Economía

Un gravamen común para las empresas en Europa tendría más excepciones que reglas

  • París y Berlín tienen mucho trabajo para mitigar los efectos sobre el resto de países

Con tantos acuerdos de brocha gorda, el Viejo Continente corre el peligro de perpetuarse en una espiral de propósitos que no consiguen materializarse. Así lo hicieron el martes la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y ahora resta lo más difícil: dar forma al pacto del eje franco-alemán. Uno de sus objetivos principales reside en la creación de un Impuesto de Sociedades común en Alemania y Francia que debería entrar en vigor en 2013. Pero para lograrlo hace falta mucho trabajo técnico dirigido a definir la tasa impositiva tras la armonización y las consecuencias sobre el resto de los socios del euro.

Según el analista de Citi, José Luis Campuzano, el tipo del nuevo Impuesto de Sociedades en ambos países podría rondar la media de los que actualmente gravan la actividad empresarial gala y alemana. O dicho de otro modo, en opinión de Campuzano, Francia reducirá en parte el suyo y Alemania lo elevará hasta alcanzar una tasa "intermedia" para materializar esa armonización.

Desde Banca March, en cambio, no consideran tan relevante los valores finales en sí mismos. Y Ofelia Marín explica que la mediada adoptada por París y Berlín pretende principalmente "dar ejemplo" y añade también que no sólo se trata de equiparar las bases imponibles, sino también "todo lo que hay detrás", deducciones, amortizaciones, etc. Porque, conforme expone Marín, el tipo efectivo suele distar mucho del nominal como consecuencia de las múltiples variantes que recoge el impuesto.

Calendario progresivo

Nuria Álvarez, de Renta 4, asegura que en este caso "lo lógico" consistiría en realizar un "estudio de impacto para minimizar las consecuencias de la armonización" sobre ambas economías y, en esencia, con el objetivo de que el saldo de la iniciativa no arroje "vencedores ni perdedores". Y, más aún, Álvarez incide en que el nuevo tipo impositivo "debería tener en cuenta el de los restantes estados del euro" y contar con el "consenso" de los socios de la zona euro. Al menos, si el objetivo pasa por extender la medida al resto del Viejo Continente. Por este motivo, entiende asimismo que tanto Alemania como Francia tendrían que definir un "calendario progresivo" con la intención de que las secuelas de la decisión con relación a los diferentes sectores de actividad se "vean diluidos en el tiempo".

Respecto a los efectos colaterales que la armonización desencadenará en los socios de la moneda común, José Luis Campuzano considera que la acción desembocará en una paulatina convergencia de los impuestos de Sociedades. Según pronostica, la acción conducirá a que el resto de socios comunitarios sitúen sus gravámenes en niveles similares. Aunque, eso sí, tal y como prevé Ofelia María, se dejará cierto "margen de discrecionalidad" a los diferentes países que comparten el euro.

Brecha enorme

La brecha entre los estados miembros, de momento, oscila desde valores que rebasan por poco el 12,5% a tasas cercanas al 35. Francia, de hecho, cuenta con un tipo del 34,4%. Tras el país galo, se sitúan Bélgica (33,9%), España (30%) e Italia (27,5%), mientras que Alemania se queda en el 29,8.

La media comunitaria, en concreto, ronda el 27% y sólo un país como Irlanda se descuelga con un impuesto de Sociedades en el 12,5%. Dublín además seguirá resistiéndose a recortarlo al entender que penalizaría en gran medida la actividad de su economía. Máxime cuando los líderes europeos ya tragaron con ello y aseguraron incluso que recortarán la carga asumida por Dublín como contrapartida por el rescate sin rebajas mediante.

Mucho queda hasta que los 27 consigan equiparar sus divergentes impuestos de Sociedades. Alemania y Francia, al menos, acaban de dar el paso, pero ahora hace falta que los técnicos lleguen a consensuar esa tasa armonizada y que, al mismo tiempo, logren no desvirtuar la base impositiva con exenciones o amortizaciones varias.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum4

HJKL
A Favor
En Contra

Una armonización sería lenta y muy complicada.

Si quieren de verdad unificar, lo que deben hacer es diseñar un impuesto de sociedades nuevo. A mi modo de ver, sería mucho más fácil, rápido y efectivo.

Puntuación 7
#1
HJKL
A Favor
En Contra

Un grave problema en Europa es la falta de concreción y puesta en marcha de las intenciones de los gobernantes.

Me temo que esta armonización será una buena intención más que nunca se concretará o que tardará demasiado.

Europa necesita reformas rápidas para mantenerse a flote pero su estructura lo impide.

Si Alemania piensa que a ella nunca le llegarán los problemas, se equivoca totalmente. ¿Quién pensaba que Francia sería atacada por los especuladores?.

Pués los bancos alemanes no son precisamente ejemplo de solvencia.

Puntuación 0
#2
Presidente de nada.
A Favor
En Contra

Imposible y malo lo de la armonización comunitaria. ¿Irlanda con Imp. Sociedades al 33%, o como le afecta a Italia la subida del 6%? Todos los platos rotos los está pagando la sociedad, con subidas de IVA, de impuesto de carburantes... Yo creo que hay que ir sobre todo en España a combatir el fraude fiscal sin tapujos y a saco. Y por otro lado subir los impuestos a empresas con Beneficios superiores a 10 millones de euros o algo así. Todas estas empresas están generando puestos de trabajo en el extranjero y ninguno en España y hay que parar esa sangría.

¿Cual es el desfase español entre cobros y pagos, actualmente? De hay se tiene que empezar.

Puntuación -2
#3
Jose Mª
A Favor
En Contra

De nada sirve unificar el impuesto si la inspección la ejercen individualmente los países miembros, habrá trucos para todos.

Puntuación 0
#4