Economía

Madrid establece la libertad total de horarios y de aperturas comerciales

La Comunidad de Madrid está a punto de romper el statu quo intervencionista en el que se desenvuelve la actividad comercial en España en sus dos frentes principales, la eliminación de la licencia de apertura previa y la libertad absoluta de horarios y aperturas para toda clase de comercios en domingos y festivos en el territorio de la comunidad. Los sindicatos anuncian movilizaciones contra la liberalización comercial.

El proyecto de Ley, que con toda probabilidad aprobará hoy el Consejo de Gobierno que preside Esperanza Aguirre, ha evolucionado en sentido más aperturista de lo que se anunció inicialmente, ya que algunas de las limitaciones que se habían previsto se han mostrado como carentes de sentido económico, una vez aceptado el principio de la liberalización.

La primera de las medidas hace referencia a la puesta en marcha del negocio comercial. En aplicación de las competencias plenas de la comunidad autónoma en materia de suelo y en materia de comercio interno, los emprendedores ya no tendrán que esperar la concesión de una licencia de apertura por parte del municipio en el que se encuentren localizadas las instalaciones. Bastará con la presentación en el ayuntamiento de una declaración responsable, basada en la buena fe del comerciante, en la que se incluyen el proyecto técnico de acuerdo con la normativa relativa a edificación y el pago de la tasa correspondiente. De esta manera se podrá abrir un establecimiento sin tener que esperar a la licencia de obras o a la licencia de apertura que supone un retraso de meses y, en algunos casos, de años. Este sistema regirá incluso para las grandes superficies y otros desarrollos comerciales.

Según el borrador del proyecto de ley, el declarante debe asegurar, bajo su responsabilidad, que cumple los requisitos legales establecidos, que dispone de la documentación pertinente y que mantendrá su cumplimiento mientras desarrolle la actividad comercial. La presentación de la documentación y el pago de la tasa serán, de facto, una licencia para operar y será el municipio el que supervise que se cumple lo establecido en la declaración.

El régimen sancionador se mantiene en potestad de los municipios, pero basado en los nuevos principios de operación.

Libertad de apertura y horario

En el primer borrador del proyecto de Ley de Dinamización el Gobierno de la Comunidad de Madrid preveía ampliar la libertad de horarios de manera parcial, con limitaciones de superficies (que se ampliaban a los 700 metros cuadrados desde los 300 anteriores) y también de sectores concretos de actividad.

A lo largo de las consultas efectuadas y de los estudios económicos pertinentes se ha llegado a la conclusión de que esas limitaciones resultaban artificiosas, por lo que el borrador que se presenta hoy al Consejo de Gobierno opta por la liberalización completa de las aperturas en festivos y domingos, de tal manera que será cada comerciante quien decida con plena libertad y sin limitaciones legales en el territorio de la comunidad autónoma los domingos y festivos en los que desarrollará su actividad comercial.

No se trata, en consecuencia, de una imposición a los comerciantes sino de que éstos, con plena posibilidad legal, abran su establecimiento comercial en las circunstancias más convenientes para su actividad en el ámbito de la Comunidad de Madrid.

El consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad, Percival Manglano, considera que el proceso de desintervención comercial que se pone en marcha y que culminará con su aprobación en la Asamblea de Madrid aproximadamente en el mes de marzo, dará como resultado la creación de unos 20.500 puestos de trabajo, a tenor de experiencias parciales como la de las declaradas zonas de gran afluencia turística de la capital, como el barrio de la Puerta del Sol, en el que los empleos creados por la apertura en festivos han sido 650. El impacto económico para la región alcanzaría, según dichos estudios, un incremento del 0,6 del PIB de la comunidad autónoma, unos 900 millones de euros, en parte debido a que los casi 10 millones de turistas que llegan a la comunidad, tanto nacionales como extranjeros, encuentran facilidades comerciales que ahora se van a ampliar.

Los estudios de base señalan que en los diez últimos años, los locales comerciales han aumentado el 1,6 por ciento, frente a una caída nacional del -1,8 por ciento en el mismo periodo y la ocupación ha aumentado en 67.900 trabajadores, una tasa del 34 por ciento, frente a un aumento del 21 por ciento en el conjunto de España.

El borrador del proyecto de ley cuenta con el apoyo explícito de la patronal madrileña CEIM.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud