Economía

Golpe a familias y autónomos: Grecia aumenta la presión fiscal a la clase media

La nueva ley de impuestos, que inició hoy su tramitación parlamentaria y ha sido exigida a Grecia por sus acreedores internacionales, elevará la presión fiscal sobre la clase media para recaudar 2.500 millones de euros más el próximo año.

El proyecto pretende, según el Ministerio de Finanzas, "crear un sistema impositivo más justo, simple y eficiente, que favorezca el crecimiento y que aplique un nuevo marco más riguroso en la lucha contra la evasión fiscal".

En este sentido, los ocho niveles sobre los que se establecía la base impositiva quedarán reducidos a tres y, a partir de ahora, los asalariados que perciban hasta 25.000 euros anuales pagarán un 22% del impuesto equivalente al IRPF español; un 32% aquellos que ganen hasta 42.000 euros y 42% aquellos con ingresos superiores a los 42.000.

Respecto al sistema anterior, pagarán algo menos de impuestos aquellos que ganen más de 100.000 euros anuales, que hasta ahora pagaban un impuesto del 45%. La franja de los trabajadores con salarios entre los 23.000 y los 50.000 euros serán aquellos que vean subir la carga impositiva.

También se incrementará la presión fiscal sobre los autónomos, que deberán pagar un mínimo del 26% de sus ingresos al Estado, así como los agricultores, a los que se elimina cualquier tipo de exención fiscal y pasarán a cotizar como autónomos.

También se eliminan las exenciones impositivas por hijos, aunque se prevé el incremento de las ayudas a las familias numerosas con menos recursos.

El impuesto sobre los beneficios empresariales se elevará del 20 al 26% pero, en cambio, los impuestos sobre dividendos repartidos se reduce considerablemente, del 25 al 10%. También se reducirá el impuestos sobre las rentas derivadas de propiedades del 40 al 32,8%.

Golpe a familias y autónomos

El diario económico Naftemporiki calificó la nueva ley de "golpe para las familias, los autónomos y los pequeños negocios". Según una inspectora y directora de una oficina de Hacienda consultada por EFE, la reforma fiscal se ceba especialmente en la clase media.

"Esta ley beneficia a la gente con ingresos más altos y a los asalariados con ingresos anuales de menos de 10.000 euros. Por otra parte está perjudicando a las pequeñas empresas y a los que ejercen profesiones liberales que ingresan menos de 40.000 euros anuales", explicó bajo la condición del anonimato.

Esta reforma de la ley de impuestos, que será aprobada por el parlamento en las próximas semanas, era una de las exigencias de la llamada troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional).

Desde mayo de 2010, el desempleo ha pasado del 11 al 26% y más de 100.000 pequeños negocios han cerrado, aunque el déficit público se ha reducido del 15 al 6%.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud