Economía

Negociación colectiva: "La reforma de los convenios mantiene lo que no funciona"

El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez. Foto: Archivo

El borrador de la reforma de la negociación colectiva presentado por el Gobierno a los empresarios y los sindicatos, no sólo ha provocado el rechazo de los agentes sociales, sino que plantea muy serias dudas sobre su viabilidad a los expertos en relaciones laborales. Todas las claves de la reforma.

Confusión, intervencionismo, ambigüedad y superficialidad son las calificaciones que los técnicos dedican a una reforma cuyo contenido se cuestiona en todas sus rúbricas y cuyo corolario es que en nada beneficia a la clarificación de las relaciones laborales y, en consecuencia, nada hace pensar que sea un instrumento para dinamizar el mercado de trabajo.

Para Manuel Pimentel, exministro de Trabajo, el texto que ha presentado el Gobierno "no va mucho más allá de la formalización de un compromiso contraído con Bruselas. Desde el punto de vista legal, está vacía de contenido porque realmente, no mueve nada". El extitular de la responsabilidad de las relaciones laborales en el Gobierno de Aznar cree que hay que seguir con atención lo que opinen los mercados sobre ella.

"Es la clásica reforma hecha con cuidado de no decir ningún disparate", asegura Pimentel, "pero hay elementos que, como se dice habitualmente, no son ni chicha ni limoná, como por ejemplo la posibilidad de modificar la jornada en el 5 por ciento del tiempo de trabajo, cuando los empresarios pedían, al menos, el 15 por ciento". "En el fondo, continúa el exministro, lo que se ha hecho es tratar de cumplir un expediente moviendo lo menos posible. Y, en consecuencia, en la situación del mercado de trabajo no va a tener repercusión alguna".

Más contundente si cabe es la opinión de Salvador del Rey, socio y presidente del Instituto Internacional Cuatrecasas. "Mi consideración general", afirma Del Rey, "es que se trata de una reforma insuficiente en términos absolutos, porque lo que se requiere es una modernización en toda regla de la negociación colectiva. Y también es insuficiente en términos relativos, ya que no tiene en cuenta ni la situación estructural ni la situación coyuntural del mercado de trabajo. Según Del Rey, el criterio en el que había consenso inicial era el de dotar a la empresa de mayor flexibilidad interna, que es la gran asignatura pendiente. No se trata de que el empresario haga lo que quiera, sino que haga lo que cree que debe de hacer, con información previa y con control posterior. Sin embargo, se ha optado por un procedimiento mucho más prolongado, con una obligatoriedad de entablar una negociación que no garantiza llegar a ninguna solución".

Inseguridad

Para Del Rey, en materia de ultraactividad, el cambio no es importante. Sigue la misma inseguridad jurídica que hay ahora, ya que no se define cuándo una comisión negociadora está o no activa. También señala este experto que el arbitraje obligatorio plantea problemas serios, porque es muy dudoso que se pueda obligar a las empresas a someterse a este régimen. Por último, señala Del Rey, en cuanto al rango de los convenios "debe girar en torno a la autonomía de la empresa para dotarse de un convenio propio o para acogerse a uno superior. Y al mismo tiempo, que el contenido de los convenios contenga la mayor capacidad de adaptación para las empresas, lo que no está recogido en el documento. En mi opinión es una reforma de arriba abajo que no satisface las necesidades de las relaciones laborales".

Como de una "falta de seriedad extrema" califica Fernando Eguidazu, presidente del Comité de Economía del Círculo de Empresarios, el proyecto que ha presentado el Gobierno. "No se puede invocar la flexibilidad para, inmediatamente, introducir un sistema de negociación paritaria que, en el mejor de los casos, puede llegar a un acuerdo, pero puede eternizarse en el tiempo.

Para Fernando Eguidazu, el sistema de descuelgue paccionado también está falto de realismo y se pregunta: "¿Es que acaso se piensa que la necesidad de flexibilizar las relaciones laborales es para subir los sueldos o reducir la jornada de trabajo?".

El directivo del Círculo de Empresarios se cuestiona si se adelanta algo lanzando una reforma que no se va a aplicar y también advierte de su preocupación porque "en Bruselas siguen el proceso y leen los periódicos y a estas horas saben que nada de lo que se nos ha pedido se está llevando a cabo".

No escatima calificativos duros el catedrático de Derecho del Trabajo y socio de Garrigues, Federico Durán, cuando afirma que "el borrador presentado por el Gobierno no sólo no es inocuo, sino que es directamente dañino, porque aumenta el intervencionismo, incrementa el control sindical, establece criterios de contenidos mínimos que limitan y condicionan la libertad de negociación.

Para Durán, el proyecto del Gobierno "sindicaliza en exceso el proceso de negociación colectiva con la intervención de comités, comisiones paritarias y secciones sindicales". Apunta el catedrático que no conviene olvidar que las condiciones de flexibilidad que se han negociado en algunas grandes empresas en los últimos tiempos, posteriormente ha sido impugnadas por los órganos de sindicatos.

"El texto del Gobierno", según Federico Durán, "se presta a interpretaciones diversas y deja muy en el aire algunas materias, con lo que el conflicto o la litigiosidad están casi garantizadas".

"En las circunstancias actuales de paro y falta de perspectiva en el mercado laboral", concluye el catedrático de Derecho del Trabajo, "creo que el proyecto del Gobierno va en sentido diametralmente equivocado".

Por su parte, Florentino Felgueroso, profesor de la Universidad de Oviedo e Investigador de Fedea, considera que es abusivo llamar reforma a la propuesta del Gobierno, porque no cambia el modelo, no se afecta a las reglas básicas de efecto general del sistema actual.

"Se admite una cierta flexibilidad en las empresas", aclara Felgueroso, "pero inmediatamente se somete a un proceso de negociación que condiciona y limita ese principio de flexibilidad de tal manera que lo más probable es que todo quede igual. Los pocos cambios que introduce están sometidos a una ulterior negociación, lo que impide desprenderse del modelo en el que estamos, que se caracteriza porque los ajustes son prácticamente siempre a través de despidos".

"No es la reforma que se necesita", asegura el investigador de Fedea. "Lo que hay que hacer es cambiar las reglas del juego profundo. Por ejemplo, clarificar quién negocia y fundamentar en qué legitimidad negocia. Este borrador no nos libra de ser rehenes de unas reglas del juego que no son las que requiere el mercado laboral y la competitividad de la economía".

Pura cosmética

Gregorio Izquierdo, del Instituto de Estudios Económicos, es más tajante: "Esta reforma mantiene lo que no ha funcionado". Y cita la ultraactividad, la vinculación de los salarios a la inflación y el problema del absentismo. "Se necesita una reforma de calado, no pura cosmética como es ésta". Este experto añade que, además, se introduce un riesgo nuevo como son las disfunciones que creará el protagonismo mayor de las comisiones paritarias.

De la misma opinión es Íñigo Sagardoy, del bufete Sagardoy Asociados, para quien fallan en esta reforma dos puntos claves. Primero, no se aborda una "regulación fuerte" de la ultraactividad. La vigencia de los convenios caducados durante meses hasta que se negocie otro, "los petrifica mientras la realidad económica va más deprisa". Y, segundo, la primacía de los convenios sectoriales sobre los de empresa conduce a "posibles bloqueos de los sindicatos". "Al final -concluye-, el protagonismo sindical es mayor del que había antes".

El director del Instituto Flores de Lemus, Antoni Espasa, critica duramente la falta de consenso entre los agentes sociales. "Un cambio necesario, si no es pactado, va a dar luego problemas", por lo que no duda en calificar a sindicatos y patronal de "irresponsables".

comentariosforum24WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 23

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

NEve
A Favor
En Contra

Así vamos muyyy mal, de momento en mi compañia paralizamos todos los procesos de contratacion futuros, y basamos nuestra producción en la imortación de China, hasta que estos mendrugos se centren y reaccionen

Puntuación 21
#1
Alí­ Kant
A Favor
En Contra

Gente trabajando 60 horas semanales, o con contratos de media jornada y haciendo 45 horas,o directamente sin aplicación de convenio;e sa es la realidad pyme, así que sigan apretando y justificando lo injustificable que tarde o temprano cosecharan lo que han sembrado, modernos gestores.

Puntuación 14
#2
cabreado
A Favor
En Contra

Yo tenía esperanzas de que mis hijos pudiesen ser contratados y tener trabajo. Con esta reforma, ya no tendré que preocuparme de con cuanto les indemnizarán cuando dejen de tenerlo, ya que no les contratarán.

Todavía le tendré que dar las gracias al Ministro de Trabajo, que me ahorra una preocupación.....

Puntuación 19
#3
Toni
A Favor
En Contra

Espero que algún día respondas delante de los tribunales, el daño que le estás haciendo a España. Y sobretodo el daño que estás haciendo a los parados españoles, a los que tú y ZParo, pretendidamente de izquierdas, condenáis a la miseria por los siglos de los siglos.

Puntuación 22
#4
Toni
A Favor
En Contra

En mi empresa, llevo dándole vueltas a contratar un par de puestos medios depués de 2 años.

Este impresentable, con sus propuestas, me de dice claramente que espere todavía unos añitos.

Creo que esa percepción que tenemos claramente los empresarios, que antes de contratar a alguien, es más fácil casarse y divorciarse 4 veces, debería hacerse llegar a los ministros de trabajo de turno.

Puntuación 18
#5
Contribuyente
A Favor
En Contra

En definitiva menos contrataciones, más eres y deslocalizaciones y cada día miseria para los trabajadores; y champions league del paro.

Puntuación 20
#6
Antonio
A Favor
En Contra

Vamos a ver en esta negociación intervienen sindicatos, politicos y grandes empresarios, es decir, lo que no han trabajado nunca y las pymes que somos la mayoria y los que trabajamos no contamos. Este país sigue lleno de ineptos que hay que quitar del medio, fuera los parasitos politicos, fuera los sindicatos y fuera los grandes empresarios que dictan a su conveniencia. Cada día os odiamos más, tened cuidado que puede saltar la liebre ya mismo.

Puntuación 24
#7
Antonio
A Favor
En Contra

Necedsitamos un gobierno con agallas que imponga las medidas que sean necesarias para salir del pozo en que nos encontramos, por muy dolorosas que sean. No se si se trata de agallas o de poner los intereses del pais entero por delante de los suyos, dando ejemplo y sin importarle lo que pase en las proximas elecciones. Un pueblo que confie en sus gobernantes, si es un pueblo medianamente educado, aceptará las medidas hoy duras para un mañana mejor. Lo mismo que aceptamos que nos amputen una pierna para no peder la vida.

Puntuación 7
#8
Gato
A Favor
En Contra

Para mi hay algo que no me cuadra y me gustaría que alguien me lo pudiese explica: Cómo es que en países como Alemania o Francia con salarios más altos y jornadas más reducidas a los empresarios les salen los números y aqui con salarios de 1000 euros y jornada de 40 horas no es asÑ, como es que ellos tiene menos paro? Yo no soy economista pero aquí algo o alguien esta haciendo las cosas mal.

Puntuación 15
#9
Deivid
A Favor
En Contra

Vaya desilusion que se han llevado los empresarios que ya habian echado las campanas al vuelo.Y es tienen un problema gordo: conseguir el despido libre antes de que los bancos den crédito y todo vuelva a moverse.

Puntuación -7
#10
Palmero
A Favor
En Contra

Me parece una legislación adecuada para una economía solidaria y sostenible como la nuestra. La eliminación de trabas en el mercado laboral crea problemas de mileurismo. Además, la gente se engolosina con el consumismo y, a partir de ahí, nadie sabe lo que puede pasar. Es posible hasta otro brote de crecimiento no sostenible. Estas medidas son buenas porque están tomadas por las personas que creen en la solidaridad y la sostenibilidad. Espero que las puedan acompañar por un conjunto adecuado de subsidios.

Puntuación -6
#11
Cosa nostra
A Favor
En Contra

Cierto, pero es normal cuando el responsable que ha de hacer la reforma es juez y parte de la misma. Es imposible hacer una reforma contra tus propios intereses como organización. Falla lo principal.

Puntuación 4
#12
Ciudadano
A Favor
En Contra

Este gobierno no da más de sí. Elecciones Generales ya! o moción de censura y disolución de cámaras

Puntuación 6
#13
macurri
A Favor
En Contra

Para Gato: la respuesta a tu pregunta es productividad. Un trabajador en Alemania cobra el doble porque su productividad es el doble, porque la empresa le ofrece un capital y una organización para que su productividad pueda ser esa.

Puntuación 4
#14
macurri
A Favor
En Contra

Pero si este tio fue a la huelga de los sindicatos. Estaba en primera fila. Aquí la estrategia es decir que se reforma pero no cambiar nada a ver si pueden engañar a la comisión europea y a los mercados. Es alucinante y también muy triste comprobar como nuestros gobernantes no tienen ningun interes en bajar la tasa de paro. Viven en otro planeta y esto lo vamos a pagar muy caro.

Puntuación 6
#15
Sexyeconomist
A Favor
En Contra

Pues no, Gatos y Gatas.

El "milagro alemán" = cobras por tu contrato temporal + cobras por tu periodo de paro de forma complementaría = FLEXIGURIDAD

Ni productividad ni niños muertos, modelo Sueco no el Holandes, todos flexibles, eso si.

Bajas la tasa de paro si renuncias a unas cuenatas horas de trabajo y en compensación cobras el paro.

Puntuación -2
#16
Gato
A Favor
En Contra

A los que me han intentado ayudar en mi duda les doy las gracias, pero quiero comentarles que trabajo a turnos rotativos, me cambian horarios de un día para otro, trabajo festivos, y lo que haga falta supero las 170 horas mensuales y percibo por todo ello unos 950 euros. Me resulta mas facil pagarme yo mismo unas botas para trabajar que me las de mi empresa. Si no soy más productivo es que cuando solicitas alguna herramienta para desempeñar mejor mi trabajo, te miran como si fueses un bicho raro, resumiendo, yo no se como se trabaja ni se vive fuera ahora, pero el empresario de aqui deja mucho que desear. Ah! hace años que no se lo que son vacaciones, tengo que trabajarlas para poder seguir viviendo.

Puntuación 6
#17
Contribuyente
A Favor
En Contra

12 Palmero:

Vd. dice:" Espero que las puedan acompañar por un conjunto adecuado de subsidios "

Tenga en cuenta que para que se puedan pagar subsidios ha de haber personas que trabajen y generen el dinero necesario para ello; y que con la actual legislación lo que hay cada día más es paro, o sea menos dinero.

Puntuación 3
#18
Palmero
A Favor
En Contra

#19 Contribuyente

Hay mucho espacio para los subsidios sin tener que recurrir al crecimiento. Tengo en mente subsidios de unos cuatrocientos euros. Muchos funcionarios ganas mil euros o más y hay más tres millones. Un recorte paulatino de unos cuatrocientos euros en el sueldo de los funcionarios permitiría tener tres millones más de personas con subsidio.

Todo esto adaptándose a un estilo de vida no consumista.

Puntuación -1
#19
Fran
A Favor
En Contra

Para mi la respuesta no está en la productividad. ¿No han sido productivas las inmobiliarias y Constructoras? ¿Y cuanto ganaba su personal? Un SDM igual. La clave está en que paises como Alemania, Suecia etc tienen unos principios mucho mejores que los de aquí (Ganar más y más y más como sea y a costa de quien sea). Allí se intenta diversificar mejor el beneficio, Un trabajador bien pagado consume más, se comprará un coche, un piso, saldrá a cenar..... y todos ganarán. Allí si una mujer embarazada hace una entrevista y es buena LA CONTRATAN, miran el largo plazo. Aquí todos buscan ganar más a costa de quien sea y como sea. Y nuestros diligentes corruptos los primeros. ¿Como van a costruir pisos si valen un dineral y la gente cobra 900 euros? ¿Quien va a comprar coches? ¿Quien saldrá a cenar? El consumo básico y poco más nos espera. ¿Acaso nos mantendrá el consumo el 5% de beneficiarios de toda este chanchullo? Vamos al Abismo sin remedio. Suerte a todos.

Puntuación 1
#20
Generación Perdida
A Favor
En Contra

La triste realidad es que la mayoría de los trabajadores no producen lo que cuestan. No merece la pena contratar trabajadores para hacer unos productos que se importan mucho más baratos de otros sitios. Estas son las consecuencias del boom inmobiliario y del dinero fácil, mucha gente creyó que traajando en la construcción, sin estudiar, se iba a hacer millonaria y ahora no saben hacer otra cosa que poner ladrillos.

Puntuación -1
#21
Vulcano
A Favor
En Contra

Yo me quedo con esta parte del artículo "Confusión, intervencionismo, ambigüedad y superficialidad son las calificaciones que los técnicos dedican a una reforma cuyo contenido se cuestiona". Ese es el meollo de la cuestión. Mientras las reglas no sean claras el empresario, generador de trabajo por antonomasia va a seguir sin contratar a riesgo de que su empresa quiebre. Mientras exista este gobierno atenazado por unos sindicatos cortos de miras pues el país seguirá paralizado.

Puntuación 1
#22
eme
A Favor
En Contra

Los empresarios quieren que los trabajadores seamos sus esclavos y eso no puede ser,es normal que haya mas flexibilidad,pero no esclavismos ,por eson mo vamos pasar asi de claro.

Puntuación -1
#23