Economía

Economía/Finanzas.- La OCDE expresa su preocupación por la intervención de Suiza en el mercado de divisas

PARIS, 24 (EUROPA PRESS)

La decisión del Banco Nacional de Suiza (BNS) de fijar un límite mínimo de cotización del franco suizo frente al euro puede resultar apropiada en el contexto de su mandato de garantizar la estabilidad de precios, pero desde un punto de vista más amplio puede afectar negativamente al comercio y a los flujos globales de capitales, según ha advertido el secretiario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Angel Gurría.

"Estoy preocupado respecto a un contexto más amplio; varios países han adoptado medidas unilaterales, incluyendo intervenciones en las divisas y otras decisiones para influir en los flujos de capitales", indica el directivo mexicano de la organización internacional en un informe sobre la economía helvética.

"Si bien todas estas medidas fueron introducidas para alcanzar legítimos objetivos de política a nivel doméstico, existe el riesgo de que, si se generalizan, podrían llegar a tener efectos negativos sobre el comercio y los flujos globales de capitales", añade Gurría.

En este sentido, el secretario general de la OCDE subraya que "Suiza no es una isla", por lo que el país no es inmune a la inestabilidad en los mercados globales debido a sus estrechos vínculos con la eurozona y el resto del mundo y apunta dos posibles vulnerabilidades, como el tipo de cambio y el sector bancario.

"El franco suizo ha vuelto a ser un refugio para los inversores, lo que ha elevado su tipo de cambio, dañando a las exportaciones y perspectivas de crecimiento de Suiza", reconoce Gurría.

"La decisión del Banco Nacional de Suiza de introducir un suelo para el cambio entre el franco y el euro fue apropiada en el contexto de su mandato de mantener la estabilidad de precios", añadió.

El Banco Nacional de Suiza (SNB) decidió el pasado 6 de septiembre fijar "con efectos inmediatos" un cambio mínimo de 1,20 francos suizos por euro en los mercados de divisas en un último esfuerzo por detener la "masiva" apreciación de la moneda helvética, utilizada como valor refugio por los inversores ante el incremento de la incertidumbre macroeconómica y en los mercados financieros.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin