Economía

La confianza de los inversores alemanes en la economía no era tan baja desde 1993

El peligro de una recesión en EEUU pesa sobre los inversores alemanes. Y es que el Centro para la Investigación Económica Europea (ZEW) informó este martes de que su índice de confianza inversora cayó a -41,6 puntos en enero frente a los -37,2 de diciembre, más de lo esperado. En tanto, el PIB de la locomotora europea creció un 2,5% en 2007 frente al 2,9% de 2006.

"El mayor factor de riesgo para la evolución de la coyuntura alemana es el peligro de una recesión en EEUU debido a la crisis financiera", dijo el presidente del instituto ZEW, Wolfgang Franz, añadiendo que este factor junto con la fortaleza del euro dañará las exportaciones alemanas.

Por ello, los inversores y analistas tienen puestas sus esperanzas en el consumo privado, que apoyado por la mejora del mercado laboral podría empujar la mayor economía de la zona del euro, según el ZEW. Al mismo tiempo, el incremento de los precios de algunos bienes lastra las necesidades diarias del consumo privado.

"El consumo tendrá en los próximos meses una importancia decisiva para la evolución coyuntural, si bien la introducción de salarios mínimos o las exigencias salariales exageradas no son adecuadas para aumentar el consumo ya que están unidas a pérdidas de puestos de trabajo", apostilló Franz.

La valoración de la situación actual de la economía alemana también empeoró también en enero en 6,9 puntos, hasta 56,6 puntos. Las perspectivas coyunturales para la zona del euro bajaron en enero hasta menos 41,7 puntos, 6 puntos menos que en diciembre.

El instituto ZEW realizó esta encuesta a 270 analista e inversores institucionales entre el 24 de diciembre y el 14 de enero.

Desaceleración económica

El Producto Interior Bruto (PIB) se expandió un 2,5 por ciento en el 2007, a pesar del debilitamiento del consumo privado. Sin embargo, esto representó una bajada desde el 2,9 por ciento del año anterior. Un alza en el impuesto al valor agregado, y la mayor ansiedad de las familias con respecto a la disminución del poder adquisitivo, afectaron al consumo en el 2007.

Las cifras detalladas del 2007 muestran que el comercio neto sumó 1,4 puntos porcentuales al crecimiento. La inversión bruta en capital aportó 0,9 puntos. El consumo privado hizo una contribución negativa al crecimiento, de 0,2 puntos porcentuales. "Nuevamente, el crecimiento depende de las exportaciones", destaca un economista de DekaBank, Andreas Scheuerle, sobre los datos del 2007.

Los economistas esperan que un incremento del consumo privado respalde a la economía este año, cuando se anticipa una reducción del impulso de las exportaciones. A pesar de ello, la actividad seguirá desacelerándose. El ministro alemán de Finanzas, Peer Steinbrueck, espera que el gobierno recorte su previsión de crecimiento del PIB para este año a una cifra por debajo el 2%.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin