho más "ricos" que los alemanes

  • El español tipo sería el triple de "rico" que el alemán tipo
  • La comparativa no tiene sentido: es de años distintos
  • El Buba podría querer reafirmar su postura sobre los rescates
Jens Weidmann, presidente del Bundesbank. Foto: archivo

¿Son los españoles más ricos que los alemanes? Según ha dado a entender el Bundesbank, sí. La polémica ha saltado a los medios de comunicación, tanto alemanes como españoles, después de que el banco central germano publicara ayer sus resultados de la Encuesta Financiera de las Familias y los comparase con los de otros países.

Sin embargo, la comparativa tiene poco sentido: se refiere a años diferentes y en el caso de España se remonta a antes de la estrepitosa caída de la economía desde 2008, con su consecuente batacazo inmobiliario. Es más, el Bundesbank, banco central alemán, podría estar buscando algo más en el contexto europeo actual.

Los datos de la discordia

Según los datos, la riqueza neta media de los hogares alemanes (vivienda, coche, activos financieros), descontando las deudas, es de 195.000 euros, mientras que en el caso de España la cifra se dispara hasta los 286.000 euros. Lo más curioso es que estos datos también tienen en cuenta el desempleo o el IPC, apartados donde España, con mucho más paro y más inflación, no sale precisamente beneficiada.

La diferencia es más sangrante si se mira el hogar tipo (la mediana estadística, es decir, el hogar que tiene el mismo número de hogares por encima y por debajo en la lista, lo que elimina el efecto de los muy ricos o los muy pobres). En el caso de Alemania aquí la cifra es de 51.000 euros, mientras que en el caso de España es de 178.000 euros.

Es decir, un español tipo sería tres veces más rico que un alemán y además la desigualdad en nuestro país sería mucho menor, ya que hay menos diferencia entre la media y la mediana.

La razón principal que esconden estos datos es muy clara: la vivienda. En España el 82% de los hogares tiene una vivienda en propiedad, porcentaje que en Alemania baja hasta el 44%.

Según estos datos, los hogares españoles no serían solo mucho más ricos que los alemanes, sino también más que los italianos, franceses y austríacos. El hogar tipo italiano  tendría una riqueza de 164.000 euros, el francés de 114.000 euros y el austríaco de 76.000 euros.

Una comparativa poco apropiada

Sin embargo, la comparación tiene truco. El propio Bundesbank pone salvedades en su informe sobre si es apropiado comparar datos, pero es que los datos son imposibles de comparar, ya que los de España se refieren a 2008, la última vez que se realizó, mientras que los de Alemania se refieren a 2011.

Esta encuesta se realiza en todos los países del euro y se espera que el BCE publique los datos globales en el primer semestre de este año. Es decir, es bastante probable que cuando se actualicen los datos de España se vea reflejado el enorme desplome de la vivienda, ya que justo en 2008 comenzó el pinchazo de la burbuja inmobiliaria (y de otros activos). Entonces se podrá medir con más exactitud la diferencia entre la "riqueza" de ambos países.

Otro problema añadido es que no se añade al cálculo el sistema de protección social de cada país, lo que distorsiona mucho el cálculo de la riqueza de los individuos de cada país.

¿Cuál es el objetivo del Bundesbank?

¿Y por qué lo hace público el Bundesbank si todavía no hay datos comparables de manera rigurosa? Desde el banco de inversión Nordea se apunta a que Weidmann quiere mandar un mensaje a los países como España que están en crisis: "hay mucha riqueza todavía que puede ser gravada como forma de equilibrar las cuentas públicas".

Nordea explica que cuando el equipo de Weidmann publica algo, es muy importante analizar el contexto y la oportunidad tanto como el contenido. Lanzar el mensaje de que el contribuyente medio alemán es mucho más pobre que el español o el italiano en un momento como el que vive la Eurozona parece de todo menos inocente.

Con todos los países en plena consolidación fiscal, reequilibrio dentro de la economía y rescates varios, el asunto de quién paga la fiesta es capital. Y aunque el Bundesbank ("solo ofrecen una visión limitada de los estándares de vida o riqueza de una sociedad, particularmente en comparativas internacionales") se muestra cauto a la hora de interpretar los datos, parece evidente que el estudio busca apoyar la postura alemana, según el banco de inversión: los países en problemas pueden y deben asumir gran parte del coste.

No hay que olvidar que el objetivo de esta encuesta, armonizada para la Eurozona, es mejorar el proceso de toma de decisiones de los bancos centrales y faciliar una mejora de la evaluación de los efectos de la política monetaria y la estabilidad del sistema financiero, como recuerda el propio Deutsche Bank.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud